Martes, 24 de enero de 2017

| 2010/10/11 00:00

"Aún se cree que los golpes son inherentes al amor"

Más de mil mujeres murieron en Colombia violentamente en 2009, según Naciones Unidas. Flor María Díaz, coordinadora general del Programa integral contra la violencia de género habló con Semana.com sobre lo que está detrás de las alarmantes cifras.

El 52 por ciento de la población encuestada fueron mujeres, de las cuales el 48 por ciento manifestó haber sido víctima de la violencia basada en el género. Foto: SEMANA.

Flor María Díaz es la coordinadora general del Programa integral contra la violencia de género del Fondo de las Naciones Unidas y el Gobierno español. Es sicóloga, y para llegar a esa cargo tuvieron que pasar muchos años. Primero, dice, tuvo que entender que ser feminista estaba lejos de asumir esas posturas estereotipadas que han llegado a marcar la lucha de las mujeres. Quiso construir su propio feminismo. Entendió que lo que quería era trabajar por su género, pero sin hacerle una guerra a los hombres.

Pasó el tiempo y se convirtió en líder del proceso de creación de la Secretaría de las Mujeres de Medellín. Fue la primera secretaria de este despacho, y ahora es la coordinadora del mencionado programa de las Naciones Unidas, pionero en Latinoamérica y vanguardista en Colombia. Y si de algo se ha convencido en el tiempo que lleva estudiando la violencia contra las mujeres, es de la existencia de “la relación nociva y estrecha entre la exposición de violencia y el subdesarrollo”.

Su labor le ha permitido, además, poner en la agenda pública temas tan polémicos como la discriminación de las mujeres en algunos ámbitos en razón a su apariencia física, las causales culturales de casos de feminicidio y la violencia de pareja. Por estos días su discurso está enfocado en la tolerancia social e institucional a la violencia sobre la mujer en Colombia. Su visión parte de un estudio realizado sobre este tema, donde las cifras, según ella misma dice, “dejan ver un panorama muy sombrío”.

Semana.com habló con ella sobre algunas de los reveladores aspectos que arroja el estudio, realizado por tres agencias de la Organización de Naciones Unidas (Unifem, Unfpa, y la OIM), en el que fueron encuestadas 1.080 personas, entre hombres y mujeres, en diez ciudades, de las cinco regiones del país. La situación no es fácil. Según Flor María Díaz, de las 1.532 mujeres que murieron violentamente en 2009, cuatro de éstas pudieron haber sido asesinadas por violencia de género.

SEMANA.COM: Según el informe el 18 por ciento de jóvenes, cuyas edades van de los 11 a los 17 años, reconocieron haber sido agredidas...

Flor María Díaz: Estamos hablando de niñas que empezaron temprano su vida sentimental, y cuyos novios, también muy jóvenes, las violentan. Ese tipo de agresión es más común de lo que se cree, pues así como los adultos mayores, los jóvenes tienen una mentalidad más tolerante hacia el maltrato. Se ha visto cómo esas creencias se modifican sólo hasta que empiezan a estudiar y se quitan de la cabeza ese sistema patriarcal que considera a las mujeres inferiores, y hace que se legitime la violencia en su contra.

SEMANA.COM: El 76 por ciento de los encuestados, hombres y mujeres, dicen que para que las mujeres no sean maltratadas es mejor que no “provoquen a los hombres”, ¿a qué se refieren con “provocar”?

F.M.D: Se podría relacionar ese “provocar” con desatender ese tipo de patrones en la vida de pareja, o cuando hay un distanciamiento entre el comportamiento de las mujeres y los roles de género estereotipados, y que puede generar violencia de los hombres hacia las mujeres. Por ejemplo, encontramos que hay hombres que piensan que ellas deben pedirles permiso sobre la forma como se quieren peinar, maquillar, o que deben informarles si quieren salir de la casa.

Lo curioso del asunto es que no solo ellos piensan que para evitar problemas es mejor no provocar. En la encuesta ellas consideran que es mejor evitar ciertos comportamientos para no ser agredidas.

SEMANA.COM: Aunque las mujeres denuncian el maltrato del que son víctimas -4 de 10-, muchas consideran, según el informe, que la violencia de pareja es normal y natural en una relación, ¿cómo se explica esta situación?

F.M.D: Aún se cree que los golpes son inherentes al amor, y que solamente estando al lado de un hombre se puede llegar a la realización. Muchas prefieren soportar lo que sea con tal de estar con alguien. A veces hasta son ellas mismas las que terminan asumiendo la culpa por ser maltratadas.

SEMANA.COM: El 52 por ciento de la población encuestada fueron mujeres, de las cuales el 48 por ciento manifestó haber sido víctima de la violencia basada en el género, pero sólo el 38 por ciento denunció los hechos ante las autoridades, ¿por qué no todas denuncian?

F.M.D: El desconocimiento de las leyes que las protegen ha hecho que muchas prefieran no denunciar. Así como el miedo de que, ante una denuncia, su pareja actúe con más fuerza y aumente la violencia. Sin embargo, es necesario que sepan que la mayoría de hombres al ser denunciados abandonan su comportamiento agresivo, no porque no quieran seguir maltratando, sino porque les da miedo la ley.

SEMANA.COM: Existe mayor tolerancia en algunas zonas del país sobre la violencia hacia las mujeres, ¿qué factores influyen para que esto se dé?

F.M.D: En la Costa Atlántica y Pacífica, los resultados demuestran que hay mayor tolerancia social e institucional hacia la violencia. El tema de los bajos niveles educativos, de que son poblaciones con mayor marginalidad, menos educación, y con marcadas condiciones pueden agudizar la situación de violencia hacia las mujeres, principalmente, en población afrodescendiente.

Maltrato, otras cifras

El informe asegura que más de la mitad de las personas encuestadas, incluso los jóvenes entre los 12 y los 17 años y las mujeres que no fueron víctimas, manifestaron que tenían un conocimiento alto sobre el tema de violencia contra las mujeres, mientras que el 70 por ciento de las mujeres víctimas manifestó un conocimiento alto sobre el tema.

Sin embargo sólo el 16 por ciento de las personas encuestadas manifestó haber participado en alguna charla o taller sobre violencia contra las mujeres en el último año, y sólo el 15 por ciento manifestó haber participado en alguna charla o taller sobre derechos de las mujeres en el último año.

En cuanto a las denuncias, las mujeres que fueron víctimas de violencia manifestaron que en primera instancia acudirían a la Comisaría de Familia y en segunda instancia a la Fiscalía.

Por estrato, las que más contaron con apoyo para denunciar fueron las mujeres del estrato 6. Las que menos fueron las mujeres de los estratos 3 y 1.

Flor María Díaz, sin embargo, señala que aún las instituciones no resuelven el problema al total de víctimas como sería lo apropiado. Y es que aunque interponer una denuncia es el primer paso para que las mujeres que han sido víctimas puedan ser atendidas, todavía al 6 por ciento no les aceptan dicha denuncia.

Además, dice el informe, a tres o cuatro de cada diez mujeres que intentaron denunciar no les pusieron atención o las obligaron a ir muchas veces a las entidades sin resolverles nada, las hicieron sentir mal, o les pidieron que llevarán pruebas que no tenían, o los funcionarios que las atendieron no sabían cómo ayudarla.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.