Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/22/2012 12:00:00 AM

Cae ‘Mapanao’, presunto responsable de la masacre de Bojayá

A través de su cuenta de twitter, el presidente Juan Manuel Santos aseguró que el hombre había sido dado de baja en un golpe a las FARC.

A pocos meses de cumplirse diez años de la masacre de Bojayá (2 de mayo del 2002), el presidente Juan Manuel Santos anunció en su cuenta de twitter que en un golpe contra las FARC en el departamento de Chocó fueron dados de baja seis guerrilleros, incluido alias ‘Mapanao’, considerado por las autoridades el responsable de la incursión armada.

En el año 2010, la Policía había capturado en el municipio de Murindó a Harbey Ayala, alias ‘Isaías’, acusado de ser unos de los autores materiales de dicha masacre, en la que murieron 119 personas.

La masacre

El 2 de mayo del 2002 se rompió, como si fuera de cristal, la vida de Bojayá. Una pipeta de explosivos, lanzada por guerrilleros de las FARC en medio de combates con paramilitares, hizo impacto en la iglesia, donde casi todos los habitantes se habían resguardado de los combates, no solo porque era la única construcción de ladrillo y cemento del pueblo, sino porque las iglesias suelen ser sitios protegidos por el Derecho Internacional Humanitario. Además, tanto el padre Antún Ramos como las monjas agustinas habían improvisado un dispositivo de ayuda humanitaria con comida y dormida para todos.
 
Las horas y los días que siguieron a la explosión no fueron mejores. Durante tres días, muchos pudieron huir por las aguas y selvas. Un grupo decidió regresar por los heridos, pero los combates no habían cesado. Quienes huyeron tuvieron que enfrentarse a retenes de guerrilleros y paramilitares y elevar banderas blancas clamando que se les respetara su condición de civiles.
 
El único helicóptero que llegó en las horas posteriores a la matanza no venía a salvar a los heridos: era de los paramilitares y le disparó al grupo de campesinos que huía de la batalla. Cuando la fuerza pública hizo su ingreso y el general Mario Montoya se presentó ante las cámaras llorando por las muertes, la peor parte había pasado. Para entonces, el pueblo estaba vacío y las casas, saqueadas por guerrilleros y paramilitares.

La masacre es inolvidable no sólo por su crueldad, sino por razones más profundas que están metidas en el alma colectiva de este pueblo afrocolombiano. La primera es por qué no pudieron enterrar a sus muertos de acuerdo con sus tradiciones. Muchas de sus creencias más sagradas quedaron rotas.

Bojayá, tal como la conoció la gente hasta hace una década, ha muerto
. Ahora, un nuevo pueblo se levanta, con casas de material, lejos del río.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.