Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 1990/03/12 00:00

Barrio por barrio

Combinando plata, poder y prestigio estos candidatos buscan curul en el Congreso.

Barrio por barrio

Para la inmensa mayoría fue un verdadero parto de los montes. Después de meses de campaña barrio por barrio, de aguardiente, morcilla y discursos, y de interminables reuniones en las sedes políticas, los aspirantes a las corporaciones públicas por Bogotá y Cundinamarca tuvieron que inscribir sus listas.
Muchas amistades se acabaron, muchos enemigos se reconciliaron y casi sin excepción todos tuvieron que echarse la bendición. Al final de la semana pasada, casi todos sabían que la suerte estaba echada.
Para los entendidos, el éxito de una lista se basa en una combinación de tres ingredientes conocidos como "la triple P": plata, prestigio y poder, siendo este último una mezcla de puestos, maquinaria y organización política. Como muchos de los aspirantes tienen prestigio, pero no tienen plata; tienen plata pero no tienen poder; tienen poder pero no tienen prestigio, etc., lo lógico es que los distintos nombres que componen una lista combinen bien los tres ingredientes para ofrecer un buen guiso. Por ejemplo, algunos candidatos como Fernando Botero, Julio César Sánchez y Diego Pardo mezclan bastante bien estos elementos. Otros, en cambio, como el candidato a la cámara Javier García Bejarano, contrarrestan su falta de imagen con un nombre, en este caso, el de Hernando Agudelo Villa -sin poder y sin plata- pero con prestigio. Cosa similar sucede con Julio César Turbay Quintero, quien decidió reforzarse con la buena imagen de Saulo Arboleda.
Con el objeto de analizar las principales listas inscritas por Bogotá y Cundinamarca para las elecciones del 13 de marzo, SEMANA elaboró un catálogo de los diferentes aspirantes que hasta el momento se perfilan como opciones más o menos seguras y de aquellos que constituyen, por una u otra razón, fenómenos interesantes como son los casos de Javier García Bejarano y Enrique Peñalosa, cuyas cabezas de Senado son más bien simbólicas.
JULIO CESAR SANCHEZ
Es el candidato al Senado que mayor intención de voto registra en las encuestas (alrededor del 20%). Tiene excelente imagen, una maquinaria moderada y, según dicen los entendidos, ha logrado recaudar buenos fondos. Sin embargo, otros le anotan un "pero": no incluír en sus listas fuerzas nuevas. En términos generales, todos coinciden en afirmar que será uno de los pocos en superar los 100 mil votos para Senado.
MARIO GALAN GOMEZ
Su prudencia en cabeza de lista pretende mantener la vigencia de su hijo asesinado. Los demás miembros de la lista por lo general tienen la legitimidad que les da haber sido fundadores y compañeros de lucha de Galán. Pero, les queda el reto para estas elecciones de demostrar que tienen votos, sin el caudillo en un movimiento eminentemente caudallista. José Blackburn, Rafael Amador y César Pardo son los puntales de esta organización. Solos no llegarían a los 100 mil votos, pero con el inmenso prestigio de Gaviria, sumado al apellido del viejo Galán seguramente habrá un arrastre muy considerable. Pronóstico: 2 senadores fijos .
JULIO CESAR TURBAY
Es una de las listas mejor organizadas en Cundinamarca, pues ha hecho alianzas inteligentes con importantes electores como Luis Duque, Armando Rico y Diego Uribe. Junior Turbay registra un poco más de 11 puntos de intención de voto en las encuestas. Pero, su fuerza no está en esto sino en el apoyo de casi todos los jefes políticos de Cundinamarca. Toda esta maquinaria ha hecho pensar que de pronto llegan al segundo senador, aunque para ello necesitaría voto de arrastre, que según todas las encuestas, Durán no lo tiene. Pronóstico: votación alta, pero definitivamente inferior a los 100 mil votos.
ALFONSO LOPEZ CABALLERO
Hasta hace pocos días muchos consideraban que, al lanzarse al Senado no podía llegar sólo. Pero el refuerzo recibió por la llegada del sector de Alberto Villamizar. Además del Senador Héctor Anzola del grupo de Diego Uribe y el ex gobernador Gustavo Esguerra, lo colocan en una buena posición. Los entendidos dicen que tiene problemas de organización, un terreno en el cual Villamizar, viejo zorro del galanismo, aporta buena cuota. La lista tiene unos problemas de financiación pero la combinación del nombre de López con la organización de Villamizar y el arrastre de Gaviria garantizan una votación superior a los 50.00 votos.
FERNANDO BOTERO ZEA
Es la estrella de las listas samperistas y revelación de las últimas elecciones. El dinero y el tiempo que le gastó a su frustrada candidatura para la alcaldía de Bogotá no fueron en vano. Por el contrario, es el segundo en intención de voto, con más del 15% en Bogotá, y está respaldado por electores importantes del samperismo como Marco Tulio Gutiérrez, Jaime Niño y otros. Su estrategia ha sido venderse a si mismo, pues tiene muy buena imagen, una organización respetable y buena plata.
DIECO PARDO KOPPEL
Es el conservador con mejor imagen y registra más del 12% de intención de voto en la capital. Aparte de ello, los entendidos aseguran que ningún candidato de esta circunscripción le ha metido tanta plata a su campaña publicitaria y política. Las dudas giran en torno a si su organización electoral está bien aceitada, aunque es evidente que le ha "chupado rueda" tanto en imagen como en puestos al alcalde Andrés Pastrana. Su votación debe estar alrededor de los 50 mil votos .
CARLOS JULIO GAITAN
Figura destacada del samperismo en Bogotá, Gaitán logró conformar una lista que le garantiza una organización respetable. Sin embargo, muchos se preguntan cómo lo afectarán los dos años de desierto burocrático por los que acaba de atravesar y el hecho de que las encuestas registren apenas un 2% en la intención de voto. Por eso mismo, ha preferido ligar su campaña a la de su precandidato, con la frase "Gaitán es Samper". Su votación se calcula en cerca de 50 mil votos.
TELESFORO PEDRAZA
Débil en imagen apesar de una buena campaña publicitaria y con algunos problemas para configurar sus listas, tiene, sin embargo, la mejor organización entre los goditos. Además, como alter-ego de Andrés Pastrana, es uno de los mayores beneficiados del ponqué burocrático de la actual administración. Registra cerca de 5% en intención de voto y se calcula que su votación debe rondar los 50 mil votos.


RICAURTE LOSADA
Un fenómeno político en organización, financiación y capacidad de trabajo. Sin acceso a los medios de comunicación entró a la categoría de los pesos pesados al superar los 50.00 votos en las pasadas elecciones. Sin embargo, la gran duda es la de si será capaz de repetir la hazaña de las últimas elecciones, cuando fue definido como el mejor canasto para recoger los votos del entonces también aspirante a la alcaldía, Juan Martín Caicedo.
Puede ser palo para arriba o para abajo.
ALVARO PAVA CAMELO
Cuenta con una excelente organización y se ha convertido en el candidato que ha canalizado buena parte de las fuerzas que dejaron huérfanas tanto Alvaro Leyva como Daniel Mazuera. Registra casi 14 puntos en las encuestas de intención de voto y no le falta plata para adelantar su campaña. Su votación debe superar los 50 mil votos.
GUSTAVO RODRIGUEZ
Ha sido tradicionalmente uno de los grandes electores del Distrito. Sin embargo, su organización nunca había atravesado una crisis como la actual. A pesar de haber apoyado a Andrés Pastrana para la alcaldía, este le dio palo burocrático, algo muy grave para un movimiento cuyo poder había dependido mucho de los puestos. Registra una intención de voto de 3.4% y aunque para muchos debe rondar los 50 mil votos, no faltan quienes se preguntan si no será uno de los ahogados el 11 de marzo.
MARIA EUGENIA ROJAS
Aunque nadie olvida la buena votación que puso hace dos años para la alcaldía de Bogotá, muchos se preguntan cuánto ha logrado conservar de este caudal. En las encuestas de intención de voto no le va mal: 7.5%. Dicen los entendidos que hay mucho beneficiario del ICT que no la olvida. Como en el caso anterior, las opiniones están divididas, pues mientras algunos creen que sale con una votación cercana a los 60 mil votos, hay otros que dicen que puede ahogarse con escasos 40 mil.
GABRIEL MELO
Su truquito de jugarse la curul del Senado con fachada de precandidatura presidencial no parece haberle dado mucho resultado a juzgar por las encuestas, en las cuales apenas registra cinco puntos en la intención de voto. Es, con María Eugenia y Gustavo Rodríguez, uno de los que se mueve en la cuerda floja. Sin embargo, los que tienen buena memoria dicen que Melo siempre se las arregla para salir con cierta tranquilidad, debido a que suele reforzar su organización de Bogotá con una buena votación en Cundinamarca. Si alcanza los 50 mil votos, puede darse por bien servido.
GILBERTO VIEIRA
La situación de la Unión Patriótica y de sus aliados es casi dramática. Por andar dirimiendo diferencias ideológicas entre estalinistas y perestroikos su aparato electoral anda apaleado Sin embargo, es tradicional la disciplina de los militantes del PC y la férrea organización de aquellas zonas que son tradicionales fortines suyos como el barrio Policarpa Salavarrieta. Para que Vieira salga elegido, sus seguidores tendrán que superar ampliamente la votación de sólo 36 mil votos que ellos le pusieron hace dos años a la candidata a la alcaldía Clara López Obregón.
GENERAL (r) JOSE JOAQUIN MATALLANA
Encabeza la lista de los que dejaron las armas. El general, hace ya varios años, y el candidato a alcalde de esta coalición, Carlos Pizarro, hace algunos días. Es, sin duda, la alianza más explosiva y la que más comentarios despertó el día de las inscripciones. Si de algunos aspirantes se puede decir que combinan las tres Pes, de Matallana, Pizarro y Cía. se puede decir todo lo contrario. Por eso mismo cualquier cifra que consigan arriba de cinco mil votos se puede considerar ganancia.
JAVIER GARCIA BEJARANO
Encabeza una de las listas duranistas para la Cámara y en ese terreno es, sin duda, uno de los más fuertes. El no haber aspirado al Senado lo coloca en el terreno de los prudentes. Tiene organización y ha recaudado buenos fondos. El hecho de no tener mucha pantalla lo obligó a buscar para la cabeza del Senado a alguien del prestigio de Hernando Agudelo. Se calcula que su votación superará los 30 mil votos, de tal forma que García va a la Cámara, pero Agudelo se ahoga.
ENRIQUE PEÑALOSA
Es una de las grandes incógnitas de esta elección. Sin ningún pasado electoral y jugándose en una campaña al estilo gringo, Peñalosa aspira a una curul en la Cámara. No tiene maquinaria, pero tiene buena imagen y buena plata. Su talón de Aquiles es que no tiene a nadie en la cabeza de Senado que lo ayude. Peñalosa confía en ser un eficiente distribuidor de papeletas de César Gaviria para que la imagen de este lo arrastre.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.