Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/3/2010 12:00:00 AM

Cambio de terna

Con la última votación en la Corte Suprema quedó claro que le tocará a Juan Manuel Santos proponer sus candidatos para Fiscal General.

La reunión extraordinaria de la Corte Suprema de la semana pasada era crucial. Los magistrados convocaron sala plena para calibrar si gracias a la llegada de un nuevo Presidente de la República se habían calmado los ánimos y elegían finalmente Fiscal General de la terna propuesta por el presidente Álvaro Uribe.

Pero no fue así. Por el contrario, el miércoles pasado, los candidatos obtuvieron menos votos que antes. La procuradora auxiliar, Margarita Cabello, que en otras rondas había obtenido 13 votos, esta vez apenas llegó a 12. Lejos de los 16 que necesita para ser elegida. "En sala plena se hizo evidente que solo habrá Fiscal cuando se posesione Juan Manuel Santos", comentó uno de los magistrados a SEMANA.

El problema para elegir en la Corte ha llegado a tal punto de complejidad que el miércoles, cuando trataron de elegir uno de los 23 magistrados cuya silla está vacante desde hace más de un año, se dieron dos episodios casi macondianos. En un arrebato de desespero, uno de los magistrados propuso un sorteo al mejor estilo del baloto. "Metamos unos papeles con los nombres de los candidatos en una bolsa y alguien saca uno de los papelitos y ese es el ganador", sugirió el magistrado.

La idea caló en principio en la sala plena. Pero al final fracasó cuando otro magistrado pidió que incluyeran en la bolsa no solo los nombres de los tres finalistas sino de otros aspirantes que están en la baraja.

La segunda fórmula que intentaron fue la de dividir la sala en dos grupos de once magistrados. El primer grupo elegía a los tres finalistas y el otro grupo elegía al ganador, que luego sería aclamado por la sala plena. Todos los magistrados dieron su voto de aprobación al mecanismo con un sonoro golpe en la mesa. Sin embargo, el elegido fue Luis Gabriel Miranda y después solo obtuvo 12 votos. A un magistrado, visiblemente molesto, le oyeron decir: "No hay honor en la Corte".

Pero contrario a lo que se puede creer, en este caso, como en el de la elección del Fiscal, no es un problema de incapacidad de los magistrados para escoger. La verdad es que en las entrañas de la Corte se está dando un tenso juego de estrategia y el bloque de los que votan en blanco no quiere escoger magistrado, porque si llegan a nombrar a Miranda, este se sumaría al bloque de los que quieren elegir Fiscal y podría desequilibrar la balanza.

En el corto plazo todo indica que nada de eso va a ocurrir. Entre otras cosas, porque siete magistrados van a viajar la próxima semana a China, para atender una invitación del gobierno de ese país para conocer su sistema judicial. La próxima sala plena ya se daría con un nuevo gobierno en el poder.

Lo más probable es que en ese escenario, la terna actual pierda peso y se llegue a una fórmula para cambiarla. Y entonces ahí comenzará otra polémica: ¿el hecho de que el Presidente en ejercicio sea el que proponga la terna provoca de nuevo un desequilibrio de los pesos y contrapesos que consagra la Constitución?

Hoy, esa alternativa puede parecer razonable para quienes creen que actualmente son muchos los pleitos en la Fiscalía en los que el gobierno Uribe tiene intereses. Pero más allá de las bondades políticas de un gobierno de unidad nacional que ayude a sanar las heridas que ha dejado la polarización del gobierno de Uribe, para el sistema de pesos y contrapesos de una democracia no es bueno que un Presidente en ejercicio sea el que terne el Fiscal que lo va a acompañar los cuatro años de su mandato.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.