Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/10/2011 12:00:00 AM

Bajo el agua

Foros SEMANA y la Alianza Colombo-Holandesa por el Agua reunieron a alcaldes y gobernadores electos para analizar los retos del país frente a las inundaciones. Estas son las conclusiones.

Esta semana, mientras el presidente Santos reconocía que "la maldita Niña" se había convertido en el karma de su mandato, los futuros gobernantes de las zonas más afectadas por las lluvias estaban concentrados en el norte de Bogotá pensando cómo van a lidiar con toda el agua que se ve venir. En este encuentro, que fue coordinado por la revista SEMANA y la Alianza Colombo-Holandesa por el Agua, los líderes de la reconstrucción del país plantearon los principales retos para hacer de Colombia un país sin inundaciones.

La tarea es enorme. Según las cifras del gobierno, la temporada de lluvias dejó 2,3 millones de damnificados, el 96 por ciento de los municipios afectados y daños que suman casi el 6 por ciento del PIB. "Jamás habíamos tenido una emergencia de esta magnitud", dijo Everardo Murillo, gerente de Colombia Humanitaria. Pero el reto va mucho más allá de atender la emergencia. "El propósito es volver a Colombia un país menos vulnerable", aseguró Cecilia Álvarez, directora del Fondo de Adaptación, la entidad creada para gerenciar los recursos de este trabajo.

Y ser menos vulnerables tiene muchos significados. Se necesitan tiempo, recursos y planeación. Para evitar que Colombia se inunde con cada temporada de lluvias, hay que comenzar con acciones claves. Estas son algunas de ellas: 

1) Entender el clima. Se suele decir que Colombia atraviesa por una ola invernal. Pero lo cierto es que este país "es de olas invernales". Y eso significa que todos los años, con mayor o menor intensidad, van a existir dos temporadas de lluvias. Por sus fallas geológicas, sus características montañosas y su ausencia de planificación, Colombia es, según las Naciones Unidas, el tercer país más vulnerable del mundo a los efectos del cambio climático. "Lo único que no nos dieron fue huracanes; el resto, lo tenemos todo en paquete", dijo Hernando José Gómez, director del DNP.

2) Pensar a futuro. Según Jorge Bustamante, director del Dane, la diferencia entre los países desarrollados y los que no lo son es la planificación. Por eso, para poder evitar las inundaciones, hay que pensar a largo plazo. Holanda tiene un plan al año 2100. Y Estados Unidos e Inglaterra se fijaron unas metas a 2050. En este proceso, hay temas fundamentales como actualizar los Planes de Ordenamiento Territorial, para que el crecimiento de los municipios no se dé en zonas que son inundables.

3) Asegurarse. Cuando ocurrió el terremoto de Armenia, una de las dificultades para lograr financiar la reconstrucción fue que apenas el 10 por ciento de los bienes que se dañaron tenía algún tipo de seguro. Con el fenómeno de La Niña se vive una situación similar. "Ningún acueducto, salvo el de Yopal, estaba asegurado. ¡Eso no puede ser!", afirmó Cecilia Álvarez, directora del Fondo de Adaptación.

4) Darle espacio al río. "Las inundaciones están poniendo el agua donde corresponde", concluyó Carmenza Saldías, asesora de la Gobernación de Cundinamarca, sobre la situación de la sabana de Bogotá. Y es verdad. La mayoría de tragedias tienen explicación en que la urbanización se ha dado encima de humedales, ciénagas y rondas de río. Por eso, parte de la solución es encontrar la forma de convivir con la naturaleza y darle su espacio. "El agua solamente está reclamando lo suyo", dijo Guillermo Varela, alcalde electo de Chía.

5) Fijarse reglas y monitorear. El país debería formular unos estándares para que todas las obras hidráulicas cumplan con unos mínimos de seguridad que las protejan de sismos y crecientes. Pero una vez se construyan, es muy importante el mantenimiento y el monitoreo de las estructuras que sirven de protección para que estas no fallen.

6) Prepararse para lo que viene. Hace unos días, el panel intergubernamental de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático  hizo un anuncio casi apocalíptico: hay que "prepararse para un clima extremo sin precedentes". Es decir, que las lluvias y las sequías van a ser más intensas y los fenómenos naturales, mucho más fuertes. Por eso, incluir la adaptación al cambio climático en los planes de gobierno ya no es un tema de ecologistas sino un mandato necesario para la seguridad de las ciudades y los municipios.
 
Un trabajo en llave

Colombia  consulta a los expertos en agua para mitigar los estragos del invierno.
 
Si hay un país que sabe de agua es Holanda. Una tercera parte de su territorio está por debajo del nivel del mar y las otras dos terceras partes se encuentran en riesgo de inundaciones. Esa vulnerabilidad ha hecho que el manejo de los recursos hídricos haya sido para ellos un tema de primer nivel.  Por eso, en diciembre pasado, cuando Colombia vivía los estragos de La Niña, el presidente Santos decidió llamarlos. Y de una visita de expertos de ese país a las zonas afectadas nació la idea de un trabajo conjunto de más largo aliento.

“En 1953, cuando Holanda sufrió la peor inundación de su historia, pocos habrían visto en esa tragedia –en la que murieron casi dos mil personas– una oportunidad para prepararse y evitar una nueva catástrofe. Pero los holandeses sí la vieron. Nosotros tenemos mucho que aprender de ellos”, dijo el presidente Santos en la firma de la Alianza Colombo-Holandesa por el Agua, el pasado 29 de junio.

Pero la clave de la Alianza es la búsqueda de un verdadero trabajo en equipo. Como dijo la embajadora de los Países Bajos, Marion Kappeyne, “la única forma de vivir con el agua es actuar en conjunto. Ahora más que nunca, y para adaptarnos al cambio climático, es necesario que todos los actores veamos la cuenca como un todo, para que la gestión de recursos hídricos sea integral”.

* Este foro fue financiado por la Alianza Colombo-Holandesa por el Agua, conformada por la Embajada de los Países Bajos en Colombia y el gobierno nacional, representado por el Departamento Nacional de Planeación.

“Estamos dispuestos a apoyar las zonas que lo necesiten”
 
Fortunato Carvajal, director de la Alianza Colombo-Holandesa por el Agua, explica el alcance de este trabajo.
 
SEMANA: ¿De dónde sale la idea de una alianza por el agua?

FORTUNATO CARVAJAL: Estas alianzas de cooperación son una iniciativa holandesa porque las inundaciones han sido un problema en el mundo entero. Lo que busca Holanda es cooperar en el manejo del agua y en cómo convivir en armonía con ella.

SEMANA: ¿En qué consiste esta alianza?

F.C: En Colombia, vamos a trabajar en principio en tres temas. El primero busca establecer un sistema de alertas tempranas para las inundaciones. El segundo está focalizado en encontrar soluciones integradas a mediano y largo plazo para La Mojana, el Canal del Dique, el Valle del Cauca y las cuencas de los ríos Bogotá, Cauca y Magdalena. Y el tercero tiene como fin fortalecer la gobernanza del agua. Ahora estamos en un periodo de iniciación e identificando los proyectos en los que vamos a trabajar.

SEMANA: ¿Cómo va a ser la cooperación en esos proyectos?

F.C: Todas las iniciativas que se den dentro de la alianza se van a financiar por mitad entre el gobierno y Holanda. Lo importante es que la alianza va a cooperar en la implementación del Plan Integral de Recursos Hídricos, que es un esfuerzo con un horizonte hasta 2022. El foro que hicimos en Bogotá es apenas el comienzo, la alianza está dispuesta a apoyar todas las zonas que lo necesiten.

SEMANA: ¿Cuánto puede durar preparar a Colombia para las inundaciones?

F.C: Es un trabajo de largo aliento. Bangladesh, por ejemplo, sufrió, en 1987, las peores inundaciones del siglo pasado. Crearon un plan de acción para control de inundaciones que se extendió hasta 2006. Solo la formulación y preparación de planes estratégicos prioritarios tomó casi nueve años. Hoy, los efectos del cambio climático están proyectados a 100 años. Por eso, no se pueden poner normas en piedra y hay que revaluar los planes, mejorar la gobernanza, adaptar las instituciones y fijarse prioridades permanentemente.
Para mayores informes sobre la alianza: f.carvajal@alianzacolombiaholandaagua.com
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.