Lunes, 5 de diciembre de 2016

| 2015/09/25 12:04

La niña que duró 350 días desaparecida

La historia de Lisin Yajani Abadía Torres (centro), la pequeña de ocho años de edad que fue raptada por un hombre en Buenaventura y apareció este jueves en Palmira.

En el centro Lisin Yajani Abadía Torres, quien se reencontró con sus padres tras once meses que duró el rapto. Las otras dos pequeñas permanecen desaparecidas. Foto: Archivo particular

En el puerto de Buenaventura están de fiesta y no es para menos. Este jueves en la noche las autoridades arribaron a esa ciudad con un verdadero regalo: entregaron a la familia Torres Abadía a la pequeña Lisin Yajani, quien llevaba casi un año desaparecida.

De esa manera se puso fin a una de las historias recientes más dolorosas en torno de la violencia contra los niños en el país. El caso de Lisin Yajani se robó la atención de los colombianos no sólo por el perfil de la víctima, que apenas tiene ocho años de edad, sino por las circunstancias en la que ocurrieron los hechos.

Pero el dolor y el tormento de sus padres culminaron en la noche del jueves cuando investigadores de la Fiscalía y el Gaula de la Policía dieron con el paradero de la menor, desaparecida desde el 9 de octubre del 2014 y por quien las autoridades ofrecían una recompensa de 20 millones de pesos a quien diera información sobre su ubicación.

Y según datos oficiales, el hallazgo de la pequeña Lisin Yajani fue posible gracias a que un ciudadano la identificó luego ver su fotografía en los medios de comunicación.

Esa misma fuente les contó a las autoridades que la menor estaría siendo explotada para pedir limosna en los semáforos de Palmira (Valle); esa ciudad está a media hora de Cali, pero a tres de Buenaventura.

La historia del paradero de Lisin Yajani coincide en algo con los datos y elementos que se tenían sobre las circunstancias de su desaparición, en el sentido de que todo apuntaba a que se trataba de un rapto. El punto gris de este final feliz es que no hay capturados por el presunto rapto.

Como se recordará, la tragedia de Lisin Yajani Abadía Torres comenzó el 9 de octubre del 2014, cuando ella y su hermano de 10 años salieron hacia el parque del barrio San Luis de Buenaventura. En ese sector los pequeños hermanos fueron abordados por un hombre que les ofreció repartir unos volantes.

La tarea encomendada por el sospechoso se debía realizar en otro sector, el barrio Juan XXIII y pese a ello los hermanos Abadía la hicieron y retornaron al parque de su barrio.

De acuerdo con investigadores de la Fiscalía, en ese segundo encuentro con el hombre de los volantes, desapareció la menor, y todo apunta que la niña y el sospechoso “abordarían un vehículo tipo microbús que cubría la ruta hacia el sector continental del puerto, siendo la última vez que se tiene conocimiento del paradero de la menor”, explicó la Fiscalía.

Investigadores consultados por este medio hace un par de meses concluyeron que el caso “llegó a un punto ciego” y por esa razón recurrieron al ofrecimiento de una recompensa de 20 millones de pesos para quien brindara información que permitiera dar con el paradero de la niña.

Y todo parece indicar que la estrategia de la recompensa dio sus frutos, ya que las autoridades recuperaron a la pequeña Lisin Yajani gracias a los datos que les brindó un informante.

El caso de Lisin Yajani se suma a otras dos desapariciones igualmente dolorosas ocurridas el año pasado que no han sido resueltas. Las víctimas de esos casos son las pequeñas Karen Dayana Lambraño Mulleth, de 7 años, y Paula Nicole Palacios Narváez, de 5.

Ellas sencillamente se esfumaron mientras hacían mandados en Mompox, Bolívar y Buesaco, Nariño. En el primer caso la Fiscalía ordenó la captura de los padres de la menor, señalados como sospechosos, y del segundo hecho no hay pistas. Lo concreto por ahora es que las dos niñas siguen desaparecidas. 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.