Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/20/1988 12:00:00 AM

CADENA PERPETUA

¿Fue exagerada la condena de Lehder? ¿Es legal?.

El acusado bajó primero la mirada y luego la fijó altivamente en el jurado mientras un asistente leía el veredicto unánime, acordado luego de 43 horas de deliberaciones:culpable. El ambiente estaba tan tenso, que tres de las mujeres del jurado rompieron a llorar. Carlos Lehder Rivas, archifamoso narcotraficante colombiano extraditado a Estados Unidos luego de su captura el 4 de febrero de 1987, se convertía así en el primer pez gordo en sentir el rigor de los jueces norteamericanos.
Su expresión no podía ser más triste, puesto que era plenamente conciente de que un veredicto como ese, para cargos de introducir toneladas de cocaína a Estados Unidos, solamente podría conducir a un castigo draconiano. Aunque no se oficializará sino hasta julio, todo indica que Lehder, además de una multa de US$350 mil y la confiscación de sus bienes, deberá pagar una condena tan larga, que parece de chiste: cadena perpetua y 150 años más.
Precisamente eso, lo largo de la condena, fue lo único que resultó sorpresivo al final del proceso. Casi nadie dudaba de que Lehder, un excéntrico y extrovertido personaje que proclamaba su admiración por Adolf Hitler, recibiría sobre sí todo el peso de la ley norteamericana y algo más. Aunque en forma inconfesada, para muchos era claro que, más allá de hacer justicia, el gobierno de los Estados Unidos no estaba dispuesto a dejar pasar la oportunidad de darle una lección al Cartel de Medellín. En el abultado débito que éste tiene con la justicia norteamericana, Lehder debió pagar buena parte de la cuenta.
Si alguien tenía aún algunas dudas al respecto, estas quedaron eliminadas por el propio fiscal Robert Merkle, quien declaró que: "Este veredicto envía un mensaje a los miembros del cartel: Ustedes no podrán sobornar, intimidar o asesinar para salir de prisión en Estados Unidos. Eso ha sido una tradición en Colombia, pero no en este país".
Uno de los abogados de la defensa, Edward Shohat, dijo por su parte que la decisión del jurado "no significa nada" y acusó al gobierno de su país de crear histeria alrededor del juicio, y de convencer a los miembros del jurado de que su vida estaba en peligro por cuenta de secuaces de Lehder. Finalmente, anunció que apelará la decisión, que en caso de ser aceptada, significaría la iniciación de un nuevo juicio.
Sea como fuere, muchos observadores consideraron que si bien el éxito del fiscal Merkle fue absoluto, ello no podía ser de otra forma, pues las propias declaraciones de Lehder a un noticiero de televisión, en las que señalaba a las narcóticos colombianos como "el Talón de Aquiles del imperialismo" y "armas revolucionarias contra los Estados Unidos", en una entrevista cuya grabación se vio en la sala del juicio, contribuyeron a darle el tono de problema geopolítico que finalmente primó. Lehder se convirtió en la mejor confirmación de que "el pez muere por la boca".
Pero no fueron solamente las declaraciones del acusado lo que lo perdió. También jugaron un papel clave los testimonios de 115 testigos presentados por la acusación, en su mayoría convictos ellos mismos por tráfico de drogas, que señalaron en Lehder a un verdadero enemigo de los Estados Unidos. Por su colaboración con la justicia, algunos recibieron reducciones en sus condenas y, en algunos casos, hasta perdones judiciales. Los abogados de la defensa, en un movimiento que aún no ha sido explicado suficientemente, tras 22 semanas de testimonios de la fiscalía, no llamaron a nadie a declarar y basaron su alegato en la dudosa credibilidad de los testigos del gobierno. Al final los defensores, Shohat y José Quinón, declararon que el fallo era "xenofóbico" y que la discriminación contra el acusado había comenzado desde el inicio del proceso.
Aún sin conocerse en forma oficial la condena, y sin saberse el resultado de la apelación, algunas voces se han levantado en Colombia contra la cadena perpetua, por cuanto en el Tratado de Extradición aplicado para el caso, está expresamente prohibido imponer condenas inexistentes en la ley colombiana. Un punto de vista que, sin embargo, ha sido rebatido por otros juristas que consideran que lo único que prohibe expresamente ese instrumento es la pena de muerte, y que fuera de esta restricción, los Estados Unidos están en su pleno derecho de imponerle al narcotraficante cualquier condena.
Sea cual fuere la interpretación correcta, es difícil que ese argumento logre mejorar la situación del condenado. Todo parece indicar que Lehder pasará el resto de sus días a la sombra y hablando inglés.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.