Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/11/2014 12:00:00 AM

Se aplaza definición de presidente del Senado

Entre martes y miércoles de la próxima semana será cuando se escoja el candidato de La U.

Aunque todo estaba previsto para que este viernes el Partido de la U escogiera a quien sería el próximo presidente del Congreso, la decisión podría aplazarse por unos días más.

El senador Armando Benedetti, quien no llegó a acuerdos con José David Name para una candidatura unificada que tuviera el apoyo de los 10 senadores de la costa Caribe, le propuso al partido llegar a un consenso definitivo para no tener que llegar a la instancia de la votación.

El argumento de Benedetti es que en ese escenario el partido podría salir fracturado y lo que necesita el partido de gobierno es todo lo contrario, llegar unidos para lo que será la primera legislatura del segundo mandato de Juan Manuel Santos.

Pero detrás de esa petición habría una intención de postergar la decisión toda vez que a esta junta de parlamentarios Benedetti no habría llegado con los votos suficientes para imponerse por mayoría.

La otra cara es la del senador Mauricio Lizcano quien confía en la palabra de al menos diez senadores que le habrían manifestado el respaldo en su candidatura por la presidencia del Senado. Y llegó a la reunión de parlamentarios con el firme propósito de llegar a la instancia de la votación, pues aseguró que el mecanismo más democrático es precisamente ese. Su objetivo es que la votación se haga este viernes y no se aplace como lo pretende Benedetti.

José David Name, el tercero en esta puja, también estaría a favor de dilatar la decisión y que esta se tome por consenso.

El presidente del partido, Sergio Diaz Granados, quien ha garantizado la neutralidad en esta particular contienda, también prefiere que los 21 senadores electos no tengan que recurrir a una votación sino que de común acuerdo escojan quien sería el encargado de presidir el Congreso a partir del 20 de julio.

La puja por la presidencia del Senado se ha extendido por casi dos meses. Primero, los mayores electores de la U, Musa Besaile y Bernardo Elías, declinaron a su derecho de aspirar a esta dignidad.

Los tres candidatos que se inscribieron, Lizcano, Benedetti y Name, iniciaron una campaña al interior del partido para tener el respaldo de las mayorías del partido.

Lizcano fue quien le madrugó a esta campaña, e incluso, antes de que el Congreso culminara su periodo se había reunido con varios parlamentarios para garantizar el respaldo a su candidatura. Fuentes cercanas al senador siempre mantuvieron entre sus cuentas el voto de 10 parlamentarios, tres de ellos de la costa.

Pero con el pasar de los días los otros candidatos, Benedetti y Name, no solo reafirmaron su deseo de continuar en la puja por la presidencia del Senado sino que intentaron llegar a un acuerdo para que la presidencia del Senado quedara en manos de la costa Caribe, la cual reclaman por los resultados electorales de la segunda vuelta en la que esta región fue definitiva para que el presidente Juan Manuel Santos ganara la reelección. Finalmente no hubo punto de encuentro.

Los 21 senadores electos de La U continúan reunidos en la sede del partido y en la tarde de este viernes podría conocerse si se aplaza la decisión o si se adopta mediante votación.

Quien resulte elegido podría considerarse virtualmente el próximo presidente del Congreso. Tendrá que reunirse con los demás partidos de la Unidad Nacional, el Liberal y Cambio Radical, además del ala santista de los conservadores, para garantizar su elección que la tendrá que hacer la plenaria del próximo 20 de julio.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.