Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2016/03/07 10:40

Así es la zona donde explotó una bomba en el norte de Bogotá

Se trata de un sitio donde hay una base antinarcóticos, exclusivos colegios y donde viven políticos y militares.

Así es la zona donde explotó una bomba en el norte de Bogotá Foto: Archivo particular

La explosión de un artefacto de bajo poder en la vía Guaymaral, al norte de Bogotá, es muy grave. No tanto por el hecho de que la detonación dejó dos heridos, uno de ellos un militar de la Infantería de Marina, sino por lo que representa.
 
Es claro que el objetivo era el bus que transportaba a un grupo de suboficiales que a las 7:40 de la mañana se dirigía a la infantería de Marina, a pocos metros del sitio de la detonación. Es evidente que quienes detonaron la carga estaban relativamente cerca del lugar y la activaron en el momento justo en que el autobús pasaba por el sitio. Esto hace pensar que hubo un trabajo previo de inteligencia que permitía establecer la rutina de los militares.
 
No menos grave es la zona donde activaron la carga. Si bien el blanco fueron miembros de la Infantería de Marina, esa ruta comunica exclusivos sectores donde viven políticos y militares retirados. Hay además, varias empresas de aviación.

Adicionalmente, y es tal vez una de las mayores preocupaciones de las autoridades, es que el área se encuentra una de las principales y más grandes instalaciones de la Policía Nacional. Se trata de una de las bases de Antinarcóticos en cuyos hangares se guardan las aeronaves utilizadas para diferentes operaciones como Black Hawk, entre otras. Unos kilómetros más adelante se encuentra también el aeropuerto de Guaymaral, que es utilizado por empresarios y políticos.
 
Por esa ruta transitan diariamente decenas de uniformados que trabajan en la base. También los miembros de la Infantería de Marina tienen una instalación que es utilizada para entrenamiento y clases a los miembros de la institución. La vía, donde hay varios colegios, sirve para comunicar con los municipios vecinos a Bogotá como Chía y Cota.
 
Irónicamente, a pesar de la importancia estratégica y de las personalidades que viven en la zona, la ruta siempre se ha caracterizado por su mal estado y porque cuenta con muy poca vigilancia por parte de las autoridades. Justamente este sería uno de los factores que habrían facilitado el trabajo de los terroristas.
 
Es claro también que por la información preliminar que se conoce hasta ahora, se trató de una carga de 400 gramos de explosivo. Esto quiere decir que la intención no era necesariamente aniquilar a los militares, ya que semejante cantidad no produce mayores daños. Todo indica que lo que se buscó con este acto claramente era enviar un mensaje que mostraba lo vulnerable de una de las zonas que, en teoría, debería ser una de las más protegidas de la capital. Por ahora, las autoridades tratan de establecer quién sería el responsable.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.