Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/19/2014 12:00:00 AM

Capturan a involucrados en el asesinato de una colegiala

Una pitonisa y su hijo, presuntos coautores del crimen, fueron detenidos en Quindío.

La semana pasada el país se estremeció con el asesinato de la menor Yessica Alza, en la localidad de Ciudad Bolívar. Días después, se dio captura a Andrea Esperanza, autora material de los hechos, quien en un relato estremecedor describió cómo había asesinado, mutilado y abandonado el cuerpo de la estudiante en un potrero. El crimen no estaba resuelto, los cómplices de Andrea, su madre y su hermano, habían escapado.

La investigación arrojó que estas dos mujeres se dedicaban a la brujería, por lo que la historia se hacía cada vez más terrorífica.

La Policía tenía evidencias de que éste homicidio no lo habría podido realizar solamente una mujer. Con el uso de medios técnicos y la confesión de Andrea, se confirmó que Esperanza Contreras, madre de la homicida y su hermano Victor Fabio Valdés, la ayudaron de manera directa a cometer el crimen e intentar desviar la acción de las autoridades.

Los coautores del asesinato, emprendieron una travesía para burlar a las autoridades. Desde el jueves pasado, en un bus de servicio interdepartamental llegaron a la ciudad de Neiva (Huila), allí permanecieron dos días, luego se fugaron hacía El Espinal (Tolima), y por último, fueron capturados en la Tebaida (Quindío), en las afueras de un hotel.

El relato de Andrea no sólo fue estremecedor sino contundente. La mujer de 21 años le dijo a las autoridades que ese día había consumido alcohol y marihuana en presencia de la estudiante, y que en un acto demencial, la había apuñaleado en seis ocasiones.

Además, afirmó que después de matarla, su madre y su hermano, ayudaron a meterla dentro de la maleta, cortándole las extremidades inferiores con un serrucho para que cupiera. Luego, los tres limpiaron la las paredes y objetos de la casa para intentar borrar las evidencias. Como si fuera poco, arrojaron el cadáver de la adolecente en un potrero del barrio Transitoria, localidad de Ciudad Bolívar.

En la vida de la madre de Andrea, Esperanza Contreras, hay un pasado oscuro. Varios testimonios la vinculan con hechos de brujería y magia negra. La señora de 53 años, desde hace más de dos décadas inició su vida como pitonisa leyendo las cartas, tabaco y chocolate. Años más tarde, era reconocida como la ‘bruja de Transitoria’, barrio donde residía, porque afirmaba ligar al ser amado y traer al amor fugado. Al momento del allanamiento en su residencia, fueron encontrados toda clase de objetos como cristos al revés, muñecos penetrados con alfileres y objetos típicos de estas actividades de hechicería.

La mujer y su hijo desempleado, de 23 años, fueron presentados ante un juez de garantías para responder por los delitos de homicidio agravado en coautoría.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.