Martes, 6 de diciembre de 2016

| 2016/03/15 19:48

Bogotá: hombre habría intentado matar a su exesposa y quedó libre

La familia de ella espera que la justicia actúe y le aplique la Ley Rosa Elvira Cely, que aumentó las penas y estableció la tentativa en el feminicidio.

La mujer agredida tiene 57 años. Foto: Ing Image

Casi anochecía el pasado sábado, cuando Herlinda Medina abrió confiada la puerta del garaje de su casa, en el sur de Bogotá. Apenas lo hizo, sintió el tufo a cerveza y una mano que la estrujaba. Instantes después pudo distinguir la figura de su exesposo, Jairo Parra, que vociferaba frases casi incomprensibles, producto de la embriaguez y la ira que lo invadían.

Lo otro que logra recordar es que el hombre sacó el cuchillo que cargaba en la parte trasera del cinto. Todo fue tan rápido, que ni siquiera los vecinos del barrio Nueva Arborizadora Alta, que salieron a la calle al oír los gritos, alcanzaron a intervenir y evitar que la mujer de 56 años recibiera las siete puñaladas que le asestó.

Herlinda terminó con una profunda herida en uno de sus senos, otra en uno de los glúteos, una más en el estómago y una adicional en uno de sus párpados, cuya funcionalidad se encuentra comprometida y está a la espera de un dictamen médico.

La escena fue un caos: los tres nietos de la mujer lloraban por el ataque de Jairo. Angélica, su hija, que está en estado de embarazo, fue incapaz de detener la furia del hombre.

Otro sujeto, apostado en la misma tienda de la que minutos antes salió el agresor, acudió en defensa de Herlinda y con una silla golpeó al enajenado, que por unos instantes quedó inconsciente. Cuando despertó, estaba en manos de la Policía.

El ataque en contra de Herlinda se constituye en uno de los 45.000 casos de violencia que en promedio son denunciados en Medicina Legal cada año, el 89 % en contra las mujeres.

Más allá de las cifras y del aberrante hecho, este caso se podría convertir en emblemático, luego de la entrada en vigencia de la Ley Rosa Elvira Cely: la defensa de la agredida solicita a la Fiscalía que le impute al atacante el delito de feminicidio agravado en modalidad de tentativa.

César Augusto Londoño Molina, abogado de la mujer, le explicó a Semana.com que se pidió la aplicación de la nueva fórmula para que se castigue con mayor pena la agresión en contra de la Hermelinda, que no falleció pero pudo perder la vida en los hechos.

“La Fiscalía no puede ser excesivamente indulgente formulando lesiones personales cuando el hombre lo que quiso fue quitarle la vida”, señaló el letrado, que asumió el caso sin honorarios. Pero lo más duro para la familia de la víctima es que el agresor fue dejado en libertad.

El abogado podría tener la razón. La ley, sancionada el 6 de julio del 2015, puso en marcha la prevención de violencia en contra la mujeres, pero también creó el artículo 104A que estableció el feminicidio o su tentativa como delito autónomo y pidió que se priorizaran estos casos, cosa que aquí no ocurrió.

Londoño buscará con la Fiscalía una pena mayor, que no sería menor a 300 meses de cárcel. Ese castigo aumentaría por los agravantes de anteriores agresiones físicas y verbales, además que el episodio se presentó en frente de integrantes de su núcleo familiar, incluidos niños.

La familia de la agredida tiene miedo. El fiscal no presentó los suficientes argumentos para que el juez dejara bajo la custodia al agresor. Por ahora esperan la diligencia del próximo jueves 17 de marzo para que esta vez el agresor sea detenido y pague por su delito.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.