Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/3/2015 10:14:00 PM

Petardo y pólvora en el ‘corazón’ de Bogotá

La localidad de Chapinero, donde estalló uno de los petardos, es una de las más golpeadas por actos terroristas. Atentados contra El Club El Nogal y Germán Vargas Lleras sucedieron a muy pocas calles.

En los primeros siete meses del 2015, se han conocido noticias de por lo menos una decena de artefactos explosivos en diferentes localidades de Bogotá. Pero ninguno ha generado tanta preocupación a las autoridades y a la propia ciudadanía como el del jueves en la tarde, cuando un paquete bomba detonó en la Calle 72 con carrera 10, al interior de una de las sucursales del fondo de pensiones Porvenir. 

Ni el petardo que estalló en febrero cerca de la plaza de Toros, en el centro de Bogotá, y a pocos metros de un canal de Televisión, ni el que fue activado en frente de la sede del partido político Opción Ciudadana en Teusaquillo, por mencionar algunos, había generado tanta zozobra.

El que explotó en la Avenida Chile se produjo en un contexto diferente. El proceso de paz en La Habana, según lo han reconocido los propios voceros del gobierno, atraviesa sus días más críticos. Las FARC arreciaron su accionar violento en el país, e incluso, inteligencia militar reveló presuntos planes de esta guerrilla de perpetrar un atentado de alto impacto en Bogotá.

A esa atmósfera se le podría sumar el hecho del lugar donde estalló el petardo. Una de las avenidas más concurridas de la ciudad, y que bien podría ser considerada como el corazón de la capital. Un sector estratégico de la ciudad, que a pesar de ser uno de los más custodiados por la fuerza pública, volvió a verse vulnerable.

Conocida como el centro financiero de Bogotá, o el Wall Street colombiano, en la zona donde explotó el petardo, todas las entidades del mercado financiero en el país se pelean el mejor lugar para instalar sucursales a lo largo y ancho del sector.

La Calle 72, o Avenida Chile, es además una de las principales vías de comunicación de la ciudad. Por allí pasan numerosas rutas de transporte público hacia todos los puntos cardinales de la ciudad. De hecho, a tan solo cinco metros de la sucursal de Porvenir, está ubicado un paradero de seis rutas del Sistema Integrado de Transporte –SITP-, y de las flotas intermunicipales que comunican a los vecinos municipios de La Calera y Suesca.

Según estadísticas del DANE, la localidad de Chapinero se ubica el mayor número de empresas de Bogotá, 23.581, equivalente al 12%. Y estadísticas del Departamento Administrativo de Planeación Distrital indican que viven 166.000 habitantes, y una población flotante de más de 500.000 personas. A diario es incalculable el número de ciudadanos transeúntes por la zona. Por eso, un atentado de mayor impacto en este sector podría tener dramáticas consecuencias.

Cuatro universidades, la Pedagógica, la EAN, la Santo Tomás y la Sergio Arboleda tiene sus sedes principales en un radio inferior a cinco cuadras a la redonda. A tan solo cuatro está el Gimnasio Moderno, uno de los colegios más tradicionales de la ciudad, de donde se han graduado varios presidentes de la República. 

A menos de 500 metros se encuentra el Claustro de la Enseñanza, una histórica edificación donde hoy tiene su sede principal el Partido de la U, y donde en el pasado se redactó la pregunta del referendo reeleccionista, y el centro de operaciones de la campaña de Álvaro Uribe.

Cerca, tienen sus sedes las embajadas de Paraguay (detrás de donde estalló el petardo), la de Suiza, Turquía, e Italia. Hoteles de prestigiosas cadenas como Marriot y Hilton, y una de las principales sedes de la Cámara de Comercio de Bogotá. 

A tan solo cuatro cuadras se ubican los barrios Rosales, La Cabrera y El Refugio, tres de los cinco más exclusivos y con el metro cuadrado más caro de la ciudad, el cual oscila entre 5 y 6 millones (según metrocuadrado.com). Zona residencial de estrato 6 y donde residen desde congresistas, magistrados, ministros, reconocidos empresarios, hasta las familias más tradicionales y adineradas de la ciudad. Es una zona muy vigilada, en menos de diez cuadras hay tres CAI de la Policía, y con cámaras de seguridad casi que en todas las esquinas.

El alcalde de la localidad de Chapinero, Mauricio Jaramillo, recordó como esta zona ha sido una de las más golpeadas de la ciudad por el terrorismo.

El atentado al exclusivo Club El Nogal en 2004 (en la Carrera Séptima con Calle 78), el carro bomba contra la caravana en la que se movilizaba Germán Vargas Lleras en 2005 (Carrera Novena con Calle 70), o la bomba contra Caracol Radio en 2010, días después de la posesión del presidente Juan Manuel Santos (Carrera Séptima con Calle 67). Por si fuera poco, en la localidad se perpetró, en 1995, el homicidio contra Álvaro Gómez, y en 2012 el atentado contra el exministro Fernando Londoño, en ambos casos cuando salían de dar clase en la Universidad Sergio Arboleda (Calle 76 con carrera 14).

Quizás por estas circunstancias, los actos terroristas en esta zona, casi que el corazón de la capital, generan mayor inquietud. El jueves, sonidos de sirenas de ambulancias, de bomberos, y de patrullas policiales alteraron los nervios en la ciudad. Tanta fue la paranoia que cuando la noche caía un nuevo estallido alteró los nervios. ¿Otro petardo? Luces verdes, rojas y blancas en un minuto de juegos pirotécnicos que se asomaron justo encima del Club El Nogal. El jueves fue día de petardo y pólvora en el corazón de Bogotá. 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.