Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2016/02/01 19:56

“Pienso demandar porque mis derechos fueron vulnerados”

Carlos Mira, exdirector de 'La Mega' Medellin, habló con Semana.com sobre las consecuencias que tuvo el incidente con Ana María Zapata. Anuncia que tomará medidas judiciales.

Carlos Mira asegura que quiere volver a trabajar en radio. Foto: Archivo particular.

El ahora exdirector de La Mega Medellín, Carlos Mira, fue protagonista de una fuerte polémica por un video que publicó en sus redes sociales mostrando a la joven Ana María Zapata Zapata, de 22 años, quien tiene una enfermedad conocida como el síndrome de Marfan. Esta discapacidad hace que su movilidad esté reducida.

Mira estuvo en el ojo del huracán en la última semana. En las redes sociales la opinión pública volcó todo su apoyo a favor de la joven. En las últimas horas se conoció que la joven inició un proceso judicial contra el locutor. Semana.com habló con Carlos Mira quien anunció que también demandará a la joven.

Semana.com: ¿Piensa demandar a Ana María Zapata por lo ocurrido?

Carlos Mira: Sí. Ella salió ante la opinión pública y anunció que me iba a demandar, y yo como ciudadano tengo el mismo derecho. Considero que me fueron vulnerados mis derechos. Me estoy viendo afectado por lo ocurrido: recibí amenazas de muerte, amenazaron a mi familia, hasta llegaron a amenazar a mi hermanita, que nada tiene que ver con lo ocurrido. Y además, me quedé sin trabajo.

Semana.com: Si emprende acciones legales, ¿no cree que volverá a estar en la mira de las redes sociales y la opinión pública?

C. M.: Sí, es muy posible. Sin embargo, es un derecho que me asiste como ciudadano. Ella al principio aseguró que quería concienciar a la gente sobre las burlas y la discriminación por las condiciones físicas, pero después quiso buscar otra cosa.

Semana.com: Explíquese. ¿Quiere decir que Ana María Zapata busca en beneficio económico?

C. M.: Eso no lo sé. Sin embargo, es muy raro que ella no haya querido hablar conmigo, que no haya querido aceptar mis disculpas. Quiero insistir en que me arrepiento por lo que hice, pero también considero que todo esto se sobredimensionó.

Ella exageró y me extraña que haya hecho tanto show. Entiendo, eso sí, que de aquí en adelante todo lo que yo haga se volverá viral, en parte por las redes sociales y en parte por los medios de comunicación -algunos- que aumentarán todo.

Semana.com: ¿Qué acciones legales emprenderá de aquí en más?

C. M.: Eso lo definiremos con mi abogado.

Semana.com: No pocas voces afirman que usted no está del todo arrepentido por lo ocurrido. ¿Qué opina?

C. M.: Respeto esas opiniones. Pero le digo: me arrepiento de corazón por lo que hice. Lo expresé desde el primer momento y me sostengo. Pero también debo decir que hay problemas más graves en las mismas redes sociales, y no puedo creer que lo mío sea más importante.

Mire, recientemente leí una noticia que decía ‘uno de cada diez procesos por acoso sexual llega a un condena’ y reflexioné. No puede ser que mi caso -aunque reconozco la gravedad- sea más importante que esto. Insisto: me arrepiento de lo que hice, tomé conciencia de que uno no debe burlarse de la gente, pero no se puede aumentar un caso de estos.

Semana.com: El caso Carlos Mira abrió la puerta para que los críticos de la radio juvenil abrieran el debate sobre estos contenidos ¿cuál es su posición?

C. M.: Obviamente, con esta oportunidad mucha gente generaliza. Han dicho que “en La Mega Medellín tratan mal a las oyentes” o que promovemos las burlas. Yo los invito a que oigan la emisora para que se den cuenta de que las cosas no son así. No se trata de la radio juvenil únicamente. Escuche otras emisoras: La W, Blu Radio, La FM ahí también hacen chistes sobre ‘boquinetos’ o sobre James Rodríguez por ser gago, pero todos se quedan con lo que hizo Carlos Mira.

Pero el tema de fondo es otro. Los colombianos somos así. Nos gusta burlarnos de todo y de todos. Está en nuestra idiosincrasia. No es una cuestión únicamente de La Mega Medellín, ni siquiera de la radio juvenil, es un tema cultural.

Semana.com: ¿Cree que hubo una doble moral en todo este episodio?

C. M.: Definitivamente. La propia Ana María reconoció que su mamá, que trabaja en una ruta escolar, pone a oír a los niños La Mega Medellín. Ella reconoció que se ríe con los contenidos de su emisora. Entonces, se ríe cuando nos burlamos de los demás, pero cuando le toca a ella sí no le gusta. Pasa lo mismo en internet.

La gente me ataca por mi error, pero también hace memes o se burla de los defectos de la persona, pero como no son figuras públicas, no pasa nada. ¿Usted por qué cree que los memes son exitosos? Porque la gente los crea y los comparte. Así que, sí. Hay una fuerte doble moral en todo esto.

Semana.com: ¿Se ve otra vez detrás de un micrófono trabajando en radio?

C. M.: Sí. Sin duda. Obviamente tendré que esperar a que pase la tormenta. Supongo que si emprendo acciones legales se me cerrarán muchas puertas. Habrá gente que no querrá trabajar conmigo, pero estoy seguro de que también habrá gente que entenderá lo ocurrido y me dará una oportunidad. Lo cierto es que tendré que empezar, otra vez, de cero.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.