Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/16/2016 12:28:00 AM

La delgada línea entre dar la mano al migrante o colaborar con el tráfico

La captura de una mujer que dijo estar colaborando por humanidad con 22 migrantes cubanos en Apartadó, Antioquia, encendió la polémica en la región.

En el Urabá antioqueño las opiniones están divididas sobre María Nancy Hidalgo, la mujer que es señalada por las autoridades de tráfico de migrantes, pero que según habitantes de esta región es una "cooperante" que brinda ayuda humanitaria. 

Este lunes festivo la Policía retuvo a 22 migrantes cubanos, entre ellos un menor de 14 años, que se hospedaban en la casa de Hidalgo, en el barrio obrero de Apartadó, y que no tenían los papeles en regla. La misma suerte corrió Gloria Hidalgo -la hermana de María Nancy-, quien se encontraba en la casa en el momento en que la Policía ingresó e hizo el operativo. Ella fue puesta a disposición de la Fiscalía. 

"Entraron sin una orden de allanamiento, sin nada. Lo raro es que ellos sabían que los migrantes estaban allí mientras llegaba el martes y abrían las oficinas de Migración", contó María Nancy, que se encontraba en Medellín cuando ocurrieron los hechos. 

Le puede interesar: El infierno perdido de los migrantes

Según ella, los migrantes llegaron desde el domingo y sólo estarían de manera transitoria en su residencia, mientras conseguían el salvoconducto por parte de las autoridades.

"Desde el año pasado, cuando se complicó la situación con los migrantes en Turbo, yo trabajo con la Pastoral Caritas de Panamá, porque me gusta ayudarlos. Les toca muy duro y abusan mucho de ellos. Yo fui desplazada por la violencia, así que siempre he querido ayudar a los que lo necesitan", manifestó. 

Varios migrantes han asegurado que María Nancy les brindó "techo y comida" sin que les pidiera algo a cambio. Otros habitantes manifestaron que ella acude periódicamente a las emisoras regionales para donaciones de ropa o comida para los migrantes. "Su trabajo humanitario es conocido en la región", dijo uno de ellos. 

Puede leer: Emergencia en Turbo porque no paran de llegar inmigrantes

Por esas referencias cayó por sorpresa la noticia de las autoridades, cuando entraron a su casa y aseguraron que su hermana fue "capturada por el delito de tráfico de migrantes", como dijo la Policía en un comunicado. Y María Nancy es investigada por lo mismo. 

"A mi hermana la sacaron de la casa bajo engaños, no entraron con una orden judicial. Los policías dijeron que la capturaron en flagrancia. Tuvieron que dejarla en libertad porque tiene problemas psiquiátricos y porque nunca llegó la abogada que le puso la Defensoría del Pueblo", dijo María Nancy. 

La otra parte

El defensor del pueblo de Urabá, William González de la Oz, corroboró que Gloria Hidalgo quedó libre, pero vinculada al caso, después de la audiencia de legalización de captura. El funcionario lanzó una alerta a la población de Turbo sobre la delgada línea que hay entre dar una ayuda humanitaria y favorecer el tráfico de migrantes. “La gente sabe las consecuencias. Una cosa es dar albergue a dos personas, pero una muy distinta es tener a 24 personas en una casa”, dijo.

González se refirió a la disyuntiva a la que se pueden enfrentar los turbeños entre abogar por los derechos de los migrantes irregulares o participar de un delito. “Tampoco podemos justificar lo injustificable. Turbo tiene el antecedente de haber alojado 4.000 extranjeros indocumentados que se quedaron represados por un tema migratorio, o sea, no es un tema nuevo aquí. La gente ya estaba advertida”, dijo.

En Colombia, el delito de tráfico de migrantes está estipulado en el Código Penal, por una modificación de la Ley 747 de 2002, así: “El que promueva, induzca, constriña, facilite, financie, colabore o de cualquier otra forma participe en la entrada o salida de personas del país, sin el cumplimiento de los requisitos legales, con el ánimo de lucrarse o cualquier otro provecho para sí o otra persona, incurrirá en prisión de seis (6) a ocho (8) años”.

El defensor también aseguró que en Turbo se ha vuelto común que capturen a colombianos que de alguna u otra manera terminan involucrados en procesos penales como, por ejemplo, facilitar a los indocumentados altas sumas de dinero a través de transferencias desde el exterior. “Generalmente les dan detención domiciliaria, se someten a un preacuerdo con la Fiscalía y al final son condenados. Es un fenómeno que se ha expandido y del que las personas deberían cuidarse”.

Las pruebas de Nancy

María Nancy quiso demostrarles a las autoridades que no estaba diciendo mentiras, con un documento firmado supuestamente por la Pastoral Social Caritas de Panamá. 

"Actualmente estamos atendiendo a la ola de migrantes cubanos que recorren nuestros países hacia el sueño americano desde diciembre del 2015 a solicitud de nuestros obispos y también nos encomendaron establecer redes de asistencia humanitaria en diferentes países (...) sin el mínimo interés de lucro, por eso la señora María Nancy Hidalgo Calle y un grupo de voluntarias son cooperantes en este proyecto de ayuda humanitaria (...) en alimentación, hospedaje y asistencia sanitaria con nosotros todo este año", decía la misiva. 

Sin embargo, el coronel Luis Eduardo Soler, comandante de la Policía, aseguró a Semana.com que le parecía "muy raro" que Panamá apoyara este tipo de proyectos para migrantes. 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.