Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/31/2003 12:00:00 AM

Calma chicha

La última encuesta de Gallup muestra que la carrera por las alcaldías y gobernaciones apenas empieza y que todavía puede pasar cualquier cosa.

A estas alturas de la campaña electoral debe haber dos personas muy contentas y dos muy preocupadas. Alvaro Uribe debe estar contento porque hoy el referendo tiene más chance de ser aprobado que hace un mes. Enrique Peñalosa debe estar optimista porque dos de los candidatos que apoya están punteando las encuestas en Bogotá y Cali. María Emma Mejía, sin embargo, no debe estar muy feliz. Aunque le fue bien en el debate en televisión cayó 5 puntos en la opinión. Y el Partido Liberal debe andar cabizbajo porque tiene a casi todos sus candidatos más importantes en la cola de las preferencias electorales.

Así lo reveló la última encuesta realizada por Gallup Colombia para SEMANA, El Colombiano, El Heraldo, El País, RCN Radio y RCN Televisión.

En Bogotá ganan terreno los contendores más claramente opuestos: Juan Lozano a la delantera con 29 por ciento y, en seguida, Luis Eduardo Garzón, hoy más cerca que en la última encuesta con 22 por ciento. El uno, la opción peñalosista; el otro, una alternativa claramente diferente, la izquierda unida y, por primera vez en Colombia, con opción de ganarse la Alcaldía de la capital.

Sorprende sí la caída de María Emma. Parece estar sufriendo de un síndrome parecido al de Noemí Sanín en la campaña presidencial de 2002, cuando quedó atrapada entre extremos definidos con una dificultad enorme para diferenciarse. Frente a este tema en el debate televisivo Mejía no ayudó. Aunque se desenvolvió bien, dijo por un lado que defiende el modelo actual de ciudad, pero que, si tuviera que votar por otro, lo haría por Garzón. A medida que se acerca la meta final los ciudadanos tienden a irse hacia los polos opuestos y abandonar las opciones cuyas propuestas apenas se distinguen de las otras por matices.

De todos modos es temprano para definir una tendencia. Y todos tienen mucho donde trabajar: Lozano entre los estratos más bajos; 'Lucho' entre las mujeres (apenas 16 por ciento lo tienen como su candidato) y María Emma entre los hombres y los estratos altos.

En Medellín la noticia es que los indecisos cayeron casi a la mitad. Y ganaron tanto Sergio Naranjo, que continúa adelante con 32 por ciento, como Sergio Fajardo, que le sigue con 17 por ciento. Son opciones definitivamente opuestas. Naranjo busca la reelección y cuenta con una buena maquinaria partidista. Fajardo es un matemático, ajeno a la política, cuyo respaldo central, además del simbólico que le dio el peñalosismo, es el voto de opinión de las clases medias y altas. Si no logra llegar con mayor éxito a los estratos bajos, no podrá acortar la diferencia con Naranjo.

En Cali hay un cambio de líder en la competencia: Francisco José Lloreda puntea ahora con 22 por ciento. Pero no es una delantera firme. Le pisa los talones, dentro del margen de error, Apolinar Salcedo, un candidato invidente que viene del Concejo de la ciudad. Tercero en discordia está Gustavo de Roux, con el apoyo del Polo Democrático, claramente a la izquierda de los dos anteriores. Pero todavía uno de cada tres caleños está indeciso y esto no ha cambiado en un mes. Ellos serán los que definan el empate técnico.

En Barranquilla son nueve candidatos a la Alcaldía en el juego, una verdadera multitud que muestra la honda crisis política de la ciudad. Primero hay un escándalo por la zonificación irregular de la inscripción de 60.000 cédulas para votar. Además el segundo en las preferencias, Edgar Perea, que cayó pero sigue con 19 por ciento de los votos, tiene su candidatura prácticamente hundida porque los registradores le revocaron su inscripción, debido a que había perdido la investidura como senador. El ha apelado y es incierto si está o no en la pelea. Guillermo Hoenigsberg, el candidato que respalda el cura Bernardo Hoyos, va encabezando. De tercero, no tan lejano está 'Lao' Herrera, otro popular locutor radial. Los varios aspirantes de opinión, entre los que está el concejal saliente Ramón Carbó, han dividido el voto independiente y se muestran muy débiles.

La puja por la gobernación de Antioquia parece menos empatada. Aunque en esta encuesta sólo se midió el voto de las capitales -que puede no comportarse igual al de todo el departamento- allí Aníbal Gaviria Correa va ganando con buena ventaja. Era de esperarse que despertara todas la simpatías, siendo el hermano del gobernador Guillermo Gaviria, asesinado por las Farc en el momento en que el Ejército intentó rescatarlo de su cautiverio en mayo pasado. En el Valle del Cauca el ex ministro de Trabajo del gobierno Pastrana, Angelino Garzón, tiene un cómodo primer lugar con 8 por ciento de ventaja sobre su segundo. En Atlántico la cosa está más peleada. El ex ministro de Minas y ex presidente de Ecopetrol conservador Carlos Rodado apenas le lleva 3 por ciento a Miguel Bolívar Acuña, un abogado liberal disidente.

A dos meses de la elección, esta radiografía electoral muestra que nada está cantado y que puede haber aún muchas sorpresas.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.