Sábado, 3 de diciembre de 2016

| 2015/10/25 21:00

La resurrección de Cambio Radical

El partido del vicepresidente Germán Vargas Lleras fue uno de los grandes triunfadores de las elecciones regionales.

Germán Vargas Lleras, vicepresidente de la República. Foto: Paola Castaño

Germán Vargas Lleras no salía en el tarjetón, pero puede ser considerado uno de los grandes ganadores de las elecciones de este domingo. Su partido, Cambio Radical, con candidatos propios, conquistó la nada despreciable cifra de siete gobernaciones y seis alcaldías capitales. Eso sin contar las numerosas coaliciones que tejió con partidos de todo tipo, desde los de la Unidad Nacional hasta cuestionados como Opción Ciudadana, y opositores al Gobierno como el Centro Democrático.

Cambio Radical venía de ser la quinta fuerza política del país, a la luz de las elecciones del 2014 (las de Congreso) en las que se acercó al millón de votos pero que se tradujo en nueve escaños en el Senado. Muy por debajo de otras fuerzas como La U, el Centro Democrático, el Partido Liberal y el Conservador. Sin embargo, el año pasado había incrementado su votación respecto al 2010.

A simple vista, la resurrección de Cambio Radical ha coincidido con la presencia de su jefe natural en el Gobierno. Vargas Lleras ha liderado varios programas gubernamentales de alto impacto en las regiones. Las casas gratis para los pobres y la ofensiva en construcción de carreteras e infraestructura. El vicepresidente, sin duda, ha empezado a recoger los réditos políticos. 

El logo de Cambio Radical fue el más marcado en los tarjetones a alcaldías en Atlántico, Magdalena, La Guajira, Norte de Santander, Vaupés y Arauca. Pero más allá del universo de votantes, las conquistas electorales del partido del vicepresidente fueron significativas. Todo gracias a la fórmula de conceder avales con el criterio de anteponer los votos a la hoja de vida. 

Sin duda la principal conquista de Cambio Radical se concentra en Barranquilla, donde Álex Char, como estaba previsto, arrasó con casi el 80 % de los votos. 

Pero el gran golpe lo dio el partido en Bogotá, donde respaldó a Enrique Peñalosa a pesar de que sus socios de la Unidad Nacional estaban con Rafael Pardo. A esto se suma que la lista del partido al Concejo de la ciudad fue la más votada. Es decir que Cambio Radical vuelve a ser la primera fuerza política de la capital, con más de 350.000 votos. Nada más ni nada menos que nueve curules. 

También conquistaron las alcaldías de Riohacha, Mitú, Arauca, Tunja y Quibdó, otro histórico fortín de los radicales.

Mientras que en el campo de las gobernaciones, el ejército de Vargas Lleras conquistó las de La Guajira, con la cuestionada Oneida Pinto; Magdalena, con la controvertida Rosa Cotes; Huila, con Carlos Julio González, hermano de la exalcaldesa Cielo González; Cundinamarca, donde avalaron a Jorge Rey; la de Sucre, con Edgar Martínez, quien derrotó al todopoderoso Yahir Acuña. Además, las gobernaciones de Amazonas y Vaupés. 

Los resultados pueden sorprender a muchos, pero quienes hicieron campaña por todo el país sabían que Cambio Radical podría ser el fenómeno de las elecciones. Y no se equivocaron. El partido de Vargas Lleras se ha fortalecido y sale bien posicionado en la largada del 2018, donde su principal objetivo será la Presidencia de la República. Por lo menos, ya es dueño de tres departamentos de la costa, la que, dicen, es la que gana las elecciones. 



¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.