Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/17/2011 12:00:00 AM

Carta premonitoria

El sociólogo Alfredo Correa De Andreis le suplicó en una misiva al presidente Álvaro Uribe que lo protegiera de los abusos del DAS. Tres meses después fue asesinado, crimen por el que acaba de ser condenado Jorge Noguera, entonces director de esa entidad. La carta fue revelada por Kien&Ke.

Soy Alfredo Correa De Andreis (…) Hace más de veintitrés años me dedico exclusivamente a la docencia e investigación universitarias. Mis dos recintos académicos han sido las Universidades del Norte de Barranquilla y Simón Bolívar también de Barranquilla (…).

Usted me conoce físicamente y acudo a su buena memoria al señalarle saludos de mano en una ocasión en el Centro de Convenciones de Santa Marta, tal vez también en la propia Universidad del Norte, sin embargo de esta segunda oportunidad no tengo certeza. Usted se dirigió a mí al momento del saludo diciéndome "profesor, cómo está". No sé si esto tenga algo de importancia, pero según se comenta usted cuenta con una excelente memoria.

Soy casado formalmente mediante matrimonio civil hace ya quince años con Alba Lucía Glenn Díaz Granados y tenemos una hija, mi adorada Melissa Correa Glenn, con trece años de edad. Mi familia es ampliamente conocida en el Magdalena y específicamente en Ciénaga y Santa Marta, igualmente en la ciudad de Barranquilla y en otras capitales de los departamentos costeños. Nuestra familia se distingue por sus calidades humanas, por la decencia, las prácticas sociales éticas transparentes, orientada por la dignidad humana, actuaciones todas públicas. Las gentes de estas ciudades así lo reconocen. Podría extenderme en estos apartes, pero prefiero la brevedad antes que fatigarlo con la lectura.

El asunto concreto es que me han detenido bajo la sindicación de rebelión. El jueves 17 de junio de 2004, hace cuatro días, en mi apartamento (…) un grupo de agentes del DAS de Bolívar y con apoyo del DAS Atlántico-Barranquilla, me detienen mediante orden de captura por el delito de rebelión y emitida por el Fiscal 33 de Cartagena Demóstenes Camargo.

La impresión, la sorpresa, el impacto sobre mi hija Melissa, mi esposa Alba, la mía misma y las consecuencias sobre nuestra dignidad, nuestra condición humana, es un reflejo claro de una vida asistida por la rectitud, la decencia, la transparencia de nuestros actos, somos, respetado Presidente, ciudadanos de bien, mis actos todos son públicos, le anexo mi hoja de vida, advierta mis tiempos de ocupación al servicio de la docencia y la investigación y perdone, derive conclusiones. Soy un libro abierto, le pido su intervención directa en este atropello del que mi persona y toda mi familia somos víctimas (…).

No debo extenderme más. Señor Presidente, lo que estoy experimentando, el sufrimiento, la humillación, el sometimiento propio y de mi unidad familiar a este tipo de injusticia, a esta privación de la libertad, a una angustia que se dilata en indagatorias. Quedé perplejo, se me liquidó por completo mi capacidad de asombro frente a unos testimonios en mi contra que no solo riñen con la verdad, sino que parece obra demencial, fuera de toda lógica y razón humana. Señor Presidente, en su condición de Jefe de Estado le pido que intervenga para que afirme mi derecho a la libertad.

Esto es una pesadilla, incomparable como violación de todos mis derechos ciudadanos. Confío en que usted no solamente leerá esta carta sino que en perspectiva humana, orientará rumbos justos para que nadie más en este país sufra y de qué manera, como mi adorada y ejemplar familia.

Con sentimientos de un ciudadano que sufre los errores de otros, y espero una pronta y urgente justicia. Alfredo Correa De Andreis.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.