Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2016/02/04 13:27

Uribe y Bush, los grandes ausentes

Aunque nació con Andrés Pastrana y Bill Clinton, el Plan Colombia tuvo sus principales rostros en Álvaro Uribe y George W. Bush, pues lo aplicaron durante nueve años. Pero Obama y Santos son quienes lo celebran.

En el año 2004, Geroge W. Bush invitó a su rancho en Austin Texas, a su homólogo Álvaro Uribe Vélez. Dos presidentes y dos grandes amigos Foto: AP

Las cuentas no admiten mayor controversia. El Plan Colombia, el mayor acuerdo de cooperación económica y militar firmado entre Colombia y Estados Unidos con miras a derrotar el narcotráfico y las guerrillas, cumplió 15 años. Ocho de ellos comprometieron gran parte de la política del gobierno de Álvaro Uribe Vélez (2002-2010), y nueve, las del estadounidense George W. Bush (2001–2009). Los dos presidentes que durante más tiempo aplicaron este acuerdo son los grandes ausentes en los actos de celebración.

Bush y Uribe fueron dos presidentes muy cercanos. No sólo compartían la misma ideología y los mismos paradigmas para derrotar a la que consideraban su principal amenaza del planeta: el terrorismo. También fueron grandes amigos. Uribe fue el único presidente latinoamericano en ir al rancho de Bush en Texas y fue uno de los líderes mundiales que retrató el estadounidense cuando se atrevió a debutar como pintor.

Incluso, cinco días antes de dejar la Presidencia (15 de enero del 2009) Bush le otorgó a Uribe en la más alta distinción civil de Estados Unidos y lo elegió defensor de la justicia que ha combatido valientemente a guerrilleros y narcotraficantes.

"Al negarse a permitir que un enemigo interno destroce la tierra que él tanto ama y al demostrar que el terrorismo puede ser combatido y derrotado, el presidente Uribe ha reanimado las esperanzas de sus compatriotas y se ha erguido como ejemplo para el mundo atento", dijo Bush al conferirle al Uribe la medalla de oro con diamantes.

El Plan Colombia fue quizás el principal eje de las relaciones entre los dos gobiernos que lideraron. Si Bill Clinton y Andrés Pastrana fueron los que lo firmaron, Bush y Uribe lo aplicaron.

El gobierno Clinton aportó al Plan Colombia 3.300.000 millones de pesos en equipos militares, 1.300.000 millones de pesos en efectivo, así como el envío de por lo menos 500 instructores militares y otros 500 civiles para ayudar en la erradicación de cultivos ilícitos.

Luego, llegó Bush y la ayuda se incrementó. En el 2005, pidió fondos adicionales al Congreso de Estados Unidos para el Plan Colombia, fueron aprobados y adicionó US$553 millones de dólares.

A finales del 2007 la ayuda económica de Estados Unidos al Plan Colombia ascendía a 4.900 millones de dólares. El presidente Álvaro Uribe fue el principal beneficiado.

Y es que, precisamente, los mayores golpes atestados a la guerrilla de las FARC coincidieron durante las administraciones de Uribe y Bush. Las muertes del 'Negro' Acacio, Martín Caballero, 'Raúl Reyes', la Operación Jaque en la que se rescató a Íngrid Betancourt y los tres contratistas estadounidenses. Si algo trajo el el Plan Colombia es que el secretariado de las FARC, que parecía infranqueable, se volvió vulnerable.

Las cosas cambiaron con el presidente Barack Obama a partir del 2009. En el 2010 su gobierno redujo sus aportes al Plan Colombia en concordancia con una política general de austeridad. Eran síntomas de que este acuerdo de cooperación se transformaría, y hoy ya tiene cara de convertirse en un apoyo internacional para el posconflicto.

Pero si Bush y Uribe fueron los grandes beneficiados con el Plan Colombia, también podrían ser los principales derrotados. Pues si el objetivo era acabar con el narcotráfico y las guerrillas, 15 años después hasta se incrementaron los cultivos ilícitos y las FARC no fueron derrotadas por la vía militar.

El presidente Obama, quizá consciente de esta circunstancia, invitó a sus antecesores Bill Clinton y George W. Bush a la celebración de los cinco lustros del Plan Colombia. También le trasladó la participación al expresidente Uribe.

Ellos serán los grandes ausentes y lo harán por razones eminentemente políticas.

En el caso de Uribe, la confrontación que sostiene desde el 2012 con quien fuera su ministro de Defensa, el hoy presidente Juan Manuel Santos, su condición de mayor crítico del Gobierno y el proceso de paz, hicieron imposible que depusiera sus diferencias y aceptara la invitación.

Los motivos de la ausencia de los expresidentes estadounidenses se relacionan con la campaña política por la Casa Blanca, en la que Hillary Clinton, la esposa de Bill Clinton, y Jeb Bush, hermano de George W. Bush, aparecen como competidores. Bush fue tajante y le dijo que él no pensaba asistir. Al parecer, no se siente cómodo en la foto junto con sus homólogos Clinton y Obama, especialmente en pleno arranque de la campaña por la Presidencia de Estados Unidos.

Bush y Uribe fueron quizás los rostros del cuestionado Plan Colombia. Hoy serán los grandes ausentes en los actos de celebración. Puede ser una señal de que las relaciones entre Colombia y Estados Unidos ya no estarían delineadas en la lucha contra el narcotráfico y el terrorismo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.