Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/28/2016 12:00:00 AM

Condenado a 40 años sin saber por qué

Un campesino cordobés fue condenado a 40 años de cárcel por la masacre y el desplazamiento de 14 miembros de la familia Padilla Ortega. Él paga por un caso de homonimia fonética mientras el victimario sigue libre.

A Luis Felipe Vertel Urango lo condenaron a 40 años de cárcel por una despiadada persecución desatada contra la familia Padilla Ortega en la vereda La Rula, San Pedro de Urabá. La familia que fue masacrada y perseguida durante 20 años por miembros de las AUC que asesinaron a los padres, a 10 de los 13 hijos, a un cuñado, a una sobrina menor de edad y a un empleado de la finca.

La historia que da origen a la condena de Luis Felipe Vertel Urango comenzó el 27 de noviembre de 1994, cuando un grupo paramilitar obedeciendo órdenes de los hermanos Fidel y Carlos Castaño, y de Salvatore Mancuso Gómez, llegó a la finca las Gardenias. En este lugar, Alejandro Padilla Guerra y su esposa Evangelina Guerra procrearon 13 hijos y construyeron un patrimonio de 500 hectáreas y 750 reses.

Le recomendamos: "Todos somos culpables del paramilitarismo"

Ese amanecer, cuando tres de los hermanos Padilla Guerra se encontraban en los corrales ordeñando, un grupo de 100 hombres armados comandados por Salvatore Mancuso llegó preguntando por Alejandro Padilla Guerra.

Como no se encontraba en la casa, ordenaron a sus hijos Waldemaro, Estanislao y Roberto que los acompañaran al filo de un cerro, en el camino se llevaron también a uno de los empleados apodado el ‘manco’. Una vez arriba, los degollaron y les dieron un tiro de gracia.

Antes de marcharse los paramilitares ordenaron a los familiares sobrevivientes que no salieran de la finca hasta después de cinco días. Los paramilitares los acusaban de ser auxiliadores de la guerrilla. Tras el asesinato de los tres hermanos, los paramilitares ordenaron a los hermanos Sofanor y Misael Padilla recoger el ganado, más de 500 reses, y se lo llevaron junto con caballos y mulas.

El sector donde está ubicada las Gardenias se había convertido para entonces, con el floreciente negocio del narcotráfico, en un punto estratégico para el tráfico de armas y de drogas. Sin saberlo, ese día y a pesar de estar a varios kilómetros de la finca, comenzó la desgracia que hoy tiene tras las rejas a Lucho Vertel Urango. 

Es un campesino nacido en el año 1964 en Valencia. Lo acusaron de haber sido el causante de la desgracia de los Padilla porque existía una enemistad entre estos y un hombre llamado Luis Bertel Durango, que como vecino de la finca Las Gardenias había sido acusado de robarse 15 vacas paridas.

Familia errante

Mientras Alejandro y su esposa, Evangelina, con algunos de sus hijos, se fueron para Belén de Bajirá, Urabá chocoano, otros se quedaron en Valencia. Allá en Bajirá, donde había comprado una finca de 145 hectáreas para rehacer su vida, fue ubicado por los paramilitares, quienes llegaron preguntando por él. Nuevamente se desplazaron hacia San José de Morrocoy, en San Pelayo, Córdoba, donde vivía una hermana de Padilla. Por lo menos a 400 kilómetros de distancia de Urabá.

Pero en la madrugada del 19 de mayo de 1997 los paramilitares llegaron a su casa en Morrocoy mataron a Alejandro; a su esposa, Evangelina, a sus hijos Alejandro y Aminarat, y ametrallaron e incendiaron la casa de su cuñado Edilberto Contreras: murieron él y Solfady Contreras Padilla, una niña de 10 años.

El 15 de septiembre del mismo año asesinaron a Sofanor y a Misael por haber denunciado los homicidios desoyendo la advertencia de los paramilitares de no denunciar los hechos. Para esta fecha ya habían sido asesinados los padres, Alejandro y Evangelina; los hijos Waldemaro, Estanislao, Roberto, Alejandro, Aminarat, Sofanor y Misael; un cuñado, y una sobrina. Los otros hijos, dos mujeres y cuatro varones, se mantenían escondidos.

Luego asesinaron a Vladimiro, a quien encontraron accidentado en una cuneta en cercanías de Valencia, pero tenía disparos en la cabeza y golpes en el cuerpo. Finalmente asesinaron a Gildardo y hoy sólo quedan tres de los 13 hermanos Padilla Ortega.

Testimonios

En su investigación el CTI recibió los testimonios de Sofanor Padilla Ortega y de Jader Padilla, un sobrino, quienes habrían coincidido en decir que el día que mataron a los hermanos los paramilitares hablaban de un tal Lucho Vertel como la persona que acusaba a los Padilla de ser guerrilleros.

Lo cierto y lo que se ha sabido después de la condena contra Luis Felipe Vertel Urango, es que la familia Padilla Ortega tenía un vecino de nombre Luis Gonzaga Bertel Durango en la vereda La Rula. Al respecto, Virginia Padilla, hermana de Alejandro, en declaración extrajuicio ante un notario afirmó el pasado 16 de julio que ellos crecieron teniendo como vecino a un señor Luis Bertel, y para salir de las dudas fue a la cárcel a verificar si ese que está pagando condena es el mismo.

En la diligencia fue acompañada por la defensora pública de Córdoba y en su declaración ante notario afirmó que ese Luis Vertel que está preso no es el mismo que ella conoció en San Pedro, porque había sido amigo de ellos desde niños. Que Luis Bertel Durango es blanco, de pelo indio ralito, alto, viste bien, usa sombrero vueltiao y el campesino que ella conoció en la cárcel era de cabello rizado, bajito, tez morena, y no lo había visto nunca.

El excomandante paramilitar Jesús Roldán, alias ‘Monoleche‘, quien el pasado 25 de julio rindió una declaración en la que bajo la gravedad de juramento, dio otro testimonio y dijo que Luis Felipe Vertel Urango nunca perteneció a las AUC y tampoco lo vio pertenecer a otro bloque. ‘A este señor Vertel Urango lo confunden con Luis Bertel Durango, el verdadero culpable de la masacre y persecución de la familia Padilla, a quien conocíamos en las AUC con el alias de ‘El compadre’, quien además participó en los operativos par asesinar a esta familia.

Puede leer: "Tribunal de Medellín ordenó libertad de alias ‘Monoleche‘"

En ese operativo participó el comandante Mancuso y fue ordenada por los hermanos Vicente y Carlos Castaño Gil. Al final de su declaración, Roldán agrega que se tenga en cuenta el hecho de haber pertenecido a las AUC desde el año 1988.Si Virginia, hermana de Alejandro Padilla y el exparamilitar Jesús Roldán no reconocen a Luis Vertel como vecino o miembro de las AUC, sino que hablan de un Luis Bertel diferente a quien paga la condena de 40 años, donde está la confusión.

En primer lugar, la condena contra Luis Vertel Urango se hizo en calidad de reo ausente y fue capturado en enero de 2015 cuando venía a visitar a sus padres que viven en Valencia. En segundo lugar, quienes acusaron y quienes realizaron la investigación identificando a un tal Lucho Vertel, no verificaron que se trataba de dos personas distintas y al transcribir el nombre los agentes de policía judicial escribieron Luis Vertel.

Pero en el proceso reposan dos fichas de la registraduría, una que se refiere a Luis Felipe Vertel Urango y la otra a Luis Gonzaga Bertel Durango, pero el Juzgado Segundo Especializado del Circuito de Antioquia, no atendió la solicitud de la Procuraduría General y de la Fiscalía, quienes pidieron no dictar condena porque no estaba probada la plena identificación de Luis Vertel como participe en los hechos.

SEMANA estuvo en Valencia, Córdoba, en la casa donde vive José Vertel, un hombre de 100 años, ciego, que acaba de enviudar hace dos meses de su esposa Rosa Durango, padre de Luis Vertel, hablamos con sus hermanos Elías y Fanny, así como con uno de sus cuñados, quienes describen a Luis Felipe Vertel como un hombre pobre, un campesino cuyo único oficio ha sido cultivar y limpiar a punta de machete cultivos a destajo. Su cuñado Jesús Buelvas dice que Luis Vertel es un hombre pobre, que a veces no tiene para comer y a quien nunca han visto ni con uniforme del Ejército porque no prestó el servicio militar.

"Conozco a Luis Vertel hace 40 años, él se ha dedicado a ganarse la vida a punta de machete. Usted cree que un escolta de las autodefensas vive pobremente como vive Luis, a quien la mujer lo dejó. Luis no sabe montar bicicleta, esos escoltas andan en motos y carros, con plata en el bolsillo. En este país se muere uno por una letra".

Una anotación final, cuando Sofanor y Jader Padilla dijeron que Luis Vertel había sido el que había indispuesto a su familia acusándola de guerrilleros y participó en los hechos en los que murieron sus hermanos el 24 de noviembre de 1994, dijeron que Luis Vertel estaba en compañía de su hijo Debie. Resulta que Luis Vertel Urango tiene un hijo que se llama Jader Vertel Flórez, nacido en marzo de 1994, es decir que en noviembre era un niño que a duras penas gateaba.

La juez consideró que Luis Vertel había sido plenamente identificado y que la solicitud de la Procuraduría y la Fiscalía no eran de buen recibo, decisión que fue respaldada por tres magistrados del Tribunal Superior de Antioquia, pero ante la Corte Suprema fue admitida una tutela el pasado 2 de noviembre contra la sentencia judicial que condena a Luis Vertel Urango por la persecución, masacre, desplazamiento y hurto de las fincas de la familia Padilla Ortega, de quienes hoy sólo sobreviven dos mujeres y un varón.En esta historia se ha cometido una doble injusticia.

En primer lugar, porque la persecución, desplazamiento y despojo de la familia Padilla Ortega sigue impune y en segundo lugar porque ha sido condenado un inocente campesino cuyo único pecado es coincidir fonéticamente sus nombres y apellidos con los del victimario pero gramaticalmente existen dos: Lucho Bertel Durango, el miembro de las AUC, vecino de los Padilla y determinador de los hechos, y Luis Vertel Urango, condenado a 40 años de prisión sin saber por qué. ?

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.