Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/20/2015 3:00:00 PM

Cancillerías de Colombia y Venezuela se reunirán para tratar la situación fronteriza

Desde este jueves la frontera permanece militarizada y estará cerrada por 72 horas. La reunión de la canciller María Ángela Holguín con su homóloga sería el próximo 14 de septiembre.

La frontera colombo-venezolana permanece militarizada y en calma este jueves, luego de que el presidente Nicolás Maduro anunció un cierre por 72 horas tras una "emboscada militar" que dejó tres militares y un civil heridos.

El acceso principal por el puente internacional Simón Bolívar, cercano al pueblo de San Antonio, así como los puentes Unión de Boca de Grita y Francisco Paula Santander de Ureña, todos en el estado Táchira de el país vecino, permanecen bloqueados con alambres de púas y presencia militar.

Tanto en el lado venezolano como en el colombiano del puente, decenas de personas permanecen sin poder cruzar la frontera a pie, mientras que el tránsito vehicular es prácticamente inexistente.

Este jueves, Maduro aseguró que dos de los militares heridos "están debatiéndose entre la vida y la muerte", anunció el despliegue de un operativo especial para detener a los autores del ataque y criticó con firmeza estos hechos de violencia, que según él son "importados de Colombia".

"Son múltiples las pruebas de que esta peste paramilitar ha sido traída por la ultraderecha venezolana y enviada por la ultraderecha colombiana para crear violencia y muerte en el país", aseguró el mandatario.

Por su parte, la canciller María Ángela Holguín consideró el cierre una "medida soberana" de Venezuela y anunció que se reunirá "posiblemente el día 14 de septiembre" con su homóloga Delcy Rodríguez para analizar "muchos de estos temas sensibles que tocan a la frontera".

También el secretario general de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), Ernesto Samper, sugirió el jueves desde Quito que "paramilitares colombianos" podrían estar detrás del ataque.

Maduro dijo que la situación de la frontera entre ambos países es "dramática" y que persiste una "crisis migratoria", con más de 120.000 colombianos que han ingresado a Venezuela en lo que va de año "huyendo de la pobreza y la miseria", y que pondrá en marcha un "plan especial migratorio", del que no ofreció detalles.

El del miércoles es el segundo ataque armado que se reporta en la zona desde finales de julio, cuando pobladores colombianos denunciaron la muerte de un compatriota presuntamente a manos de militares cuando transportaba mercancías de Venezuela a Colombia por un paso clandestino.

El 28 de julio, el gobierno venezolano negó una incursión militar en territorio colombiano denunciada por campesinos y difundida por la Defensoría del Pueblo en Bogotá.

Una frontera permeable y peligrosa

 
Venezuela y Colombia comparten una porosa frontera de 2.219 km donde las autoridades de ambos países denuncian la actividad de grupos guerrilleros, paramilitares, narcotraficantes y contrabandistas de combustible y otros productos fuertemente subsidiados por el gobierno venezolano.

La denuncia de Maduro se produce en momentos en que su país enfrenta un desabastecimiento de al menos dos tercios de los productos básicos, un fenómeno que analistas atribuyen al férreo control de precios y a una sequía de divisas por la caída de los precios del petróleo, que genera 96 % de los dólares de este país altamente dependiente de las importaciones.

A ello se suma una inflación que al cierre del 2014 rozó el 70 % (último dato oficial), pero que según expertos ya habría sobrepasado los tres dígitos.

Esto ha agudizado la depreciación del bolívar, sometido a cuatro tipos de cambio, de los cuales el paralelo es 110 veces superior al oficial de 6,3 bolívares por dólar.

Según la consultora privada Ecoanalítica, los contrabandistas de combustible pueden obtener una ganancia del 3.000 % en la gasolina que trasiegan desde Venezuela a Colombia.

Estas distorsiones han generado una escasez de billetes de alta denominación en la región limítrofe, donde, de acuerdo con una investigación de Ecoanalítica, los contrabandistas pagan hasta 140 bolívares por un billete de 100, lo que facilita su logística para comprar productos en Venezuela que son revendidos en Colombia.

Aun cuando no hay una ordenanza del Banco Central, clientes de bancos en la frontera reportan que las entidades financieras venezolanas han limitado los retiros de efectivo para enfrentar este problema.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1861

PORTADA

Prieto en la mira

La imputación de cargos al exgerente de la campaña de Santos sorprendió. Pero esta no tiene que ver con el escándalo de Odebrecht ni con la financiación de las campañas. ¿Por qué?