Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2016/02/16 19:22

¿Cambio Radical se quedará con la Contraloría de Bogotá?

Todo indica que en esa colectividad se cocina una estrategia para apropiarse del ente de control encargado de vigilar al alcalde. En ese partido lo niegan.

Julián Henao (Izq), Juan Carlos Granados (Der). Foto: Archivo particular

La elección del contralor de Bogotá está al rojo vivo. A pesar de que sólo el 22 de febrero se abrirán las inscripciones, en los pasillos de la corporación ya se mencionan los nombres de algunos candidatos que tienen un sello particular.

Se trata de reconocidos integrantes del partido Cambio Radical, colectividad que le dio el aval y ayudó a elegir al alcalde Enrique Peñalosa. La elección es urgente. Este domingo, el hoy excontralor Diego Ardila abandonó su cargo al cumplir su periodo.

Para evitar que la Contraloría quedara acéfala, el Concejo nombró en provisionalidad a Ligia Botero, una mujer que ha trabajado 22 años en esa entidad y que era la segunda al mando de ese ente de control. Ella sólo estará allí hasta el 28 de febrero cuando el Concejo elija el titular.  

Rechazo

La postulación que hacen desde las toldas de Cambio Radical no es un tema menor para quienes se oponen a que ese movimiento tome las riendas de la elección. La razón es que algunos concejales no quieren que se repita en la ciudad el lamentable episodio del carrusel de la contratación.

Para ellos tampoco tiene mucho sentido que este ente de control, encargado de vigilar las actuaciones del alcalde y sus secretarías, quede en manos del partido que avaló al alcalde Enrique Peñalosa.

La denuncia de lo que quiere hacer Cambio Radical la han expresado los propios concejales de otras bancadas, quienes se sienten presionados para votar por el candidato que designe ese partido.

El concejal Juan Carlos Flórez (Alianza Social Independiente) dijo a este portal que el Concejo, al no aplicar criterios de meritocracia en la elección, el tema que aplica ahora es “clientelismo disfrazado”. El cabildante afirma que, por esa razón, se apartó de la elección.

“Tiene que ser el resultado de un consenso y no la imposición de ningún partido ni de una repartija”, confirmó el concejal de la Alianza Verde Antonio Sanguino. María Victoria Vargas, del Partido Liberal, también mostró su preocupación por la manera como se estaría manejando esa elección. “Hay rumores en los pasillos”. Incluso, en una carta a la mesa señaló que al no aplicarse la meritocracia, la elección podría ser anulada.

La estrategia

Mientras los días corren, también avanza la estrategia de Cambio Radical para quedarse con el ente de control. Hoy se sabe que algunos de sus integrantes se han reunido en varios sitios, incluso en un prestigioso hotel del norte de la ciudad, desde donde se ha diseñado la fórmula para quedarse con ese cargo.

En la baraja de nombres que hay sobre la mesa se habla de dos, uno de los cuales cuenta con amplio respaldo. Se trata del exgobernador de Boyacá Juan Carlos Granados, que está en el corazón del vicepresidente Germán Vargas Lleras. El otro es Julián Henao, que hoy trabaja como jefe jurídico en la Contraloría de Bogotá. Además es hermano menor del ministro de Vivienda, Luis Felipe Henao.    

Los cabildantes de diversas bancadas le confirmaron a Semana.com que, en el Concejo, esos nombres han sido pronunciados por compañeros de curul del partido Cambio Radical, quienes desde ya están en la labor de ambientar su elección, de hacer cabildeo.

Este portal habló con varios concejales de ese partido que confirmaron la información y pidieron que no se publicaran sus nombres. También dijeron que un sector de esa colectividad está en la línea de la elección a dedo. “Es una grosería, están comprometiendo los votos de la bancada”, dijo un concejal que pidió mantenerse anónimo.

Por su parte, Julián Henao negó querer llegar al cargo. “De forma malintencionada han utilizado mi nombre como posible candidato a algún ente de control de Bogotá. Bajo la gravedad del juramento les digo que esto es falso, no estoy aspirando a un ente de control”.

Los hilos para manejar este tema estarían a cargo de cabildante Julio César Acosta. Él lo niega y asegura que lo relacionan por ser compromisario con los demás partidos. “Decir que un partido se apropia de una entidad es un absurdo, los demás partidos votan, necesitamos 23 votos y sólo tenemos nueve”.

Dijo, además, que por ahora no tienen candidato y que están esperando postulaciones. Semana.com le preguntó por los dos nombres que menciona este artículo. Sobre Granados, afirmó que “le interesa”. Henao, según Acosta, no ha expresado su disposición y tampoco ha hablado con concejales.

El concejal de Cambio Radical Yéfer Vega aseguró que lo que se ha dicho es que se debe respetar la “línea de partido, el candidato debe ser de consenso entre los 34 concejales de la coalición, que le dé garantías a la ciudad y que esté calificado”.

¿Quedará la Contraloría en menos de Cambio Radical? Antes del 28 de febrero se sabrá quién tiene la razón y si los nombres de los aspirantes serán los de esa colectividad.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.