Viernes, 2 de diciembre de 2016

| 2015/09/21 11:18

¿Y dónde está el controlador?... Desayunando

Por segunda vez en un año, un avión no pudo aterrizar en aeropuerto de Manizales porque el controlador no estaba.

¿Y dónde está el controlador?... Desayunando Foto: Karen Salamanca

La historia parece un chiste, pero lamentablemente es la cruda realidad y, lo que es peor, es la segunda vez que ocurre el penoso incidente en un año.
 
Si bien hay que aclarar que en los dos hechos las vidas de los pasajeros no ha estado en riesgo, ese detalle no minimiza el escándalo y, por el contrario, pone sobre la mesa la discusión y exige soluciones de fondo para que Colombia no se convierta en el hazmerreír de la seguridad aérea.
 
El más reciente caso sucedió este lunes 21 de septiembre cuando el vuelo comercial de Avianca 9815, entre Bogotá y Manizales, que salía a las 8:30 a. m. se debió cancelar.
 
La razón de semejante decisión surgió porque en la torre de control del aeropuerto La Nubia (Manizales) no había controlador aéreo que los recibiera.
 
De acuerdo con las primeras versiones entregadas, todo indica que la ausencia del famoso operador ocurrió porque justo a esa hora el funcionario salió a desayunar.
 
Si bien esa versión no fue confirmada por el coronel Édgar Sánchez, director de Servicios de Areonavegación de la Aeronáutica Civil, lo que sí es un hecho es que el funcionario de la torre de control no estaba en su puesto de trabajo y por esa razón el vuelo Bogotá-Manizales se canceló.
 
Aún no es claro si el avión ya estaba en el aire y debió retornar al aeropuerto El Dorado, o sencillamente nunca despegó. Esos detalles son los que se espera aclare en las próximas horas la Aeronáutica Civil.
 
Al respecto, el coronel Sánchez dijo durante una entrevista radial en La FM, “el operador no estaba fuera de la torre, no estaba en un restaurante. La responsabilidad es de nosotros”.
 
Pero esa versión contrasta con la información que brindó a medios manizaleños el gerente de Inficaldas, Luis Fernando Franco. Inficaldas es la entidad encargada de operar el aeropuerto La Nubia, pero sólo en aspectos administrativas terrestres.
 
“El operador que estaba de turno a las 8:30 a. m. resolvió ir a desayunar y dejó la torre sola”, aseguró el gerente de Inficaldas en declaraciones que dio al diario La Patria de Manizales.
 
Añadió que los controladores aéreos de ese aeropuerto dependen directamente de la Aerocivil y por esa razón, “no podemos tomar medidas contra ellos”.
 
Franco dio otro dato revelador. Explicó que en la actualidad ese aeródromo cuenta con cuatro controladores aéreos, “pero dos de ellos salieron a vacaciones”, lo que evidencia el déficit de personal especializado por parte de la Aeronáutica Civil no sólo en este sino también en buena parte de las terminales aéreas del país.
 
Ese penoso incidente se suma al ocurrido en circunstancias similares en julio del 2014, cuando otro vuelo comercial de Avianca se tuvo que desviar y aterrizar en Pereira porque en el aeropuerto de Manizales la torre de control estaba sola.
 
El escándalo fue aún mayor cuando se conoció el detalle de la ausencia del controlador: no llegó puntualmente a su sitio de trabajo porque la ruta que lo recogía nunca apareció. El vuelo de Avianca que se desvió debía aterrizar a las 6:57 a. m.
 
Luego se supo que la famosa ruta que recoge a los operadores de La Nubia no estaba funcionando porque el contrato no fue renovado y el asunto quedó en un pleito burocrático y de trámites entre la Aerocivil e Inficaldas, sobre quien era el responsable de transportar a los controladores.
 
Lo lamentable es que un año después de ese polémico incidente los colombianos, y en especial los caldenses, tienen que preguntar con estupor: ¿Dónde está el controlador del aeropuerto La Nubia?

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.