Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/1/2010 12:00:00 AM

Candidatos a Fiscal presentaron sus cartas ante la Corte Suprema

En orden alfabético, Carlos Gustavo Arrieta, Juan Carlos Esguerra y Viviane Morales, expusieron en audiencia pública ante los magistrados de la Corte Suprema sus hojas de vida e ideas. Detalles de sus intervenciones.

El exprocurador Carlos Gustavo Arrieta, el ex ministro de Defensa Juan Carlos Esguerra y la excongresista Viviane Morales se presentaron este miércoles en una audiencia pública ante la Corte Suprema de Justicia para exponer sus hojas de vida y cómo serían sus gestiones en caso de que lleguen al cargo de Fiscal General de la Nación.
 
La audiencia pública es parte del proceso de selección empleado por la Corte para decidir quién será quien asuma los destinos del ente investigador, que desde hace 16 meses está en cabeza del fiscal encargado, Guillermo Mendoza Diago.
 
La audiencia pública es el primer paso del tribunal en aras de agilizar la elección del Fiscal. Según el propio presidente de la Corte, Jaime Arrubla, el tribunal intentará tomar una decisión este miércoles. La Corte también intentará elegir al próximo presidente del tribunal y a los magistrados que ocuparán los puestos vacantes. 
 
La terna que se presentó hoy ante la Corte fue la que hace unas semanas fue postulada por el Gobierno de Juan Manuel Santos, en aras de destrabar el proceso de elección de Fiscal.
 
Estos son apartes de las intervenciones de los ternados ante los magistrados de la Corte Suprema de Justicia:
 
"El instrumento penal no puede enfrentar todos los males": Viviane Morales
 
Durante su intervención la excongresista, de 48 años, hizo un breve recuento de su hoja de vida.
 
Ante los magistrados de la Corte Suprema de Justicia, la excongresista Viviane Morales recordó que había estudiado en la Universidad del Rosario, en donde se graduó de abogada; que había estudiado en Francia un doctorado y que a su regreso a Colombia se desempeñó como investigadora y profesora de Derecho Constitucional. 
 
En el sector público trabajó como asesora del Ministerio de Desarrollo, fue asesora en la Asamblea Nacional Constituyente, representante a la Cámara en dos periodos y senadora en uno.
 
Morales advirtió que la responsabilidad de los problemas de criminalidad no se podía endilgar solamente al sistema judicial, porque lo vuelve ineficaz. Recordó que el Estado colombiano “es muy dado a las reformas de la política penal”, pero insistió en que “el instrumento penal no puede enfrentar todos los males”.
 
Morales dio cuenta de algunos aspectos del funcionamiento, presupuesto y recursos de la Fiscalía. Dijo que ésta cuenta con 23 mil funcionarios y tenía un presupuesto de un billón de pesos, “casi el 50 por ciento de la rama”.
 
Por esta razón, dijo, La Fiscalía debe ser administrada. “Requiere dirección y gerencia”, argumentó. Recordó que el sistema ha sufrido tres cambios pero que el más significativo es el paso al sistema penal acusatorio. No obstante, indicó, la Fiscalía no sufrió un cambio en su estructura a la altura de esa exigencia.
 
Sobre el fortalecimiento institucional, reiteró lo que hasta ahora la mayoría de los postulados a Fiscal ha dicho: que es necesaria la implementación de la carrera judicial. No obstante, Morales señaló que ésta también debía exigir la evaluación de los funcionarios una vez ya están en sus cargos. “Carrera sí, burocratización no”, advirtió.
 
La excongresista dijo que la Policía Judicial no puede tener resultados “cuando un investigador tiene hasta 400 casos”. Por eso enfatizó en la necesidad de capacitar, tecnificar y profesionalizar a los investigadores.
 
“Me parece importante construir una Fiscalía con rostro amable”, dijo. “El poder de castigar es el más terrible y odioso de todos los poderes”, agregó. Con estas palabras dio a entender que en su gestión, en caso de que sea elegida Fiscal, trataría de darle una imagen a la institución cercana a la ciudadanía.
 
Acto seguido Morales indicó que desde 2006 no tenía contratos con el Ejecutivo y que no ha estado en causas partidistas desde entonces. “Debo resaltar la condición de mi absoluta independencia”, dijo.
 
Luego hizo un balance de los numerosos casos que desde 2005 hasta 2009 ha recibido al Fiscalía (dos millones de noticias criminales) y cómo la mayoría de ellos están en indagación. 
 
Así mismo, dijo que la tarea urgente es la de examinar las causas de la congestión y crear filtros para definir qué casos ameritan o no llegar a otras instancias. Morales propone darle aplicación más intensa al principio de oportunidad, como instrumento efectivo para el perdón.
 
Frente al hecho de que la lucha contra la congestión en la justicia es recurrente desde hace más de tres décadas, dijo que valdría aplicar el principio de comenzar por hacer lo necesario y después lo posible para llegar a lo imposible.
 
Sobre la tarea de la Fiscalía frente al ciudadano común, recordó que el 56 por ciento de los casos son contra la vida y el patrimonio económico. “La Fiscalía se ha dedicado a los casos fáciles y no los más complejos”, agregó. En su opinión, las cifras de eficiencia no pueden estar determinadas por el cambio del criterio.
 
Pidió insistir en la necesidad de aplicar la ley de las pequeñas causas, porque, señaló, para la víctima no hay pequeñas causas, son sus bienes.
 
En la lucha contra las bandas criminales dijo que hay que seguir desarrollando esas tareas, por ejemplo, contra el narcotráfico. Y frente a una eventual gestión suya apuntó su decisión de enfrentar el fenómeno de la corrupción: “cero tolerancia”. 
 
suscrito todos los mecanismos de justicia internacional. “Esto significa que el país tiene un compromiso pleno con los derechos humanos”, dijo. Pero también implica importantes esfuerzos del Estado para lograr “resultados en ejecuciones extrajudiciales, homicidios contra indígenas, sindicalistas, tortura, reclutamiento de menores en el desarrollo del conflicto armado, violencia sexual, amenaza contra los defensores de derechos humanos…”

Morales dijo que se debía lograr resultados en las investigaciones por los cuales está demandado el Estado. Al respecto de la recién creada unidad de Desplazamiento dijo: “Mucho se ha hablado de justicia verdad y reparación, pero la Fiscalía tiene la responsabilidad de que se hable de la garantía de no repetición. Es aquí (en esta unidad) en donde las investigaciones nos deben conducir a ello. Se debe poner todo el empeño para la restitución de tierras y la reparación de víctimas”, agregó.

Al respecto de la Ley de Justicia y Paz dijo que era el instrumento de Justicia Transicional “por medio del cual se busca el paso por ese período ominoso de nuestra historia hacia la superación del conflicto”. Dijo que era consciente de que el proceso no es simple, “teniendo en cuenta que se deben garantizar estándares mínimos internacionales, asociados al respeto del derecho de las víctimas”, explicó.

A pesar de que solo se ha proferido una sentencia, respaldó el hecho de que las víctimas se hayan podido reconocer como tales gracias a esa Ley. “Hay que resaltar el hecho de que se han reconocido más de 300 mil víctimas y en las audiencias han participado más de 30 mil. El primer derecho de la víctima es el derecho al reconocimiento”, aseguró.

No obstante, indicó que en los procesos de Justicia y Paz lo mejor sería tratar de simplificar el trámite reduciendo la cantidad de audiencias. Además, dijo que era necesario hacer un seguimiento a los procesos abiertos en razón de la “compulsa de copias”. Es decir, vigilar qué pasa con otros procesos que se han derivado de las confesiones en medio de las investigaciones de los crímenes cometidos por los paramilitares.

Al final dijo que si era elegida como Fiscal, “asumiré un compromiso sin descanso por la justicia. Porque como dijo el profeta Isaías: ‘el efecto de la justicia será la paz de la justicia y la labor de la justicia seguridad y reposo para siempre”.
 
"La Fiscalía debe ser un faro ético y moral": Juan Carlos Esguerra
 
Juan Carlos Esguerra, el segundo ternado que tuvo la posibilidad de exponer su hoja de vida y sus ideas, empezó su discurso hablando de su infancia y de cómo transcurrió su niñez, para dar paso a su formación académica y a lo que más adelante se convirtió en su mayor obsesión: el derecho. Profesión que, según el mismo Esguerra, le ha permitido hacer aportes en hechos tan trascendentales para la dinámica nacional como lo fue la elaboración del sistema a la reforma a la justicia, en la que participó.
 
Habló sobre su experiencia como ministro de Defensa, que según él, le dio la posibilidad de conocer el país en el poco más de un año que estuvo en el cargo.
 
Al referirse a los temas centrales de su exposición, señaló que ante la imposibilidad, por tiempo, de citarlos uno a uno, nombraría los que a su juicio son los más importantes.
 
Fue así como aseguró que Colombia atraviesa en la actualidad un gran problema: el que se refiere a la "distorsión seria en lo penal".
 
"La gente ha ido en materia cultural judicializándolo todo, o queriéndolo hacer. Es importante que se busque justicia, pero que la base para lograrlo no sea la penalización”, aseguró Esguerra, quien continuó diciendo que “hay una evidente congestión de procesos judiciales. De allí que haya que desarrollar una tarea que permita descongestionar los despachos judiciales, las Cortes, la Fiscalía”.
 
Para Esguerra, lo penal debe ser la última instancia y no la primera, ya que en este momento, a su juicio, se vive un "exceso de penalización".
 
Otro aspecto, que para el ternado resulta de suma importancia, es el que tiene que ver con la coexistencia de varios sistemas penales.
 
“La Ley 600 de 2000, la Ley 995 y la Ley de Justicia y Paz funcionando al tiempo, implican inconvenientes, porque no resulta fácil manejarlas. Este punto debe ocupar la atención de quienes lleguemos a tener que ver con estos asuntos”, dijo Esguerra.
 
El ternado agregó que en “el país a veces no se tiene claridad al respecto de qué es lo que dice la Ley de Justicia y Paz (...) Según mi consideración ésta estableció un sistema procesal demasiado pesado y complejo que ha llevado a que los resultados de casos resueltos sean ridículos”. 
 
Esguerra expuso también sus intenciones de ampliar la base de fiscales dentro del ente investigador y adelantar un proceso de reestructuración interna. “Si se mira con cuidado cómo está distribuido el personal, hay sobredosis de funcionarios y escasez de fiscales. Las secretarías se han constituido en 'cuellos de botella'”.
 
Dijo además que se debe buscar la manera de fortalecer la mística y la moral de quienes trabajan en la Fiscalía. “Hay que insistirles en que cumplen una función maravillosa y responsable para que se sientan orgullosos de trabajar en la Fiscalía”.
 
Señaló también que “hay que establecer y definir una política que sopese las grandes y pequeñas causas, para que le quede claro a los colombianos que por causas pequeñas también habrá atención del Estado”. Por lo que dijo que, de ser elegido, impulsará un proyecto de ley que le dé facultades a la Fiscalía para filtrar los procesos judiciales y determinar cuáles deben acabar en instancias penales.
 
Esguerra se refirió también a la importancia de fortalecer a la Policía Judicial, “sobre todo en la búsqueda de pruebas, nuestro sistema ha estado teniendo como centro de gravedad las solas declaraciones de testigos. No estamos aprovechando las pruebas técnico-científicas”.

Por último, Esguerra señaló que la Fiscalía debe convertirse en un faro ético y moral. Un punto de referencia con proyección. Por eso dijo, que de quedar en el cargo de Fiscal General, tendrá “la tarea de cumplir en todos los casos y sin excepción, con independencia, con objetividad, con severidad, con disciplina, prudencia, templanza, estudio, trabajo, con respeto por la dignidad humana y con amor por la justicia, el derecho y Colombia”.

"Mi único criterio será el jurídico y mi único faro será el derecho": Carlos Gustavo Arrieta
 
El exprocurador Carlos Gustavo Arrieta, fue el primero de los candidatos a fiscal en ser escuchado por la Sala Plena de la Corte Suprema de Justicia en la audiencia pública que se celebró este miércoles.
 
Advirtió que en 30 minutos era difícil decir todo lo que pensaba sobre el ente acusador y cómo debe ser la gestión del próximo Fiscal para ayudar a su mejoramiento.
 
Arrieta comenzó haciendo un balance de los procesos que tiene la Fiscalía a su cargo.
 
Dijo que a diciembre 31 de 2009, el ente investigador tenía a su cargo 1'400.000 procesos “de los cuales más de 1'200.000 pertenecen al sistema penal acusatorio y se rigen por los postulados de la Ley 906, y cerca de 180.000 pertenecen al sistema mixto anterior. Todo esto sin contar con los procesos de Justica y Paz”.
 
“Todo indica que esa congestión se va a agravar más, pues según los promedios históricos habrán ingresado más de 950.000 noticias criminales nuevas de las cuáles la Fiscalía apenas logrará evacuar el 44,8 por ciento (promedio anual histórico)”, advirtió.
 
Argumentó que aún si no se radicara una denuncia más a partir de enero entrante, la Fiscalía necesitaría cuatro años para resolver los casos que ya tiene pendientes.
 
Por esto dijo que la Fiscalía debía promover soluciones de fondo, que pasan “por un esfuerzo preventivo, económico y político”, dijo.
 
Para esto propuso cuatro líneas de acción:
 
La primera: fortalecer las salas de atención al usuario para lograr conciliaciones en casos como hurtos, inasistencia alimentaria, entre otros, que representan el 59 por ciento de los casos que investiga la Fiscalía. En ese sentido propuso también modificaciones a las leyes vigentes para reducir la acumulación de procesos. Por ejemplo, dijo que se debía eliminar la denuncia como requisito para que las aseguradoras respondan en casos de accidentes o de robos.
 
Asimismo anunció medidas para evacuar procesos con rapidez, para lo cual señaló que es “indispensable que la Fiscalía trate de agilizar la expedición del la ley de las pequeñas causas”. Esta ley regula el procedimiento penal en casos de delitos menores con el fin de descongestionar el sistema judicial y hacer más expedito el acceso a la Justicia.
 
De la misma manera propuso la eliminación de algunos procedimientos, por ejemplo, cuando las personas que han cometido un delito son sorprendidas en flagrancia.
 
En cuanto a la estructura de la institución, Arrieta dijo que era necesario crear unidades especializadas, no solo con el criterio de relevancia de los casos, como las hay ahora, sino también por la cantidad de delitos que según las estadísticas son los más recurrentes.
 
“El 65 por ciento de los delitos se concentra en hurto, inasistencia alimentaria, violencia intrafamiliar y el tráfico de estupefacientes, entre otros”, dijo.
 
En aras del fortalecimiento institucional, Arrieta enunció también varias iniciativas: la implementación de la carrera administrativa para que no solo lleguen a los mejores cargos, los que más conocen en el campo teórico, sino los más experimentados en la investigación.
 
Calificó de “absurdo” el hecho de que funcionarios que ganan escasamente tres salarios mínimos tengan casos complicados y que en algunas ocasiones tengan que sacar de su propio bolsillo para asistir a las diligencias.
 
Arrieta indicó que la Fiscalía debe ser la promotora de una política criminal discutida y acordada con las demás instituciones. Esa política sería la que regule el principio de oportunidad y cree grupos especializados con participación de funcionarios de otras instituciones que también ejercen funciones de policía judicial.

Al final hizo una amplia descripción de su trabajo como Procurador. Dijo que tenía la experiencia y el conocimiento suficiente para hacer de la Fiscalía una entidad más eficiente y más moderna.
 
Tras la intervención de cada uno de los ternados, y luego de un breve receso, los magistrados de la Corte Suprema de Justicia formularon una serie de preguntas a los candidatos. Estos son algunos apartes de sus respuestas:
 
Corte Suprema de Justicia: ¿Qué piensa de la vigencia de la Ley de Justicia y Paz y qué mecanismos adoptaría para hacerla más eficiente?
 
Gustavo Arrieta: “Lo que sí se ha dicho es que la capacidad de investigación es inexistente (…) De golpe, algunos asuntos legales pueden ser pertinentes. Se puede reducir el trámite (algunas audiencias) pero creo que el eje fundamental del tema es la capacidad que deben tener para la investigación, que permitan el acceso a la justicia, la verdad y reparación”.
 
Juan Carlos Esguerra: “En relación al tema de vigencia el país necesita esta Ley. Hay que mantenerla y creo que los mecanismos que le deben introducir tienen que ver con el procedimiento que se ha planteado para efectos de investigación, la experiencia demuestra que hay trabas y escollos”.
 
Viviane Morales: “Creo que el compromiso debe ser que rinda para los efectos para lo cual fue creada. Considero que es posible reducir de tres a dos audiencias, pensar también en lo que significa la compulsa de copias y sobre todo ir más allá de la verdad, que se puede derivar desde el marco judicial y pensar en comisiones de verdad que ayudarían más en el cumplimiento de la verdad, la justicia y la reparación. Una comisión de la verdad debe implementarse”.
 
Corte Suprema de Justicia: ¿Qué medidas presentaría para proteger a las víctimas en el campo de los derechos humanos?
 
Gustavo Arrieta: Consideró que a la Fiscalía le corresponde la protección de los testigos, de aquellas personas que han participado en los procesos. Pero aseguró que el problema de la protección a las víctimas era un problema de Estado, en el que deben estar vinculadas otras instituciones como la Defensoría y la Procuraduría, entre otra.
 
Juan Carlos Esguerra: “Me parece que se debe fortalecer el derecho penal moderno en el cual las víctimas constituyen el eje fundamental. Hay que buscar darles protección, respetando su derecho a saber, que es un derecho que la gente tiene y que hay que garantizar. Hay que buscar la manera de hacerlas más protagonistas, que reciban la atención y protección del Estado, que conduzca al derecho a su reparación, que debe ser integral. Hay que tener en cuenta la indemnización de los perjuicios, en lo posible”.
 
Viviane Morales: “Las víctimas son el gran reto del país. Considero que hay que fortalecer la unidad de derechos humano. Esta unidad está llamada a tener un gran desarrollo en el tema de reparación de tierras y restitución de victimas”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.