Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/28/2017 10:14:00 AM

Pichi, el jefe de la extorsión desde su casa por cárcel en Cartagena

John Jairo Jiménez controlaba el microtráfico en el lujoso apartamento en el que purgaba una condena. En la operación fueron arrestados 197 extorsionistas en todo el país.

Hacía tiempo que John Jairo Jiménez Atencio estaba en la mira de las autoridades. El jefe de los Pichis había sido capturado una primera vez en 2009 por tráfico de estupefacientes, antes de ser liberado en 2014 y vuelto a capturar en 2015.

Pero la disposición de un juez le permitió gozar del beneficio de casa por cárcel en su lujosa residencia de Cartagena, desde donde mantuvo sus actividades delictivas e incursionó en el negocio de la extorsión.

De acuerdo con los registros que se tienen, alias Pichi es un mercenario que ascendió en el mundo del hampa a partir de 2007, cuando forjó una alianza con la temida Oficina de Envigado para la venta de estupefacientes.

Al año siguiente se unió a los Paisas con la idea de ampliar el negocio a centro y norte América. Antes de concertarse con el Clan del Golfo en aras de liderar el negocio de su filial en Cartagena.

De esa forma, a través de la prisión domiciliaria, Jiménez mantuvo el control de un emporio del crimen tan descarado que el propio presidente Juan Manuel Santos tuvo que intervenir públicamente en 2016 para afirmar que tenían pruebas que demostraban la continuación de su actuar delictivo desde su casa. Incluso sobrevivió a un atentado que le hicieron en su residencia un poco antes del anuncio presidencial.

Junto con su hija y sus principales tenientes, Pichi operaba en las zonas de Cartagena, Tierra Bomba, Barú e Islas del Rosario.

Llamaba a los comerciantes para exigir sumas que oscilaban entre los 2 y 20 millones, además de lotes de entre 2 y 5 hectáreas a cambio de no atentar contra sus familiares.

Finalmente, Pichi fue aprehendido nuevamente la semana pasada en el marco de la ofensiva nacional contra la extorsión, articulada en conjunto por la Policía Nacional, la Fiscalía General de la Nación y el Comando General de las Fuerzas Militares.

Esta vez se solicitó en su contra detención intramural.

Junto con Pichi también fueron arrestados 197 presuntos extorsionistas en el marco de la operación Sicilia que se desarrolló en Bogotá y otros 26 departamentos entre los que se cuentan Cundinamarca, Antioquia, Boyacá, Tolima, Caquetá, Santander y La Guajira entre otros.

Con este golpe al crimen organizado, las autoridades esperan seguir disminuyendo el índice del delito de extorsión que ha conocido un descenso de 42% en comparación con el año anterior. Hasta el momento, en lo que va de 2017, 1.616 extorsionistas han sido aprehendidos y 80 bandas desarticuladas.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.