Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/23/2014 12:00:00 AM

La foto que Benedetti quiere repetir

El senador busca presidir el Congreso de nuevo e imponerle la banda a Santos. No la tiene fácil: Lizcano y Name también aspiran.

Juan Manuel Santos ya se libró de que la banda presidencial para su segundo mandato se la imponga alguno de los ‘Ñoños’. Los senadores más votados del Partido de La U, Bernardo Miguel el 'ñoño’ Elías y Musa Besaile, señalados de haber sido los más beneficiados con la ‘mermelada’ reeleccionista, le quitaron un dolor de cabeza al mandatario.

Ambos desistieron de aspirar a la presidencia del Congreso a pesar de que su enorme votación en la costa caribe les otorgaba el aval. Lo hicieron por voluntad propia, aunque no se puede descartar que hubiese habido una sugerencia desde Casa de Nariño.

Por ejemplo, en la sede de Gobierno, prácticamente está decidido el poder en el Legislativo. No en vano las primeras reuniones que tuvo Santos como presidente reelecto fueron con los parlamentarios que ayudaron a su elección. Y allí, la Unidad Nacional repartió los períodos para presidir tanto el Senado como la Cámara de Representantes.

Los acuerdos

Según ha trascendido, los primeros acuerdos apuntan a que los cuatro años de presidencia en el Senado se los repartirían La U, primer y tercer año; los liberales, segundo año, y Cambio Radical, el cuarto. Mientras en la Cámara de Representantes los liberales tendrían la presidencia el primer y el tercer; Cambio Radical, el segundo; y el Partido de La U, el cuarto.

Son acuerdos que podrían tener alguna modificación si el presidente Santos acepta las peticiones de los conservadores santistas, pero de momento los azules tendrían en la distribución de las mesas directivas del Congreso la primera cuenta de cobro por haberse apartado de la Unidad Nacional y no haber apoyado institucionalmente la reelección.


Los senadores por el Partido de La U, Mauricio Lizcano y José David Name.

Los candidatos

En consecuencia, de esos acuerdos, el próximo presidente del Congreso pertenecerá al Partido de La U, y son tres los senadores quienes pelean esa dignidad: Armando Benedetti, José David Name y Mauricio Lizcano.

Hay un caso particular en esta puja. Hace cuatro años, Benedetti se hizo elegir presidente del Congreso y fue quien le impuso la banda presidencial a Juan Manuel Santos. Aquella posesión en plena plaza de Bolívar tuvo como testigo de excepción a quien fuera su antiguo jefe, Álvaro Uribe, quien abandonaba el poder.

El presidente de ‘la U’, Sergio Díaz Granados, les pidió a los tres aspirantes que llegaran a un consenso y que decidieran quién sería el próximo presidente del Senado. Semana.com conoció que en la noche del jueves, Benedetti, Name y Lizcano se reunieron al norte de Bogotá, pero ninguno de los tres cedió.

En consecuencia, el próximo miércoles serán los parlamentarios electos de ‘la U’ quienes tengan que decidir en una votación. Pero antes, los tres aspirantes tendrán una reunión con Santos en Casa de Nariño. Aunque el mandatario parece no importarle la elección y habría dicho que eligieran a cualquiera, podría tener la última palabra en esta disputa.

Sobre todo porque la decisión de quién sea el próximo presidente del Senado no es un tema menor para el jefe de Estado.

El guiño de Santos

Más allá del protagonismo que tendrá el próximo 7 de agosto, en la posesión presidencial, quien presida el Congreso será quien le garantice a Santos el éxito en el Legislativo, más aún cuando las circunstancias son muy diferentes a las de hace cuatro años, cuando dominaba el 85 % la sede del Legislativo.

Ahora, Santos tendrá menor gobernabilidad que en su primer período y tendrá una bancada opositora más fuerte, encabezada nada más ni nada menos que por el expresidente Uribe.

Aunque Benedetti sufrió un duro golpe en las elecciones del 9 de marzo, pues aspiraba a ser la mayor votación del partido y solo sacó 60.900 votos, puso a funcionar sus maquinarias en la costa y en Bogotá y aportó precisamente en las zonas donde Santos consiguió su reelección.

José David Name hizo lo propio en la costa y además fue, detrás de ‘Ñoño’ Elías y Musa Besaile, el tercer elector de ‘la U’ más votado. Obtuvo algo más de 103.000 votos.

Mientras Mauricio Lizcano, el sexto senador más votado de la U, con 95.000 votos, se precia de haber ayudado a arañar votos en dos departamentos donde Óscar Iván Zuluaga tenía su fortaleza: Caldas y Antioquia. En esos dos departamentos Santos perdió, pero consiguió crecer en votación entre la primera y la segunda vuelta. En Caldas, departamento del que es oriundo Lizcano, Santos pasó de 62.000 votos a 131.000.

Pero más que los guarismos electorales, la decisión puede ser estratégica y dependerá del perfil que Santos quiera que tenga el Congreso.

Las credenciales

Si quiere atajar la oposición uribista, el senador Benedetti podría tener ese perfil. Controvertido y hasta incendiario, es experto en casar peleas. Así lo demostró en su presidencia de hace cuatro años, en la que tuvo confrontaciones no sólo con la oposición, sino con los ministros, caso del entonces uribista Rodrigo Rivera y del propio Germán Vargas Lleras. Pero además se le reconoce que fue él quien impidió las trabas que los uribistas quisieron ponerle al trámite de la Ley de víctimas.

Pero si Santos quiere mantener apaciguados los ánimos con el uribismo, Mauricio Lizcano tiene un perfil más conciliador. Al igual que Benedetti y Name, Lizcano es exuribista, pero no se le conocen confrontaciones con el expresidente y Uribe no le tiene resentimiento, como dicen que le guarda a Benedetti.

Además, como Santos aspira a que haya acuerdos definitivos con la guerrilla en diciembre, la segunda parte de este período legislativo será el encargado de hacer las reformas de la paz y de diseñar el referendo. Lizcano fue miembro de la comisión de paz del Congreso y su padre fue víctima de las FARC.

José David Name tampoco no ha peleado con Uribe y no ha tomado partido en la confrontación política con el exmandatario. Ha sido neutral. Y aunque lleva varios años en el Capitolio, no tiene un perfil político como los de sus dos competidores. Sin embargo, si el presidente Santos es neutral y deja a la bancada de La U que decida, muchos reconocen la habilidad de Name para negociar.

De momento los tres congresistas andan tras la conquista de los votos de sus colegas de partido. Y según se olfatea en los pasillos del Capitolio, Lizcano y Name estarían disputando las mayorías de la bancada de La U. Sin embargo, Benedetti también tiene sus cartas, y un eventual guiño de Santos le podría favorecer para volver a salir en una foto que ya conoce: la de ser el que le tome juramento al presidente de la República.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.