Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/24/2011 12:00:00 AM

Cali le apuesta a otro médico

Por segundo periodo consecutivo, un galeno podría ser el alcalde de la capital del Valle. No obstante, los indecisos son mayoría y cualquier cosa puede pasar en cinco semanas.

El nombre de Rodrigo Guerrero estuvo en el centro de las noticias políticas hace un mes.
En ese momento estalló un escándalo porque la Registraduría Nacional invalidó las firmas de dos aspirantes independientes a la Alcaldía de Cali, sin contarlas todas. Los gremios, los medios regionales y nacionales, líderes políticos y hasta el presidente Santos salieron a pedirle explicaciones a la Registraduría, que no tuvo más remedio que contar, una a una, las firmas de Guerrero y aceptar su inscripción. Hoy es el favorito para ganar.

Si las elecciones fueran hoy, el médico Guerrero ganaría con el 19 por ciento de los votos, seguido de María Isabel Urrutia, que tiene el 9 por ciento de intención de voto. Como el margen de error de la encuesta es del 4 por ciento, está empatada técnicamente con los candidatos Milton Castrillón, que registra un 7 por ciento, y Clara Luz Roldán, con 6 por ciento. En el quinto lugar está Sigifredo López, con 4 por ciento. Los otros seis candidatos tienen menos del 3 por ciento de intención de voto. Así lo revela la más reciente encuesta realizada por la firma Ipsos-Napoleón Franco para la gran alianza de medios de RCN Radio, La FM, RCN Televisión, SEMANA y El País de Cali.

La encuesta refleja que el escándalo de las firmas le ayudó a Guerrero, y luego de que el Consejo Nacional Electoral certificó que no estaba inhabilitado para participar en la contienda, ha ido ganando más adeptos. Entre ellos están los que respaldaban a Susana Correa, la otra candidata por firmas que retiró su candidatura a causa del lío de las firmas no contadas y adhirió a Guerrero. Con la salida de Correa, este último se convirtió en el candidato de la élite caleña. Pero uno de los datos más interesantes que arroja la encuesta es que también es el candidato que prefieren los más pobres. Entre los estratos 1 y 2 Guerrero tiene el 13 por ciento de intención de voto, el doble o más de lo que registran sus contendores entre esta población.
 
Esa contradicción se explicaría en que pese a que pertenence a la élite, Rodrigo Guerrero ha estado vinculado con iniciativas que favorecen a los sectores más pobres. Desde la Fundación Carvajal, ha desarrollado programas sociales, y cuando fue alcalde –entre 1992 y 1994–, impulsó el programa Desepaz y construyó una ciudadela con 28.000 casas. Y desde la Fundación Vallenpaz, que dirige actualmente, ha apoyado a diez mil reinsertados no solo del Valle, sino de Cauca y Nariño. A través de estos programas, Guerrero se ha ganado el aprecio de los habitantes del mítico Distrito de Aguablanca, considerado el fortín electoral de Cali. Además, su contacto con los votantes ha sido constante y prueba de ello es que en 2007 llegó al Concejo con la votación más alta.

Guerrero, sin embargo, no es tan popular como María Isabel Urrutia, la candidata del Polo, a quien los caleños ven como una heroína no solo por sus logros deportivos (es medallista olímpica), sino porque representa a esa clase de afrocolombianos que logró salir adelante en medio de la adversidad y llegó hasta el Congreso.

Pero la encuesta revela al mismo tiempo que Urrutia es la candidata con mayor rechazo, por la que más personas dijeron que nunca votarían. Entre sus lunares está el fantasma del polémico exsenador Juan Carlos Martínez, cuya estructura política la llevó a la Cámara de Representantes en 2002 avalada por el Movimiento Popular Unido (MPU). Urrutia repitió en 2006, pero avalada por el Polo. Por eso en Cali hay quienes creen que Urrutia es el plan B del exsenador para tener participación en la Alcaldía de Cali. “Ellos no me van a dar ese respaldo porque no coincidimos en el pensamiento, y las alianzas que reciba deben ser de aquellos que cumplan con los parámetros del partido”, dice Urrutia. Otro factor que pudo haber afectado su favorabilidad es que Alexánder López, senador del Polo y quien está detrás de su candidatura, presentó el escándalo de las firmas como una disputa entre ricos y pobres, que además no le hizo mella a Guerrero.

Otro candidato que aún puede dar la pelea es el administrador de empresas y concejal Milton Castrillón, avalado por el Partido Conservador. Ha ejercido la mayor parte de su vida laboral en el sector público y, después de Guerrero, fue la segunda mejor votación al Concejo en 2007. No obstante, se enfrenta al gran dilema de que muchos de sus electores son los mismos de Guerrero, quien anteriormente militó en el conservatismo.
En ese mismo ramillete se encuentra Clara Luz Roldán, otra administradora de empresas avalada por La U y considerada la carta política de la senadora Dilian Francisca Toro. Esa simple circunstancia es razón suficiente para mirar atentamente sus posibilidades, ya que la senadora Toro es considerada una gran baronesa electoral en la región. “Iré hasta el final y no descarto que el último mes llegue a mi campaña el asesor J.J. Rendón”, dijo Roldán a esta revista.

La peor sorpresa de la encuesta es para el aspirante liberal Sigifredo López. Este abogado, con figuración nacional tras ser el único sobreviviente de los diputados del Valle secuestrados y asesinados por las Farc, ha venido cayendo en las encuestas luego de haber mantenido el liderato durante los primeros meses de campaña, según otras mediciones locales. “Parte de eso se explica porque nuestra campaña tiene recursos limitados para publicidad en los medios”, dijo López. Pero las primeras vallas y pasacalles que se vieron en la ciudad fueron las de Sigifredo.

No es claro con quién se irán los votos que apoyaron hace cuatro años al alcalde Jorge Iván Ospina, quien cuenta con la aprobación de más del 60 por ciento de los caleños, pero cuyo movimiento político, Podemos Cali, como tal no tiene un heredero directo. Tampoco es muy claro dónde están los votos del PIN, la segunda fuerza electoral del departamento, que tiene de candidato a Edison Bioscar Ruiz pero que no despega en las encuestas. Hay que tener estos dos datos en cuenta porque –según la encuesta– hay un 43 por ciento de indecisos en la ciudad a pesar de que los candidatos llevan varios meses en campaña y hay notables diferencias en sus propuestas y en lo que representan.

Tampoco se sabe aún si entre los candidatos empatados se logrará algún acuerdo de alianza que pueda disputarle el primer lugar a Guerrero, cuyo triunfo simbolizaría el fin de la injerencia de los Abadía y de Martínez en la administración local. El actual alcalde aceptó a último momento el apoyo de este grupo político y gracias a ellos pudo ganar la Alcaldía hace cuatro años, cuando el candidato Francisco Lloreda lo doblaba en intención de voto. Lo que sucedió en 2007 podría volver a repetirse en estas elecciones. No hay nada asegurado.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.