Sábado, 21 de enero de 2017

| 2016/03/15 12:43

Polémica propuesta de pico y placa en Cali

El alcalde de Cali, Maurice Armitage, propone aumentar el pico y placa para mejorar la movilidad y montar más pasajeros al MIO. Pero a la idea le agregó un impuesto.

La idea del alcalde Armitage es aumentar a cuatro dígitos la restricción diaria del Pico y Placa. Foto: Guillermo Torres / SEMANA

Nadie duda que uno de los mayores dolores de cabeza para los mandatarios de las principales ciudades del país es la movilidad. Y nadie niega que para mitigar ese problema se requieren medidas de fondo con ideas audaces y atrevidas.

Y eso es precisamente lo que pretende hacer el alcalde de Cali, Maurice Armitage, al lanzar una ambiciosa propuesta (que está en estudio) con la que pretende hacerle frente al problema de movilidad en esa ciudad y de paso darle la mano al sistema de transporte masivo, más conocido como MIO. Lo que quiere Armitage es ‘matar dos pájaros de un solo tiro‘.

Y para lograrlo propuso aumentar los días en la semana que tienen restricción para circular los vehículos particulares. Actualmente el pico y placa caleño afecta un solo día a la semana para los particulares porque la restricción se aplica teniendo en cuenta el último dígito de la placa.

Así las cosas, hoy la restricción aplica de la siguiente manera: los lunes no pueden transitar los carros cuyas placas terminen en los números 1 y 2; los martes 3 y 4, y así sucesivamente hasta llegar al viernes. Sumado a ello, en Cali esa medida solo aplica durante seis horas diarias. Tres en la mañana (de 7 a 10) y tres en la tarde (de 5 a 8).

Otra gran diferencia de la medida caleña con las del resto del país es que el pico y placa rota un día cada seis meses. O sea, si en este semestre a las placas terminadas en 1 y 2 les aplica la norma los lunes; a partir de julio les tocará los martes, y así sucesivamente cada semestre.

La idea de fondo de Armitage es aumentar a cuatro dígitos la restricción diaria. Es decir, que si en la actualidad sólo las placas terminadas en 1 y 2 tienen pico y placa los lunes, si se aprueba la propuesta, ese mismo día aplicará para el 3 y 4. Con esa rotación a muchos vehículos los cobijará la norma hasta dos días a la semana.

El espíritu de la idea es desestimular el uso del carro particular y obligar a los caleños a que utilicen el transporte público, incluido el MIO.

Pero este lunes el mandatario le agregó una perla a esa propuesta que no cayó muy bien y fue vista más como una ‘alcaldada‘ u otra de las acostumbradas ‘metidas de pata‘ que tanto critican sus contradictores políticos.

Resulta que Armitage reveló que el MIO necesita una inyección anual de 35.000 millones de pesos para su funcionamiento y “esa plata la sacaremos de la gente que tiene carro”, dijo a medios locales.

Explicó, que la nueva fuente de recursos consistirá en cobrarles a los dueños de los vehículos. “Al que no quiera estar en el pico y placa, tiene que pagar”, dijo el mandatario, tras aclarar que aún no tiene detalles del monto y la manera como se recaudaría el dinero. Lo que sí advirtió el alcalde es que esos recursos irían directamente para apalancar el MIO.

Sin embargo, la nueva propuesta tiene serios cuestionamientos, no sólo porque los caleños aún no están convencidos de las bondades del MIO como medio de transporte público masivo, sino porque en el fondo se trataría de un nuevo impuesto.

Además, varios abogados consultados por este portal no entienden el contrasentido de la idea y la ven como una contradicción jurídica, ya que por un lado se expediría una norma para prohibir la circulación de los vehículos y por el otro sería permisiva si el infractor sencillamente paga.

Élmer Montaña, reconocido jurista de la capital caleña que hace parte de la fundación Defensa de Inocentes, que lidera el exdiputado Sigifredo López, explicó la polémica con un ejemplo sencillo: “Quiero saber cómo lograrán jurídicamente que un infractor del pico y placa pueda transitar libremente durante la restricción, si la sanción misma obliga a la inmovilización del vehículo”, argumentó el jurista.

Una fuente de la Alcaldía que está muy relacionada con la propuesta, pero que pidió omitir su nombre en este artículo, aseguró que todas esas dudas pueden ser sorteadas mediante excepciones jurídicas. “Así como cada ciudad pudo hacer excepciones en cuanto a los horarios del pico y placa y los días, también se puede aplicar a nuestra idea”, dijo.

El funcionario insistió en que esta medida es una figura desgastada y que contribuyó a la motorización de las ciudades. “Lo que proponemos ahora es decirles a los dueños de esos vehículos: usted no quiere ayudar a disminuir la contaminación y congestión, entonces pague”.

Se calcula que en Cali transitan diariamente 800.000 vehículos particulares entre carros y motos. Con la medida actual de pico y placa, la restricción sólo cobija al 20 % de los carros, con la propuesta se busca duplicar ese porcentaje.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.