Lunes, 23 de enero de 2017

| 1994/07/18 00:00

BOGOTA: LA CLAVE

La capital puso el 80 por ciento de la diferencia de votación entre Samper y Pastrana.

BOGOTA: LA CLAVE

EL 27 DE MAYO LA GRAN sorpresa de las elecciones fueron los resultados de Bogotá. Por la opinión positiva que los capitalinos tienen de la gestión de Pastrana en la alcaldía y en vista del desprestigio del liberal Jaime Castro, todos dieron por sentado que Pastrana arrasaría en la capital. Pero no fue así. La ventaja de 36.000 votos que sacó Samper en ciudad fue mayor que la diferencia total entre los dos candidatos. Por esa razón, para la segunda vuelta ambas campañas comprendieron que Bogotá podía inclinar la balanza para cualquiera de los dos lados y enfilaron baterías para motivar a los capitalinos.

Convencido de que había descuidado un electorado que respondería fácilmente, Pastrana centró su estrategia en el uno más uno. La campaña samperista, por su parte, comprendió que Bogotá era su verdadero fortín electoral y encargó a Alberto Villamizar, coordinador para la capital, el "Plan Manzana", el cual, sin duda, fue definitivo en el triunfo de su candidato. La estrategia, que consistía en tener un líder trabajando en cada manzana, cubrió el 70 por ciento de la capital y arrojó unos resultados que, para Ernesto Samper, significaron más del 80 por ciento de la ventaja que le sacó a su rival conservador. La importancia de la votación de la capital fue tal que si Pastrana le hubiera ganado por poco a Samper en Bogotá, hoy sería Presidente.

La capital no fue el único punto en el cual aumentó el respaldo a la candidatura liberal. La Costa, especialmente los departamentos de Atlántico, Córdova y La Guajira, así como Santander, aumentaron significativamente la votación liberal entre la primera vuelta y la segunda.

Pero aún más apabullante que el triunfo liberal en Bogotá fue el respaldo antioqueño al candidato conservador. Antioquia, que inicialmente le había dado una ventaja de 64.000 votos a Pastrana, duplicó esta cifra en la segunda vuelta. Los 114.000 votos paisas marcaron la mayor diferencia obtenida por Pastrana sobre su rival en todo el país. Lo mismo sucedió, a menor escala, en Caldas, donde la diferencia de votación de los dos candidatos pasó de 26.000 a 47.000 votos a favor de Pastrana.

Aunque en términos generales las tendencias de la primera vuelta se mantuvieron en la segunda, un departamento cambió de color político: Caquetá. Inicialmente pastranista y luego samperista, Caquetá dio en la primera ronda una ventaja de 1.500 votos a Pastrana y en la segunda vuelta prefirió a Samper por 400 votos.-

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.