Miércoles, 18 de enero de 2017

| 2015/08/27 14:20

El mico que no volverá con su familia humana

El Consejo de Estado negó devolver a 'Bebé' a una familia que lo reclamaba como propio por haberlo criado y “educado”.

'Bebé' es un mono aullador que era tratado como un miembro más de la familia. Foto: Archivo Particular

La familia Ríos Alfonso perdió la batalla judicial que tenía para recuperar a 'Bebé' un mico aullador al que adoptaron, lo trataron como un hijo y le enseñaron a vivir con su familia.

Todo comenzó hace seis años cuando Lugo Ríos pasó por La Guajira y al ver que los indígenas tomaron varios micos para hacerlos sopa, ofreció un dinero a cambio del aninal recién nacido.

Así 'Bebé' fue llevado a su casa donde fue recibido por su esposa Disney -quien es subintendente de la Policía Nacional-, los hijos de esta familia y los nietos.

El mico vivía junto con la familia en una casa grande con patio en donde disfrutaba de todo el entorno familiar y los afectos. Todo cambió el día que 'Bebé' se extravió y apareció en una bodega del municipio de La Mesa (Cundinamarca), desde ese momento la CAR se los quitó y no lo volvieron a ver.

Luego el dueño fue diagnosticado con cáncer. Su familia con tres conceptos médicos (rendidos por galenos de la Policía Nacional) habían emprendido las acciones legales para que 'Bebé' regresará a casa por la afectación que le está causando al hombre de avanzada edad. Según ellos, se configuró una violación al derecho a la salud y vida digna.

Pero la Sección Primera, con ponencia del magistrado Guillermo Vargas Ayala, falló en contra de los deseos de la familia, argumentando los derechos de fauna silvestre del animal.

"Se debe tener en cuenta que el Estado es el propietario de la fauna silvestre y su tenencia solo puede hacerse de manera legal por medio de zoocriaderos o de caza en las zonas permitidas, con permiso, autorización o licencia", dice la decisión.

Con respecto al argumento de la violación al derecho a la salud, la Sala señaló que aunque no se desconoce que este derecho implica el mejoramiento de sus condiciones de vida a través de terapias no convencionales, como el uso de animales, su uso debe estar sujeto a un tratamiento médico y a un plan de rehabilitación.

“Es menester aclarar, que en los casos estudiados por la Corte Constitucional cuando se ha ordenado este tipo de tratamiento paliativo ha sido en instituciones especializadas en tratamientos de rehabilitación con animales”, señala la sentencia.

Aunque un certificado expedido por el Hospital Central de la Dirección de Sanidad de la Policía Nacional dice que el paciente debe mantener la presencia de mascotas que han compartido con él varios años, y Lugo asegura que la pérdida del mico ha empeorado su salud, por padecer de cáncer de próstata, el fallo afirma que “dicha aseveración no puede ser de recibo, pues como ya lo destacó la Sala, un mico no puede ser una mascota pues hace parte de la fauna silvestre del país”.

Finalmente, se ordena a las entidades respectivas para que se adopten las medidas que permitan que el mico aullador sea retornado a su hábitat y así 'Bebé' no regresará a la casa que lo acogió desde sus siete años.

"Nadie sabe el dolor de perder un hijo. Con esa decisión nos acabaron la vida. Pido que vuelvan a mirar el caso. Nosotros a 'Bebé' siempre lo tratamos como un hijo, le enseñamos a decir mamá y papá. Perderlo es un dolor muy grande para nosotros", le manifestó Disney a este portal.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.