Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/6/2014 12:00:00 AM

Cuatro muertos más por infierno en cárcel de Barranquilla

A más de una semana de los hechos, todavía no hay responsables por la tragedia. Ya son 16 los fallecidos.

Por cuenta de otros episodios que han copado la atención del país, otras noticias quedaron rápidamente en el olvido. Una de ellas es el incendio del pabellón B de la cárcel Modelo de Barranquilla el pasado 27 de enero, que dejó en principio a 11 internos fallecidos.

Pero son los cerca de 50 heridos los que ahora empiezan a poner los muertos en esta tragedia, teniendo en cuenta que aún cinco se encuentran en cuidados intensivos. La cifra muertos asciende a 16.

De acuerdo a la Gobernación del Atlántico, este miércoles murieron en la Clínica Adela de Char los reclusos Jorge Isaac Carranza y José Solano Duarte, de 45 y 28 años, respectivamente, y el martes en la noche también pereció Johnattan Cantillo, de 22 años de edad, en el Hospital de Alta Complejidad Cari.

Francisco Pérez Grau murió en la mañana de este jueves. Tenía 37 años y era atendido en la Clínica Adela de Char.

El pabellón carcelario en el que ocurrió la tragedia acogía a 716 reclusos cuando su capacidad era de 196, por lo que el hacinamiento era del 265 %.

La conflagración se generó en un enfrentamiento entre internos y autoridades que terminó siendo repelido con gases lacrimógenos por la guardia carcelaria a cargo del Inpec.

Uno de los internos del segundo piso, donde ocurrió la tragedia, recuerda por qué se desató el incendio: “Estaban peleando siete internos. Y la guardia, en vez de frenar la trifulca con gas pimienta, soltó una pipeta de gas lacrimógeno. Cuando eso ocurre, prendemos una colchoneta pues sabemos que el humo absorbe el gas. Pero la guardia soltó una segunda pipeta, prendieron otra colchoneta. Todo se salió de las manos”.

Ese tormento que se vivió en la cárcel de Barranquilla, sin duda, es una aterradora manera de dejar claro que el Estado no ha podido dar con la respuesta al problema de las cárceles. Y como si fuera poco, lo más grave es que tal y como van las cosas se pueden estar creando problemas aún peores.

El dato clave, al que todos apelan para explicar lo que está ocurriendo es el del hacinamiento: el 2013 terminó con una sobrepoblación en las cárceles de 58 %. ¿Eso qué significa? Que en las cárceles hay cupo para 76.000 personas, pero el 31 de diciembre la población era de 120.000, es decir 44.000 internos no tenían en dónde acomodarse.

Las madres de los reclusos muertos en Barranquilla le dijeron a SEMANA que las condiciones en las que vivían sus hijos no eran humanas. Estaban hacinados, dormían en el piso y los que mejor estaban tenían unas colchonetas sucias que arrastraban todo el día. En ese solo pasillo había 200 reclusos. No tienen inodoros, las duchas son abiertas y una alcantarilla con un olor insoportable atraviesa el patio.

Y pese a los usuales llamamientos a investigaciones de fondo y toma de medidas de choque no hay, por ahora responsables por lo ocurrido ni decisiones para acabar con el hacinamiento carcelario, principal causa de la tragedia. ¿Hasta cuándo este infierno?

Con información de EFE.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.