Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/7/1982 12:00:00 AM

B.B: ESTRATEGIAS DE SEDUCCION

En las giras realizadas por Betancur en la Costa Atlántica y Cúcuta las arengas incluyeron los temas constantes de sus campañas. Con una innovación: el "Sí se puede".

Precandidato presidencial en 1961 (tenía 38 años de edad), y candidato con campaña de pueblo en pueblo vencido en las urnas por el liberalismo unido en 1970, 1974 y 1978, Belisario Betancur inició su campaña para 1982 al día siguiente del triunfo de su contrincante Julio César Turbay, no por muchos votos. Psicológicamente, Betancur tenía dos ventajas: haber ido creciendo en número de votantes a su favor, y estar seguro de quién sería su próximo adversario. Pocos días después de la victoria de Turbay, Betancur se lo dijo a Alfonso López Michelsen, ante testigos, en una comida a la que ambos habían sido invitados, en el apartamento del musicólogo Bernardo Hoyos: "Tú serás el candidato presidencial del liberalismo, contra tí tendré que batirme". En ese entonces, López Michelsen tomó a broma la profecía.
Conociendo bien el vigor político de quien le derrotara ya en 1974, Betancur y sus asesores trazaron con minucioso cuidado la estrategia de este último intento por el poder. A las reuniones, a las que primero acudía apenas el puñado de fieles belisaristas, como Augusto Ramírez Ocampo, se sumaron luego Misael Pastrana y los pastranistas; y por último llegaron también Alvaro Gómez y los alvaristas, una vez se protocolizó el hecho de que Betancur sería el candidato único del conservatismo.
Betancur ha observado, además, in situ, elecciones reñidas como las de la España post-franquista. Concede por ello importancia a los sondeos periodicos de la opinión que hacen casas encuestadoras, como elemento orientador de la acción política. Antes había que proceder por intuiciones pero hoy existe el computador. Que haya insistido en hablar de la preocupación popular por el alza del costo de vida, por el desempleo, la inseguridad, la educación y la vivienda, proviene en buena parte de que esas son las inquietudes mayoritarias de la gente, sea cual sea su partido, según encuesta nacional de Consumer.
En la tercera conferencia de Betancur por televisión la semana pasada se advirtió otro rasgo de estrategia: su énfasis en referirse a los problemas actuales de la Costa Atlántica, y la promesa de tomar desde el gobierno medidas concretas, como la de igualar las tarifas de energía allí vigentes con las del resto del país (hoy son varias veces más altas); en la Costa está el núcleo de votantes que puede decidir el triunfo de López, si en otros sitios Betancur obtiene cuanto espera. Uno de los dirigentes de su campaña, el abogado Iván Puyo, decía la semana pasada: "No me extrañaría que pasáramos de los tres millones de votos".
Ante quinientos empresarios costeños, Betancur había expuesto pocos días antes estas tesis. El gran desarrollo previsible de la Costa Atlántica, al iniciarse la explotación de sus riquezas minerales, influirá como agente catalizador de toda la economía. Betancur quiere que los empresarios sepan que él lo sabe, y que de estar en la Casa de Nariño fomentará ese desarrollo regional.
Los actos protagonizados la semana pasada por el candidato Betancur responden a este trazamiento de políticas de acción electoral. Pueden resumirse en tres grandes bloques: tertulia en el Tequendama; gira por Antioquia, la Costa y Santander del Norte; y alocución por televisión.

ABRAZOS CON LOS LIBERALES
El Salón Bolívar del Hotel Tequendama reunía sólo liberales. Unas 250 personas de poca significación política, entre ellas una hija de Alberto Lleras, Jimena Lleras, y un pariente cercano de Carlos Lleras, Juan Manuel Lleras, fueron congregándose allí hacia las 7 de la noche. En la puerta, a cada invitado le entregaban una carpeta, con este letrero: "Belisario Betancur, presidente nacional". En tanto empezaban los discursos y mientras se incorporaba al coctel (whisky, vodka, gratos pasabocas), el visitante echaba una mirada curiosa al interior.
Oferente del acto: Juan Manuel Lleras y el novelista y guionista de televisión Fernando Soto Aparicio. Intervenciones breves. Fue breve también el candidato, y habló en tono mesurado. Recordó que siempre ha convivido con personas de otras ideas políticas, empezando por su propia casa donde su esposa Rosa Helena es liberal, y su hijo varón, Diego, entusiasta del MOIR. Después de los discursos, charlas en grupo, abrazos, y a las señoras beso en la mejilla. Y todos tan contentos.

AIRES DE LA COSTA
En una gira por lugares de la Costa Atlántica que también incluyó escalas tierra adentro (Cañasgordas, Santa Fe de Antioquia, Medellín, Cúcuta), Betancur lució guayaberas bordadas, blancas o amarillo-claras. De un bolsillo sacaba un pañuelo para secarse el sudor. En casi todas partes hacía un calor tremendo; el sofoco en Turbo terminó con aguacero torrencial, cuando él había puesto punto final a su discurso.
Betancur y su comitiva se movilizaban en tres avionetas, de las de 7 puestos, de la Compañía Petrolera Colombiana. Le acompañaban gentes de caras muy familiares para quienes visitan la sede nacional de la campaña belisarista: su hija la abogada María Clara de Hello, Augusto Ramírez Ocampo, Fabio Puyo (exgerente de EDIS y hermano de Iván), el periodista Mario Ramírez, el fotógrafo Ricardo Tisnés... También periodista de dos cadenas radiales (Caracol y RCN), y de esta revista. Más dos invitados especiales: una reina de belleza, Niní Johanna Soto, y un boxeador que fue campeón mundial, Antonio Cervantes, Kid Pambelé.
En las poblaciones pequeñas del litoral, casi todas con un sola calle asfaltaba, las arengas de Betancur incluyeron ciertos temas constantes. Ante todo, la expresión "sí se puede", que se ha convertido en frase insignia combinada con llamar a López "el doctor No se puede" o "el doctor No". También contra López, otras expresiones peyorativas como "el anciano millonario". Y, ciertamente, referencias a los cuellos de botella de cada zona (el banano, el algodón, el turismo, a lo correspondiente), diciendo que pueden despejarse desde el gobierno.
En santa Fe de Antioquia hubo esta ampliación del tema del doctor No: "Si López hubiera nacido en el tiempo de La Niña, La Pinta y La Santamaría, no habría sido descuerta América, porque es el candidato del no se puede".
La gira refrendaba similitudes (pueblos cuyo ombligo es el parque, y sobre el parque el perfil de la iglesia) así como diferencias psicológicas: en la costa antioqueña, gente seria y poca música; en la costa norteña, gente alegre y mucha música. La mejor banda fue la llamada "Cumbia sabrosa de Usiacurí", que inundó de porros el ámbito de Baranoa. Sus integrantes, viejos veteranos, tenían cerca del asiento botellas de licor. La gente allí en Baranoa oyó discursos, lanzó vivas y después aprovechó banda, armando baile en las calles.
En todas partes, con banda o con coro improvisado, se interpretaba el Himno Nacional antes de comenzar los discursos. Betancur presentaba a sus invitados: Nini Joahanna, con fina voz, y luego Pambelé, con lentitud, decían su fe en el triunfo, en pocas palabras.
En Cúcuta la multitud invadió el aeropuerto y el candidato desapareció unos minutos bajo el gentío; el trayecto de allí al parque Santander tomó mucho más de lo previsto, por la acumulación de autos y gentes de a pie. Había otros sitios programados para la gira, pero Betancur, que en Cúcuta habló con voz apagada, la perdió esa noche y tuvo que cancelar las visitas a otros municipios, como Barrancabermeja. Vuelto a Bogotá, recuperó la voz a tiempo para la grabación de su tercer programa televisado. En el cual desafió a López a que le diga al país cómo será su gobierno próximo, si el primero no fue bueno. Al público le gusta la pelea verbal. Aquí está.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.