Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 2009/04/25 00:00

Caín contra Caín

Los 30 hijos y los sobrinos del jefe paramilitar Hernán Giraldo terminaron en una guerra fratricida, disputándose las rutas del narcotráfico de la Sierra Nevada.

Hernán Giraldo era el amo y señor dela Sierra Nevada. Hoy está extraditado y sus territorios se los disputan bandas emergentes

A Hernán Giraldo le alcanzó el tiempo para todo. En pocos años se convirtió en uno de los mayores narcotraficantes del país, mantuvo en pie de guerra un grupo paramilitar sanguinario y, como si fuera poco, repobló toda la Sierra Nevada con sus 30 hijos, sus sobrinos, yernos, nueras y nietos. Más de 200 familiares constituyeron con él el Bloque Tayrona de las autodefensas, y seguían sus órdenes con fidelidad.

Giraldo era un arriero paisa que llegó en 1969 a la Sierra Nevada a trabajar. Pero en muy poco tiempo la guerrilla y la marihuana cambiaron su destino. La guerrilla porque la amenaza permanente del secuestro y la extorsión lo hicieron armar un grupo de autodefensa campesina al que llamó los 'Chamizos'. La marihuana porque muy pronto se dio cuenta de que la Sierra era un sitio ideal para el narcotráfico porque allí mismo se cultivaba, se procesaba y se sacaba la droga.

En cuestión de pocos años se hizo rico y se convirtió en un hombre de armas, dispuesto a defender sus rutas y su territorio a bala. Y tuvo la inteligente estrategia de traer a toda su familia para crear redes de apoyo confiables y duraderas. Así eludió durante años a la DEA, que lo buscaba por haber matado a dos de sus hombres; resistió la guerra que le declaró Carlos Castaño y que terminó en pacto de amigos, y pudo contener a las Farc, que siempre quisieron matarlo.

Lo que no esperaba Giraldo es que una vez él fuera extraditado, su familia terminara en un enfrentamiento fratricida, con varios muertos y desplazados, avivada por las bandas emergentes, y que en el fondo no es más que un enfrentamiento por su herencia: miles de hectáreas de tierra, centenares de cabezas de ganado, caletas llenas de dinero, y las rutas del narcotráfico que siguen tan activas como siempre y son muy codiciadas por los narcotraficantes.

Desde cuando este Bloque se desmovilizó empezó la disputa. Inicialmente otros jefes paramilitares intentaron apoderarse de las rutas de tráfico de coca de la Sierra. Finalmente el propio Giraldo les habría vendido a los 'Mellizos' Mejía ese territorio. Los Mellizos crearon el grupo emergente los 'Nevados', que actuaba conjuntamente con los 'Paisas', de 'Don Berna' traficando droga desde la Sierra, protegidos por sus ejércitos privados. Al lado de estos grupos estaban los hijos mayores de Giraldo -Alberto, Amparo, Hernán-.

Sin embargo, los hijos menores de Hernán Giraldo y varios sobrinos que habían estado con él en las autodefensas -como alias el 'Grillo'- y gozaban de su plena confianza eran quienes manejaban los negocios y eran mirados con recelo por los otros, que se sentían despojados. La chispa que encendió el fuego fue el asesinato de Óscar Giraldo, yerno del jefe paramilitar y administrador de varias de sus fincas. Luego vinieron las amenazas, y dos hermanas de Giraldo tuvieron que salir de la Sierra. Este sector de la familia buscó la protección de 'Don Mario', quien ya estaba creciendo su influencia en La Guajira. En poco tiempo, 'Don Mario' llevó gente de Córdoba y Urabá para disputarles el territorio y se hizo más fuerte que los 'Nevados'.

El primer enfrentamiento entre los dos bandos de familia ocurrió a mediados de 2008 en un sitio llamado Calabazos. En adelante ha habido una guerra sin cuartel, que hasta hace dos semanas parecía estar ganando el bando de 'Don Mario'. Sin embargo, con su captura todo puede cambiar.

Esta disputa tiene en alerta a las autoridades de Magdalena. Según informes de inteligencia, el grupo de 'Don Mario' está operando también en la zona urbana de Santa Marta, donde otra vez hay extorsiones y amenazas por todas partes. La consigna de la banda emergente es reclutar todos los desmovilizados y matar a los que se resistan. Así explican las autoridades la disparada de los homicidios en Magdalena. En los dos últimos años han sido asesinadas 756 personas, de las cuales 102 eran desmovilizados.

Los dos grupos, los 'Nevados' o 'Paisas' y los de 'Don Mario', se dedican al narcotráfico pero, según el general Óscar Gamboa, comandante regional de la Policía Nacional, no tienen el control territorial, ni la organización y la fuerza que llegó a tener Giraldo.

En esta nueva etapa del conflicto, lo único que ha cambiado es que se trata de una guerra entre hermanos. Hernán Giraldo, que unió a su familia alrededor de la guerra, terminó viendo cómo se aniquilan unos a otros, con los fusiles que él mismo les enseñó a manejar.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.