Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/20/2016 6:03:00 PM

La oscura historia de un fiscal en la Costa

El abogado Óscar Contreras Amarís presuntamente hizo parte de una red que, a cambio de sobornos, favorecía a capturados por narcotráfico, homicidio y cohecho.

Siguen cayendo funcionarios de la justicia que han sido permeados por el cáncer de la corrupción. Esta vez el turno fue para el fiscal 20 de la Unidad Local de Barranquilla, Óscar Contreras Amarís, cuya detención este miércoles no tomó por sorpresa a nadie en el complejo judicial Lara Bonilla.

Contreras ya había sido capturado en agosto del 2015 como parte de una operación de la Fiscalía General de la Nación, cuando desarticuló toda una red compuesta por funcionarios judiciales que favorecían a personas privadas de la libertad o involucrados en delicados procesos de narcotráfico, homicidios y corrupción.

En aquella ocasión fueron capturados, en diversos operativos, el fiscal Contreras junto con cuatro jueces penales, un inspector de policía, un comisario, funcionarios de la oficina de reparto y varios abogados. A los detenidos se les hicieron seguimientos por meses mediante agentes encubiertos, líneas interceptadas e inspecciones a los procesos que llevaban los funcionarios judiciales.

A Contreras Amarís le fueron imputados los cargos de concierto para delinquir, concusión, constreñimiento ilegal, cohecho por dar u ofrecer, prevaricato, tráfico de influencias y falsedad en documento, y le fue otorgado el beneficio de detención domiciliaria por quebrantos de salud.

Aun así, cuando fue detenido nuevamente este miércoles, se encontraba desempeñando su cargo como fiscal de Infancia y Adolescencia.

La red

La red de la que presuntamente hacía parte el fiscal Contreras Amarís operaba así: los implicados asignaban procesos a determinados despachos judiciales, con el fin de obtener decisiones contrarias a derecho y favorecer intereses particulares. Según documentaron los investigadores, en al menos 20 casos la organización ilegal habría vendido beneficios a personas procesadas.

Uno de los casos es el de una joven identificada como Estefy Díaz Atencia, conocida como la ‘Beba’, capturada en octubre del 2010 con cinco kilos de cocaína en la vía que de Barranquilla conduce a  Puerto Colombia, cuando agentes la detuvieron e inspeccionaron la camioneta que conducía y hallaron droga camuflada en un compartimento acondicionado para tal fin.

Fue imputada por el cargo de porte de estupefacientes y le dieron el beneficio de detención domiciliaria. Estando en esa condición, le permitieron salir para practicarse un procedimiento de cirugía plástica. A los dos meses de su liberación, quedó en libertad y le fue devuelto el automotor.

Lo más grave es que, meses después de salir de la cárcel, la volvieron a capturar en compañía de varios miembros de la banda los ‘Intocables’, cuyo cabecilla es su esposo, Jairo Rada Atencia. A pesar de lo anterior, Díaz recibió nuevamente el pasado mes de diciembre el beneficio de detención domiciliaria: es madre y su compañero también está privado de la libertad.

Otro de los casos documentados en esta investigación y alrededor del cual hubo mucho ruido fue la libertad del polémico contratista cartagenero Alfonso el ‘Turco’ Hilsaca, en diciembre de 2014, por uno de los jueces detenidos el pasado mes de agosto quien, presuntamente, estaba relacionado con la red a la que supuestamente pertenecía el fiscal Contreras.

Hilsaca estaba imputado por los cargos de los delitos de concierto para delinquir agravado, homicidio agravado, financiación del terrorismo, y administración de la delincuencia organizada. En su momento se le señaló de financiar el accionar de la bacrim de los ‘Rastrojos’.

En los años 90, el fiscal Contreras Amarís tuvo problemas con la justicia por un proceso en el que presuntamente había favorecido al jefe del cartel de las drogas en el Caribe, Alberto Orlandez Gamboa, más conocido como el ‘Caracol’, de quien había sido abogado. No obstante, interpuso una demanda, la ganó y fue restablecido en su cargo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.