Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2015/12/04 14:00

"No se necesita la Jurisdicción Especial, bastaría adecuar Justicia y Paz": Holmes

Carlos Holmes Trujillo dice que experimentar con un modelo de justicia transicional para las FARC pone en peligro muchas garantías fundamentales de los ciudadanos.

"No se necesita la Jurisdicción Especial, bastaría adecuar Justicia y Paz": Holmes Foto: Archivo SEMANA

El uribismo aún no se sube al tren de la paz. Cuando Juan Manuel Santos y el máximo jefe de las FARC, 'Timochenko', anunciaron un acuerdo en el punto de justicia, muchos pensaron por un momento que el Gobierno había logrado atajar las críticas de un sector que aún no le convence la negociación.

Pero tras el anuncio sucedió todo lo contrario a lo que se creía. Se le dio munición al Centro Democrático para afirmar que se había creado una justicia para dejar libres a los guerrilleros y meter a la cárcel al expresidente Uribe y a su gente.

Sin 'humo blanco' en La Habana del acuerdo completo que reglamentará el modelo de justicia que se aplicará tras una eventual firma, las inquietudes que surgen sobre la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) siguen estando en el terreno de la especulación.

Es el caso de Carlos Holmes Trujillo, comisionado de paz durante el gobierno de Ernesto Samper y excandidato a la Vicepresidencia. Este viernes, durante la VII Asamblea Nacional de Personeros, reconoció que aunque no se puede hablar de un acuerdo que no se conoce a profundidad, el pacto de justicia suscrito en la isla no le da buena espina.

"¿Cómo la Justicia Especial para la Paz puede contribuir a la lucha contra la impunidad en referencia a los graves crímenes? Cumpliendo los estándares internacionales que hasta ahora según se conocen, no se cumplen de manera plena. Toda vez que para cumplir los estándares debe haber juicios reales, sentencias eficaces, cumplimiento de las penas de manera efectiva", señaló.

Para el jefe de relaciones internacionales del Centro Democrático no se necesitaría la Jurisdicción Especial para la Paz, sino una adecuación de la Ley de Justicia y Paz. A su parecer, muchos puntos aún no son claros.

"Se comete un error cuando se crea una Jurisdicción Especial con una competencia amplísima. Hoy en día nadie sabe cuándo empieza la competencia de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP). Nadie sabe qué es eso de la autoría indirecta de delitos cometidos con ocasión del conflicto en el contexto. Por lo menos no lo dice el comunicado, pero no puedo hablar sino con base al comunicado de diez puntos", dijo.

A su parecer, para que el modelo propuesto cumpla el objetivo de que no haya impunidad, se repare y se conozca la verdad, hay que evitar que se convierta en un nuevo "tribunal de la inquisición". En ese sentido, señaló que es fundamental que quede claramente definida la "competencia temporal, la competencia personas y la material, del acuerdo", pues de no hacerse, el desbordamiento de la JEP sería evidente.

Pero Justicia y Paz no ha hecho muy bien la tarea. En el 2015, que se cumplen 10 años desde que fue proferida la ley, no salió muy bien librada de la crítica de los analistas. De acuerdo con el portal especializado Verdad Abierta, "al día de hoy se cuentan 33 sentencias, más de la mitad proferidas en los últimos dos años. Se trata de fallos parciales, pues aún no hay ninguno que reúna en definitiva todos los crímenes a nombre de un exjefe paramilitar". El modelo aplicado durante el gobierno de Álvaro Uribe ha sido fuertemente criticado por las pocas sentencias que ha emitido.

Lo cierto es que el modelo de justicia que se aplicará a las FARC se anunciaría prontamente y no es el mismo que cobijó a las AUC. Desde hace semanas, las partes están enfrascadas en cerrar definitivamente el acuerdo sobre justicia -que forma parte del punto sobre víctimas-, para darle ritmo a la negociación que esperan concluir el próximo 23 de marzo, cuando muchos esperan que se firme el fin del conflicto.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.