Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/13/2004 12:00:00 AM

Cardenal vs. resto del mundo

Un texto en el que señala la inconveniencia del uso del condón como instrumento eficaz para prevenir el sida enfrenta una vez más a monseñor López Trujillo con autoridades mundiales en el tema.

Hace unos días el cardenal colombiano Alfonso López Trujillo, presidente del Pontificio Consejo para la Familia, presentó en Madrid, España, la edición en castellano del Lexicón de la familia, una especie de diccionario en el que se presenta la definición católica de casi un centenar de conceptos relacionados con la vida. En la obra, elaborada por 77 expertos de 18 países diferentes, se incluyen definiciones de términos como los derechos sexuales y reproductivos, la interrupción voluntaria del embarazo, el género, las uniones homosexuales y el sexo seguro. El Lexicón no es sólo un libro de consulta sino una recopilación de las ideas que la Iglesia considera verdad absoluta en este campo y que deben ser acatadas a rajatabla por todos los católicos. El propio cardenal dice en el prefacio del diccionario que el propósito de éste es aclarar ambigüedades: "Guiados por la razón e iluminados por la fe, en total obediencia al magisterio, el lector encontrará, como esperamos, los contenidos genuinos y los objetivos que forman parte de la proclamación del evangelio 'sin glosa".

Para la Iglesia católica el magisterio, entendido como la autoridad para enseñar, sólo lo tiene el Papa y los obispos, quienes como sucesores de los apóstoles, según el Concilio Vaticano II, "son los auténticos maestros, es decir, los maestros dotados de la autoridad de Cristo". Ante esta autoridad los fieles "en materia de fe y de costumbres, deben aceptar el juicio de su obispo, dado en nombre de Cristo, y deben adherirse a él con religioso respeto". Esto significa que lo dicho en el Lexicón es palabra sagrada para los católicos. Además, la reiteración que hace el cardenal de que las definiciones que aparecen corresponder con lo dicho en el evangelio sin glosa -es decir, sin interpretación- es coherente con la importancia que se le da desde el Concilio Vaticano II a la Escritura como la fuente original de los preceptos morales y las enseñanzas de sexo de la Iglesia.

El cardenal aprovechó la ocasión para echarle de nuevo leña al fuego y avivar la polémica que sostiene desde octubre del año pasado con el Programa de Lucha contra el Sida de las Naciones Unidas (Onusida). Desde entonces López Trujillo cuestionó el concepto de sexo seguro (una de las voces que aparece definida en el Lexicón) que según él se promueve por medio del uso del condón para evitar el contagio del virus de inmonudeficiencia humana que produce el sida. En esta ocasión reiteró, según una agencia de noticias católica, que el uso del condón es "una ruleta rusa" y que su promoción "hace creer a los jóvenes, sobre todo en el Tercer Mundo, que con el condón hay una seguridad total, lo que los lleva a una actitud promiscua". Para el cardenal colombiano la única actitud válida como prevención es la de la castidad y la abstinencia antes del matrimonio.

En España las palabras del cardenal alborotaron el avispero. La semana pasada Elena Salgado, ministra de Sanidad, calificó los pronunciamientos del prelado colombiano de irresponsables y dijo que "esas manifestaciones se descalifican por sí mismas". Otras autoridades mundiales prefirieron guardar prudente silencio para no entrar de nuevo en esta confrontación. Sin embargo, a comienzos de año Peter Piot, director ejecutivo de Onusida, había dejado en claro su posición respecto al cardenal al afirmar que "hay clérigos que distribuyen condones y otros que predican contra los condones y dicen cosas nada científicas que ponen en peligro la vida de las personas". El objetivo del cardenal al presentar el Lexicón era hacer claridad sobre el tema, pero parece ser que una vez más logró fue todo lo contrario: confundir más.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.