Miércoles, 18 de enero de 2017

| 2016/01/21 19:08

Mientras la Procuraduría empapeló a Cristo, la Corte le archivó

El mismo día que le abrieron investigación disciplinaria por el carrusel, le cerraron una indagación penal por los mismos hechos.

Juan Fernando Cristo. Foto: Archivo particular

Este miércoles, Semana.com le reveló al país sobre la probable complicidad de un importante miembro del Gobierno Santos en el escándalo de corrupción que sufrió Bogotá durante la Alcaldía del detenido Samuel Moreno.

En efecto, se trata del ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, a quien  la Procuraduría vinculó, en una investigación formal, en un hecho denominado 'carrusel de la contratación'.

Los más curioso es que el mismo día en que el Ministerio Público actuó en su contra, la Corte Suprema archivó la causa que tenía abierta por los mismo hechos.

Eso quiere decir que, aun cuando la carrera política del jefe de esa cartera pueda estar en juego en un proceso disciplinario, puede respirar tranquilo de no tener que enfrentar un lío penal.

La misma persona que presentó la queja contra Cristo y otros políticos en la Procuraduría, lo había denunciado ante la Sala Penal de la Corte. Lo hizo por considerar que él, como senador, podría haber estado involucrado en un escándalo de corrupción que rodeó el nombramiento de gerentes de hospitales.

El hoy ministro y los congresistas Roy Barreras, Samuel Arrieta, Ángel Custodio Cabrera, así como los exlegisladores Plinio y Germán Olano fueron acusados de hacer parte de semejante entramado delictivo. Supuestamente, recibieron dineros por colaborar con el nombramiento de los gerentes de algunos hospitales de la ciudad.

Esa misma versión llegó a oídos de la Procuraduría, por cuenta de las declaraciones del empresario Manuel Sánchez. Aunque dijo no ser testigo de los hechos, aseguró haber escuchado al exsecretario de Salud de Bogotá Héctor Zambrano refiriéndose a los pagos de los funcionarios médicos a los congresistas que habían intercedido para sus nombramientos. Entre los supuestos favorecidos estaba Cristo.

Mientras tanto, al expediente relacionado con el caso que se abrió en la Corte Suprema fueron allegadas versiones de prensa en las que se hace eco de las mismas denuncias. Según esos registros, el exsecretario de Salud le dijo a la Fiscalía que estos políticos estaban recibiendo dineros por haber tenido injerencia en los nombramientos.

Bien distinta fue la versión que conoció la Sala Penal de boca del propio testigo. Según ese organismo, Zambrano ofreció un testimonio en el que explica que no le consta ningún acuerdo delictivo de los que hayan hecho parte el ministro Cristo y los demás dirigentes.

Además, el testigo negó que hubiera tratado de incriminarlos en los interrogatorios que rindió ante la Fiscalía. Explicó que ninguno de ellos le pidió tener participación en alguna gestión contractual ni favorecer a un aspirante o a otro para ocupar el cargo de gerente en algún hospital de la capital.

Dadas las contradicciones del testimonio de Zambrano con las versiones entregadas por los medios de comunicación, la corporación judicial indicó que las graves sindicaciones no pasan de ser “conjeturas sin ningún soporte probatorio” que hicieron públicas los comunicadores.

Así las cosas, la Corte Suprema de inhibió de abrir una investigación penal formal en contra de Cristo, los congresistas Roy Barreras, Ángel Custodio Cabrera y Samuel Arrieta y los exparlamentarios Plinio y Germán Olano.

Ante escenarios iguales, la Procuraduría y la Corte arribaron a conclusiones distintas. La clave puede estar en el testimonio del exsecretario de Salud Bogotá, pues mientras su declaración ante el Ministerio Público brilla por su ausencia, la que rindió ante el órgano judicial fue definitiva para archivar la causa.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.