Lunes, 22 de diciembre de 2014

| 2013/07/19 00:00

Canadiense no aparece aunque secuestradores están presos

Alias ‘Julián’ y el ‘Calvo’ y cinco personas más, deberán responder por el plagio de Jernot Wobert.

Labores de inteligencia permitieron ir identificando a los presuntos secuestradores. Foto: Cortesía Ejército.

Luego de que el país conoció el secuestro de seis personas, entre ellas tres extranjeros, en el sur de Bolívar en enero pasado, las autoridades le declararon una intensa persecución a los miembros del ELN señalados de ser sus captores.

Cinco de los contratistas secuestrados fueron dejados en libertad por esa guerrilla cuando estaban prestos a cumplir un mes en cautiverio. En ese entonces tuvieron la posibilidad de regresar al seno de su familia los colombianos William Batista, Manuel Zabaleta y Alexis López y de los peruanos Javier Leandro Ochoa y José Antonio Mamani. Mientras el canadiense Jernot Wobert continuó en manos de la organización armada.

Desde el mismo momento en que se dio el suceso, el Ejército comenzó a armar toda una estrategia que le permitiera no sólo encontrar a los secuestrados, que habían sido privados de su libertad inmediaciones de un campamento minero de la empresa Geo explorer ubicada en zona rural de Norosí (Bolívar), sino también a los captores.

Labores de inteligencia permitieron ir identificando a los presuntos secuestradores, la forma que estaban organizados y la función que cada uno desempeñaba. Tres días después del secuestro, un grupo de 11 guerrilleros fueron capturados y otros más se desmovilizaron tiempo después, lo que permitió que con la colaboración de algunos de ellos, se pudiera afianzar aún más la ubicación de los responsables.

El primero en caer el pasado 8 de julio fue alias ‘Mario Marica’ o ‘Mario Solano’, segundo cabecilla de la región del Norte del Frente de Guerra Darío Ramírez del ELN, él fue capturado por la Policía. El anuncio fue hecho por el propio presidente, Juan Manuel Santos, pero este apenas era uno de los eslabones de la organización.

Faltaba quizá la pieza más importante, es la persona que habría planeado milimétricamente todo el hecho, la manera en que se haría la incursión y quiénes serían sus víctimas. Se trata de Libardo Gómez Acuñas, alias ‘Julián’, miembro del ELN durante 25 años y jefe de ‘Mario Marica’. El presunto subversivo fue capturado por tropas de la Quinta Brigada, adscrita a la Segunda División del Ejército. Entre su labor tendría la de ejercer el mando de los frentes José Solano Sepúlveda, el frente Guillermo Ariza y la Compañía Anorí.

Junto a él fueron detenidos 15 guerrilleros encargados de su custodia. Llama la atención que ocho de ellos eran menores de edad, lo que lleva a pensar que ante las pérdidas de sus combatientes, ya sea porque han sido capturados, muertos en enfrentamientos o se han desmovilizado, la opción de la organización ha sido la de incorporar a sus filas a nuevas tropas, sin importar su edad y la inexperiencia que los lleven a cometer graves errores como el que desató su captura.

Entre el grupo se encuentra José Iván Castañeda, alias ‘Calvo’, a quien se le señala como el jefe de seguridad de ‘Julián’, pero su importancia radica en que habría tenido un papel que lo destaca en el secuestro de las seis personas y posterior custodia de Jernot Wobert. De quien se sabe desde un comienzo fue separado de sus compañeros, esto al parecer con la firme intención de mantenerlo cautivo, como ha sucedido hasta el día de hoy.

‘Julián’, de 40 años, y ‘Calvo’, de 39 años, fueron localizados tras varios días de seguimientos en la Vereda La Cuchilla del municipio de Morales, cuando se encontraban de tránsito por una de las fincas de la zona. Ante la sorpresiva llegada del Ejército no habrían tenido más opción que rendirse y entregar sus armas.

Los jefes guerrilleros tienen algunas cuentas pendientes con la justicia por delitos relacionados con extorsión, porte ilegal de armas, homicidios entre otros. A ‘Julián’ se le sindica de liderar atentados, extorsiones a las empresas mineras del Sur de Bolívar y secuestros.

‘Calvo’ había sido capturado en el municipio de Arenal, Sur de Bolívar, esto en el 2011. se le señala del delito de rebelión al tener una orden de captura en su contra. En ese entonces fue presentado como el hombre de confianza de ‘Mario Marica’ y ‘Julián’. A los tres se les sindica además de coordinaba la comercialización de base de coca y fortalecía la red de milicias con menores de edad.

Aunque el Ejército tiene claro que los dos hombres fueron algunas de las fichas claves en el rapto de las seis personas y que además conocerían del paradero del canadiense, su posición inicial tras su captura es la de apegarse a su derecho a guardar silencio y no entregar información.

En el operativo también detenidos alias ‘Mocho Edwin’, quien llevarías 15 años en el ELN y se desempeñaba al parecer como cabecilla de comisión del frente José Solano Sepúlveda y los guerrilleros rasos ‘Wicho Peludo’, ‘Henry’, ‘Brayan’ y ‘Marlon’. Los menores de edad fueron puestos a disposición de Bienestar Familiar.

A los presuntos guerrilleros, quienes serán llevados ante un juez de control de Garantías en Bucaramanga, les fueron incautados nueve fusiles, dos pistolas, un revólver, cartuchos, proveedores de diferentes calibres, entre otros elementos.

Pese a que las capturas significan sin duda el segundo golpe para el ELN en menos de 24 horas luego de la desmovilización de 30 de sus integrantes, la mayor preocupación es que el extranjero secuestrado sigue en poder de esa guerrilla, aún cuando el Gobierno les ha exigido su liberación, como muestra de una verdadera intención de diálogo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×