Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/3/2015 10:00:00 PM

Cali tiene sed

La capital del Valle está sometida a severos y continuos racionamientos de agua. Ahora, asaltan los carrotanques para robarla.

Para calmar la sed, en algunos barrios de ladera de Cali los habitantes han llegado a inventar incendios para robar el agua de las máquinas a la llegada de los bomberos. Incluso, atracan los carrotanques que llevan el vital líquido a barrios con racionamiento antes de llegar al sitio en el que cientos de familias hacen fila con sus baldes, según denunció Carlos Alberto Ortiz, directivo de la Defensa Civil en la capital del Valle.

Estos hechos evidencian el desespero al que han llegado algunos de los 250.000 habitantes de Cali que desde hace dos meses reciben intermitentemente el servicio de agua por cuenta de los racionamientos, debido a que las fuentes hídricas de donde se abastece el acueducto sencillamente se secaron.

En el país hoy 238 municipios tienen problemas de abastecimiento de agua a raíz del fenómeno de El Niño, pero el problema de Cali con los racionamientos viene desde 1999. Lo peor es que la ciudad ha hecho muy poco al respecto, más allá de decenas de estudios que han costado más de 10.000 millones de pesos para usar otras fuentes o construir embalses en la parte alta de la cordillera Occidental y que han quedado convertidos en letra muerta.

Hoy, los 2,5 millones de caleños reciben el líquido de tres fuentes hídricas: un 75 por ciento del río Cauca y el resto de los ríos Cali y Meléndez. Gracias a esos afluentes, las Empresas Municipales de Cali (Emcali) alcanzan a bombear cada mes 10,5 millones de metros cúbicos de agua potable. Sin embargo, un 40 por ciento de la que distribuye las redes del acueducto se pierde o termina robada. Actualmente se realizan dos proyectos, uno para reactivar cuatro pozos de agua al oriente de Cali y otro para construir un segundo reservorio al margen del río Cauca, que permitirán atender durante ocho horas el servicio de acueducto. Pero macroproyectos como los embalses siguen en el papel.

Ni en invierno los caleños están tranquilos, pues desde 2000 los aguaceros también hacen suspender el servicio. Por ejemplo, el miércoles 30 de septiembre cayó un fuerte chubasco luego de 23 días de sequía; lo absurdo es que el 75 por ciento de los ciudadanos se quedaron sin agua durante diez horas porque la lluvia enturbió tanto el río Cauca que se tuvo que suspender el bombeo. En verano, por el contrario, los cortes llegan porque los ríos más pequeños (Cali y Meléndez) se secan.

La Universidad del Valle, Acodal y Vallecaucana de Aguas coinciden en que no hay soluciones para el deterioro de las fuentes hídricas actuales por contaminación, la minería y la agricultura. “Entre 1992 y 1996 la ciudad tomó la única acción ambiental concreta cuando Emcali sembró 5 millones de árboles en las cuencas de los ríos Cali y Meléndez”, recordó Hugo Salazar, presidente de Acodal seccional Occidente.

La verdad es que la sed que padecen los caleños resulta de la suma de varios factores agravados con la falta de gestión de su dirigencia desde hace muchos años. Como es obvio, en medio de una campaña electoral que se avecina, desde varios frentes le sacan provecho al problema. Hasta un aspirante a la Asamblea del Valle, Pedro Luis Barco, tiene como única propuesta resolver el problema con una tubería que conecte a Cali y municipios vecinos con el embalse de Salvajina, en las montañas del Cauca.

Emcali, entre tanto, argumenta en su defensa que entre 2000 y 2013 estuvo intervenida por la Superservicios y sus recursos fueron encauzados a salvarla de la quiebra. Y aunque en Cali todos concuerdan en que el problema del agua está sobrediagnosticado, una de las acciones inmediatas que se ejecutará próximamente es hacer otro estudio para ver cómo se filtra el lecho del río Cauca y se extrae agua casi potable, por un valor cercano a los 1.000 millones de pesos. De los embalses y otras alternativas, por ahora nada.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.