Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/31/2011 12:00:00 AM

Cambio de gobierno

Antioquia, Santander y Cundinamarca, tres de los cinco principales departamentos del país, cambiaron de dueño político. Análisis de los hombres que llegaron al poder en las regiones más importantes.

La victoria de Álvaro Cruz, con más del 60 por ciento de los votos, estaba anunciada. El Partido Liberal, La U, Cambio Radical y el Partido Conservador apoyaron su candidatura, y con esta alianza casi dejaron fuera de concurso a sus contendores, Everth Bustamente García, del Partido Verde, y Carlos Alberto Delgado, del PIN. En un momento se habló de promocionar el voto en blanco como única opción para hacerle contrapeso a quien aparecía no solo como candidato de una poderosa alianza, sino también con un amplio reconocimiento en el departamento, donde ha tenido una larga trayectoria política, primero como concejal de San Juan de Rioseco, luego como diputado de la Asamblea y como gobernador en el periodo 2001- 2003. Cruz es visto como el sucesor del actual gobernador, Andrés González, y es una de las personas más cercanas a Enrique Peñalosa. La única controversia en torno a su candidatura se dio, precisamente, por su cercanía a Peñalosa. En una reunión interna del Partido Verde, el senador John Sudarsky dijo que algunos habitantes de Cota y Funza tenían reparos a la pasada gestión de Cruz. La información terminó filtrada y Álvaro Cruz envió una carta pública para reclamarle a Sudarsky por una conversación que no había salido a la luz.
 
Antioquia: Fajardo derrotó las maquinarias
 
El triunfo de Sergio Fajardo fue una sorpresa en el departamento de Antioquia, donde hace cuatro años arrasó el actual y popular gobernador Luis Alfredo Ramos, quien buscaba dejar como sucesor a Álvaro Vásquez, y donde se suponía que la maquinaria de los godos marcaría una importante diferencia. El triunfo de Fajardo puede tener varias explicaciones. Primero, goza de un alto prestigio, no solo en Medellín, donde fue alcalde, sino a nivel departamental y nacional, mientras que Álvaro Vásquez estuvo relacionado con varios escándalos de presuntos hechos de corrupción desde que era precandidato. Segundo, Fajardo fue el candidato a la Gobernación que empezó a hacer campaña más temprano y a recorrer todo el departamento. Hizo las últimas giras, además, acompañado del exgobernador y fórmula a la Alcaldía de Medellín, Aníbal Gaviria, que goza de prestigio en ciertas regiones. Álvaro Vásquez, en cambio, empezó su campaña muy tarde y no contó con todos los conservadores. Los caciques tradicionales como Fabio Valencia Cossio y Juan Gómez Martínez no apoyaron su candidatura, y solo en último momento se sumaron a su causa los Suárez Mira. Esta elección es histórica para Antioquia, sobre todo en los municipios rurales, donde se podría decir que se está estrenando el voto de opinión.

Santander: la dinastía Aguilar
 
A los que observaron cómo miles de bumangueses se arrodillaban ante Richard Aguilar en una manifestación pública no les sorprende que él haya salido elegido gobernador de Santander. Pero también hay muchos santandereanos incrédulos que esperaban que el triunfador fuera Luis Fernando Cote Peña, el candidato de las entrañas liberales y del actual gobernador, Horacio Serpa. La competencia entre Aguilar y Cote estuvo teñida de mutuas acusaciones. Ambos pidieron veeduría internacional y hasta la intervención del presidente por los ríos de dinero que corrieron en Santander. Pero más allá de la campaña millonaria que hizo el joven Richard, quien no ha tenido experiencia política, lo que más lo impulsó fue la figura de su padre, el coronel Hugo Eliodoro Aguilar, quien alcanzó a recorrer varias provincias junto a él antes de ser recluido en La Picota. La victoria de Aguilar deja claro que así el resto del país vea al coronel como un representante más de la parapolítica nacional, en Santander el legendario Aguilar sigue siendo admirado por miles de personas que recuerdan más los logros de su gestión con obras y seguridad que sus alianzas con el paramilitarismo. Con su victoria también queda claro que el PIN, que tuvo su origen en este departamento, no está tan debilitado como se creía y es una bofetada para el partido del trapo rojo, especialmente cuando Serpa está a punto de terminar su periodo. Por último, no se puede descartar que la aparición en la tarima con el expresidente Álvaro Uribe, quien aprecia y defiende a su padre, haya catapultado la candidatura de Richard. 

Atlántico: triunfa el liberalismo

Los caciques políticos tradicionales del Atlántico son los grandes perdedores con el triunfo de José Antonio Segebre en la Gobernación, que no llega amarrado al poder tradicional porque ha sido un exitoso empresario de la finca raíz que contó con suficientes recursos para financiar su campaña.  Su contrincante, Jaime Amín, tenía a los pesos pesados del departamento de su lado: Roberto Gerlein, Fuad Char y la casa Name, más los parlamentarios Efraín Cepeda y José Herrera, uno de los duros de Soledad. Amín también contaba con el apoyo de varios concejales, diputados y hasta del expresidente Uribe, que se subió con él a la tarima. Esto pudo haber afectado su candidatura, pues Amín fue uno de los representantes que votaron a favor de la reelección y su esposa terminó premiada con una notaría. También pudieron afectar su campaña los señalamientos de que lo había apoyado la empresaria del chance Enilse López, la Gata, en el pasado. El triunfo de Segebre se debe, en parte, al voto de opinión pero esta es, sobre todo, una victoria más para el Partido Liberal y para el gobernador Eduardo Verano de la Rosa, que deja a un sucesor de su cuerda política. A Segebre también lo apoyaron un sector de La U representado por el congresista Miguel Amín y la senadora Karime Mota. Otro disidente del conservatismo que apoyó a Segebre abiertamente es Laureano Acuña.

Valle: la conquista de J.C.Martínez
 
En el Valle del Cauca se rompió un mito electoral. Se creía, hasta estas elecciones, que el alcalde de Cali y la gobernación eran una llave política inseparable. Pero esta vez la capital del departamento quedó en manos de Rodrigo Guerrero, candidato independiente, y la gobernación, en manos de los políticos cuestionados del departamento. El ganador, Héctor Fabio Useche, del partido MIO, fue el Secretario de Salud del ex gobernador destituido e inhabilitado Juan Carlos Abadía. Su triunfo muestra que la mayoría de sus votos fueron sufragados en los  municipios más pequeños, en donde tienen una notable influencia la familia Abadía y Juan Carlos Martínez, el senador condenado por parapolítica, quien movió los hilos desde la cárcel y aprovechó varios permisos para hacer proselitismo en el departamento. A Useche también lo apoyaron los congresistas del PIN Hemel Hurtado y Jairo Hinestroza, y Carlos Fernando Motoa, de Cambio Radical. Su victoria, sin embargo,  no fue tan arrasadora como se esperaba.  Le dio una dura pelea el candidato  Jorge Homero Giraldo, del partido Liberal pero apoyado por la baronesa de la U, Dilian Francisca Toro y el senador Roy Barreras, los empresarios y el grupo del vicepresidente Angelino Garzón.
 
 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.