Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/12/2017 10:15:00 PM

Así cayeron en Colombia los asesinos de Texas

Una banda de colombianos robaba diamantes en joyerías de Estados Unidos. Tras asesinar a una persona, y con el FBI pisándoles los talones, huyeron a Colombia y fueron capturados.

Desde el año pasado Robert Riveros se convirtió en uno de los hombres más buscados por el FBI en Estados Unidos. El bogotano de 31 años aparecía en los afiches de recompensa y las autoridades de ese país ofrecían hasta 300.000 dólares por información para capturarlo. ¿Quién es y por qué una de las principales agencias federales norteamericanas estaba tras él?

Riveros quedó en la mira de las autoridades estadounidenses por primera vez el 27 de abril de 2016. Ese día, acompañado por otros tres colombianos, entre ellos una mujer, robaron una tienda de diamantes y joyas en el Distrito Norte del estado de Texas. Aprovecharon que los dueños no estaban y lograron quedarse con un millonario botín. La banda se especializó en diamantes y tras ese primer golpe perpetró robos similares en Florida y Virginia.

El 2 de junio de ese año Riveros y sus secuaces regresaron a Texas. Ubicaron una nueva víctima, un vendedor de diamantes en Dallas. Durante varios días lo siguieron y cuando ingresó a una estación de gasolina atacaron. El asalto quedó grabado en un video de la cámara de seguridad, y el periódico Dallas News lo publicó en su momento debido a la ferocidad del asalto. Se observa a Riveros con una máscara cuando amenaza con un arma al joyero quien intenta forcejear e impedir infructuosamente el atraco (ver video).

Puede leer: Así capturaron a ‘Sam’, el empresario gringo del oro

Solo una semana después, el 9 de junio, la banda volvió al ataque. Siguiendo el mismo modus operandi en esa oportunidad eligieron asaltar a un vendedor de diamantes de origen paquistaní. Como en el caso de Dallas lo persiguieron por la ruta y lo esperaron cuando se bajó a tanquear su carro. Los delincuentes se abalanzaron sobre él, rompieron una ventana del vehículo, sacaron un estuche con los diamantes y abordaron su carro para escapar. El paquistaní reaccionó y logró meterse por la ventana para tratar de recuperar sus joyas, pero quedó atrapado con el carro en movimiento. Entonces los criminales optaron por secuestrarlo, lo llevaron a un complejo de apartamentos abandonado y lo asesinaron a puñaladas. Esa gota rebosó la copa del FBI.

Los agentes federales comenzaron a perseguirlos por todo Estados Unidos. Publicaron afiches y anuncios en medios con información de Riveros y su banda, pero los delincuentes lograron escapar. A finales del año pasado huyeron a México y de ahí lograron llegar a Colombia. Con una orden de extradición emitida por el Distrito Norte de Texas, el FBI pidió ayuda a los investigadores de la Dijín-Interpol para dar con el grupo. “Era un caso de cooperación interagencial en el que pidieron apoyo de la Policía Nacional y al que se unió la Fiscalía General”, contó a SEMANA el director de la Dijín, general Jorge Luis Vargas Valencia.

Por meses los sabuesos de la Dijín acudieron a sus fuentes y a trabajos encubiertos para dar con ellos. Para eludir a la justicia los integrantes de la banda se habían separado y constantemente se cambiaban de vivienda entre diferentes poblaciones de Antioquia, Tolima y Cundinamarca.

Le sugerimos:Tom el capo que atemoriza a Medellín

Después de varios meses de persecución, una fuente reveló a los investigadores dónde podía estar la mujer que hacía parte del grupo. Al localizarla con ayuda de la Fiscalía interceptaron varias líneas telefónicas y comenzaron a seguirla día y noche. Sin saberlo, ella llevó a los uniformados hasta donde se escondían dos de sus secuaces. El 13 de marzo los capturaron. Sin embargo, todavía faltaba el jefe, Riveros, quien despertaba más interés en las autoridades estadounidenses.

Las pesquisas para dar con él se extendieron por cuatro departamentos hasta que lograron ubicarlo en un barrio del sur de Bogotá, a donde había llegado a visitar a unos amigos. A las 8:10 de la noche del 27 de julio los uniformados esperaron a que saliera del apartamento y lo arrestaron. Era el último de la banda de ladrones y asesinos. Ahora serán extraditados y enfrentarán un juicio por robo y asesinato, entre otros siete delitos. No se espera que salga a la calle antes de varias décadas. n

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.