Martes, 27 de septiembre de 2016

| 2016/09/21 21:05

Las preocupantes cifras detrás del escándalo de la encuesta de sexualidad del Dane

La polémica entre la entidad y los colegios revivió una realidad aterradora. Cada dos horas cinco niños son víctimas de delitos sexuales o de violencia doméstica. En diez años la Fiscalía archivó 52.862 casos de este tipo de delitos.

Este año 17.692 niños han sido víctimas de violencia sexual o intrafamiliar. Foto: Archivo SEMANA

La encuesta sobre sexualidad que el DANE desarrollaba en los colegios generó una enorme polémica. Rectores y padres de familia se quejaron por el lenguaje explícito de algunas preguntas que cuestionaban a los menores de edad, por ejemplo, sobre su participación en juegos sexuales en grupo.

El DANE se defendió argumentando que estos datos eran esenciales para dimensionar una problemática tan profunda como la violencia sexual hacia los niños y jóvenes. Finalmente la institución decidió atender a las críticas, suspendió el sondeo y aseguró que replanteará la formulación de algunas preguntas en conjunto con los padres de familia y los colegios.

Más allá del debate sobre el tono y la pertinencia de las preguntas, un tema que quedó claro es que existe un drama que desde hace una década viene en aumento. “En el país hay abusos sexuales, maltrato físico y verbal, pornografía infantil, turismo infantil. Esto es una realidad, así que hay que tener estadísticas y reconocer lo que está pasando en el país”, repitió en varias entrevistas Mauricio Perfetti, director del DANE.

Lo que muestran las cifras de esa institución es que en Colombia está pasando algo muy grave. La última encuesta sobre comportamientos sexuales en jóvenes, realizada en el 2014, concluyó que el 6,2 % de los menores que había tenido relaciones sexuales forzadas, y que el 3 % recibió dinero o algo material a cambio de sexo.

Le sugerimos: Análisis: la encuesta del Dane que desató la polémica en los colegios

Entre las estadísticas de esa misma institución, hay otro dato muy revelador para dimensionar esta problemática. En el 2015 nacieron 6.008 niños de madres de entre 10 y 14 años (este año van 1.234). Además del impacto social que tiene este fenómeno, según la ley colombiana se trata de un delito definido como acceso carnal abusivo con menor de 14 años o acto sexual con menor de 14 años, y acarrea penas de entre nueve y 20 años de prisión.

Pero el DANE es sólo una fuente de información. Medicina Legal ha revelado estos días otros datos alarmantes. Según sus reportes, entre enero y agosto de este año, 10.878 casos de agresiones sexuales a menores de edad han sido reportados: 9.071 eran mujeres y 1.807 hombres.

La mayoría de ellos (el 45 %) tenía entre 10 y 14 años. El segundo grupo más vulnerable (con el 27,5 %) fueron los menores de edad de entre cinco y nueve años. Y luego (con el 14,4 %) están los niños de entre los cero y cuatro años.

Hay un elemento que hace que los casos de abuso contra los niños sean muy díficiles de detectar. En el 43,4 % de estos el presunto agresor fue un familiar. “Para salvar a nuestros niños y niñas tendremos que quitárselos a los padres”, dijo tajantemente el director de Medicina egal, Carlos Valdés, en la entrega del informe Forensis 2015, haciendo alusión a las cifras de maltrato infantil que se dispararon el año pasado. Su frase nunca ha perdido vigencia. 

Le recomendamos leer: ¿Para salvar a nuestros niños tendremos que quitárselos a sus padres?

“Uno de los grandes riesgos de ser abusado, desgraciadamente, es la convivencia con las propias familias”, le dijo Valdés a Semana.com. Y muestra de ello no sólo es que los principales agresores sean los familiares, sino también que los actos violentos ocurren en su mayoría en los períodos de ocio de las familias (los fines de semana, los meses de vacaciones y en horarios nocturnos). Además, de cada diez casos, nueve se presentan en las viviendas.

Y estas son sólo estadísticas de violencia sexual. Los casos de violencia intrafamiliar contra menores de edad ya sumaban 6.814 en los primeros ocho meses del año. Nuevamente los familiares fueron los principales agresores, en casi el 48 % de casos. “Esto significa que si Colombia quiere una acción efectiva en contra del maltrato infantil, debe volcar sus políticas pedagógicas hacia la familia y los padres, que son quienes generan los mayores riesgos”, señaló el director de Medicina Legal.

Los registros de la Fiscalía reflejan otro panorama igual o más desolador. En respuesta a un derecho de petición del representante a la Cámara por el partido de la U Efraín Torres, quien ha investigado a fondo el tema de la violencia infantil, la Fiscalía aseguró que entre el 2005 y el 2015 recibió 158.816 casos sobre delitos sexuales y violentos contra menores de edad (principalmente homicidios y violaciones). De ese total, 85.970 ya están inactivos, lo que quiere decir que se archivaron porque se vencieron los términos, porque las denuncias eran falsas o porque no se recogieron suficientes evidencias.

En otras palabras, en el 54,13 % de las denuncias no pasó nada. De ese gran total, se archivaron 52.862 casos relacionados con actos sexuales abusivos hacia menores de edad, 67.784 casos de delitos contra la integridad y la libertad sexual (explotación y el turismo sexual) y 32.930 casos de actos sexuales con menores de 14 años.

La Fiscalía y otras autoridades tendrán que responder por este pobre balance, en un debate de control político citado por el representante Efraín Torres que se realizará el 19 de octubre. Torres, principal promotor del proyecto de cadena perpetua para abusadores y agresores de menores de edad que se ha hundido varias veces en el Congreso, propondrá además crear una jurisdicción especial para los delitos contra los menores de edad.

“Si vamos a instaurar una justicia especial para cerrar el conflicto, por peso constitucional debemos también dar prioridad a este tema para que los derechos de los niños no sean vulnerados”, aseguró. Otra de sus propuestas es promover un referendo, para preguntarles a los colombianos si quieren la cadena perpetua para violadores y asesinos de niños. Este año también se revivió en el Congreso la iniciativa que propone castración química para los violadores.

Le puede interesar: Se hundió proyecto de referendo de cadena perpetua para violadores de menores

Mario Gómez, experto en niñez, profesor de la Universidad Javeriana y miembro del Consejo Nacional de Planeación, señala que “la justicia no está obrando de manera correcta”. Para Gómez, el problema no está en la carencia de “aparato institucional”, sino en los recursos que se destinan para el funcionamiento de esa maquinaria.

Insiste en que “no se están investigando los casos que se deberían investigar”. Menciona que cada año nacen en el país un promedio de 5.000 niños de madres menores de 14 años, y asegura que estos “son casos contundentes desde el punto de vista probatorio”.

El escándalo de las encuestas del DANE dejó mucho más que el compromiso de esta entidad de reformular sus preguntas. Volvió a poner en la agenda una problemática crónica que se podría resumir con este dato: cada dos horas en Colombia, cinco niños son víctimas de algún tipo de delito sexual o violento.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.