Sábado, 3 de diciembre de 2016

| 2015/08/25 18:28

Bogotá: peligra conclusión de obras de la U. Distrital en Bosa

El contratista señala que se requieren de $17.000 millones adicionales para terminar el edificio.

Este es el proyecto terminado de la sede de la Universidad Distrital. Foto: Archivo particular

La esperanza de 17.000 estudiantes del sur de Bogotá de ingresar en el 2016 a la sede Universidad Distrital sede Bosa se podría frustrar si el contratista encargado de las obras cumple su advertencia de abandonar dicha construcción. La razón, el constructor exigió 17.000 millones de pesos adicionales para terminarla.

La edificación de la nueva sede de la Universidad Distrital, ubicada en la Ciudadela Porvenir, se entregó tras un convenio interinstitucional celebrado en el 2005 entre la Secretaría de Educación, el Fondo de Desarrollo
Local de Bosa y la Universidad Distrital.

Luego de varios años de trabas, solo en el 2013 se adjudicó el contrato de diseños y construcción, no sin varios señalamientos, entre ellos el costo y la adjudicación presuntamente irregulares.

Ahora se suma un nuevo problema. El pasado 3 de junio el Consorcio ZGO-El Porvenir 013 radicó una carta al interventor de la obra, el Consorcio Unidistrital en la que informa que necesitan recursos adicionales por 17.000 millones de pesos para que la obra no quede “inconclusa”.

Son dos las razones que entregó el constructor para hacer la advertencia. La primera, el incremento del dólar durante los últimos dos años; ante eso, solicitan que se adicionen 2.571 millones de pesos.

La otra, y tal vez la más grave, es que necesitan realizar acabados como marquesinas en vidrio, terminación de pisos, barandas, enchapes en muros, dotación de canchas, entre otros temas, por el resto del costo exigido.

“Al no definirse prontamente nos veremos avocados a parar o suspender en ejecución varias actividades para no sobrepasar el valor del contrato contractual”, se lee en la carta entregada por el constructor al interventor.

La advertencia la dio a conocer el concejal de la Alianza Verde Antonio Sanguino, que pidió que los organismos de control intervengan. “Hay una amenaza de que si esa cifra no es girada, ellos abandonarán la construcción, que está en obra negra y se convertiría en un elefante blanco”.    

Mientras se encuentra una solución, lo cierto es que a principio de año ya hubo un anuncio de que la obra no sería entregada el 8 de septiembre, como quedó previsto en el contrato.

Para la Administración distrital la obra es fundamental y es una de sus prioridades. En marzo de este año el alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, aseguró que esa edificación ayudaría a que la “juventud logre superar la segregación social” al poder acceder a la educación superior.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.