Martes, 6 de diciembre de 2016

| 2016/06/08 19:25

Niña obligada por cuñado a vender drogas fue rescatada

Bajo amenazas, una menor de 15 años estuvo a merced del ‘Negro’ quien vio en la joven una oportunidad de expandir el "negocio".

La adolescente de 15 años terminó en manos de un jíbaro. Foto: Archivo particular

Un altercado con su padre fue el inicio de la tragedia de María*, una adolescente de 15 años que cursa grado octavo y que terminó en las manos de un reconocido jíbaro que la obligó a salir a la calle a vender estupefacientes.

La historia comenzó el 29 de mayo cuando William Orozco, conductor de taxi, solicitó a sus colegas ayuda para buscar a su hija, que ese día no llegó a la casa tras terminar las clases en el colegio.

El consagrado conductor temía lo peor, pues no era habitual que la menor saliera de la casa sin avisar de su paradero. Un recuerdo lo atormentaba, la discusión que había tenido horas antes con su hija era la razón que el afligido hombre consideraba para una posible fuga de la menor. (También le puede interesar: Así funcionaba la red de explotación sexual en el Bronx)

La búsqueda en el gremio de taxistas fue infructuosa, por lo que el desesperado padre acudió a la Policía de Bogotá para que le ayudaran a determinar la suerte de su hija. “Como taxista veo muchas cosas”, señaló el padre.

Tras recibir la denuncia, los investigadores de la Policía iniciaron la búsqueda. Realizaron las primeras pesquisas en el colegio de la menor. Confirmaron que se había fugado por la pelea con su padre y que tenía una invitación para viajar a Villavicencio. (Lea: El nuevo Bronx podría quedar al lado de este colegio)

Ese hallazgo aceleró las indagaciones y se dio orden de realizar un barrido por varios zonas de la localidad de San Cristóbal (sur de la ciudad), visitaron zonas populares como La Victoria, Guacamayas y Canadá. Pero no se encontró rastro.

Con el paso de las horas, los investigadores notaron “movimientos sospechosos” en la vivienda de la medio hermana mayor de María. Vecinos contaron a los policías encargados del caso que habían visto ingresar a una menor que tenía los rasgos físicos de la pequeña.

Lo que encontraron los investigadores los dejó atónitos. La niña había escapado de su casa para irse a la vivienda que su familiar compartía con su compañero sentimental, conocido como el ‘Negro’, que permitió el ingreso de la menor a cambio de que vendiera drogas.

“El sujeto le dijo que si quería vivir allí, tenía que pagar la cuota”, le contó a Semana.com la investigadora del grupo de delitos contra la vida de la Policía, teniente Francy Lozano. El aporte consistía en salir a vender papeletas de bazuco y marihuana. Así lo hizo por varios días hasta cuando la Policía de Bogotá la rescató.

El caso llegó a oídos de comandante de la Policía de Bogotá, general Hoover Penilla, que apadrinó a la niña, le dijo que por su edad le recordaba su hija y le pidió a la adolescente escuchar los consejos de su padre. 

*Nombre cambiado

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.