Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/30/2008 12:00:00 AM

Canciller en la sombra

Después de 35 años de carrera diplomática, el viceministro Camilo Reyes se retira del Ministerio de Relaciones Exteriores.

En Colombia lamentablemente no existe una carrera diplomática seria. Con frecuencia, la Cancillería es un cargo adjudicado con criterio político y no con base es experiencia en el manejo de las relaciones internacionales. Ese ministerio, que debería ser uno de los más importantes del país, se les otorga a personas cuyo principal atributo es el carisma. Son pocas las excepciones en los últimos tiempos en las que han llegado personas preparadas como Julio Londoño, Luis Fernando Jaramillo, Rodrigo Pardo o Guillermo Fernández de Soto.

Sin embargo, pese al alto grado de improvisación, existe una política exterior. Y esto en buena medida se debe al trabajo del vicecanciller, Camilo Reyes, que acaba de renunciar a su cargo. Así como se dice que Fidel Castro ha sobrevivido a 10 presidentes de Estados Unidos, Reyes ha sobrevivido al menos a 16 cancilleres.

Cachaco de pura cepa, ha sido el relojero que ha mantenido las piezas de este ministerio funcionando con precisión y se va después de 35 años de trabajo. El vicecanciller Reyes busca su jubilación satisfecho del trabajo realizado y para cumplir con un deseo que lo anima desde cuando trabajó con Naciones Unidas en el tema del comercio ilícito de drogas y desarme. Empezará desde la Universidad del Rosario el montaje del primer Observatorio de desarme para Bogotá.

Allí llega luego de ostentar los cargos más altos a los que un diplomático con su trayectoria puede aspirar. En su hoja de vida se cuentan al menos cuatro encargos formales del ministerio y también el título de canciller. Al final del mandato de Ernesto Samper fue nombrado ministro por tres meses. El único de carrera que ha tenido el país.

Después fue a la embajada en Ginebra, Suiza, y allí encabezó la misión de Colombia ante Naciones Unidas. Antes, entre 1994 y 1993, había estado al frente de las embajadas ante la República Checa y Eslovaquia.

En muchas ocasiones fue el encargado de ser la voz de Colombia ante organismos internacionales y otras tantas como jefe de delegaciones. Tan serio fue siempre, que los ministros tenían en él la tranquilidad de cumplir con todas las normas protocolarias en los documentos oficiales y de los preparativos a la hora de una visita oficial de un jefe de Estado, una cumbre iberoamericana, o la firma de un tratado internacional.

Muchos de los que lo conocen bien creen que Reyes es un fiel exponente de la palabra diplomático en todo el sentido. “Es de los que siempre quieren mantener las vías del diálogo, no se inclina por las decisiones que generen líos con algún país, es totalmente apegado al camino de las buenas relaciones”, afirma un diplomático colega suyo del ministerio.

Estos años del gobierno Uribe no fueron fáciles para el viceministro Reyes. Él, enemigo de casar peleas, tuvo que vivir la más dura crisis diplomática que ha tenido el país con Ecuador, con quien todavía siguen rotas la relaciones, y con Venezuela. Su deseo de iniciar su retiro se pospuso ante la coyuntura y ante el vaivén en el que estuvo la Cancillería en los últimos tiempos. En el ministerio hubo una especie de campaña de apoyo para que no llegara el día de su retiro, pero él lo tenía claro, era hora de partir.

Al canciller Jaime Bermúdez le hará falta la presencia de este valioso viceministro, y reemplazarlo será un reto muy grande.
 
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.