Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/10/1996 12:00:00 AM

CARTAS MARCADAS

MISTERIOSA CORRESPONDENCIA REVELA QUE EL TESTIGO SECRETO DE LA PROCURADURIA CONTRA EL FISCAL PEDIA DINERO A ORLANDO VASQUEZ Y AL SECRETARIO DE LA PRESIDENCIA, JOSE ANTONIO VARGAS.

Hace tres semanas se presentó una mujer ante la Fiscalía General de la Nación. Era una joven de 25 años, menuda, tímida y de origen humilde. Manifestó que ella era camarera en el Club de Agentes de la Policía. Que a ese establecimiento había llegado un señor con gran misterio que se llamaba Gonzalo Manuel Parra y que le habían dado instrucciones de atenderlo, pues se iba a quedar allí un tiempo largo. Parra fue alojado, desde la primera semana de marzo, en una habitación del tercer piso del hotel de paso que hay en el club. Desde cuando llegó nunca volvió a salir a la calle. Se mantenía en su cuarto y daba vueltas por los corredores sin tener nada que hacer. La camarera manifestó que como tenía que arreglarle la habitación y proveerle la comida lo tenía que ver todos los días.El hombre era cordial y entablaron una relación amistosa. Le contó que estaba ahí por razones de seguridad porque se había convertido en un testigo contra el Fiscal Alfonso Valdivieso. Inicialmente este asunto no le importó porque no entendía de qué se trataba. Pero en la medida en que se fueron volviendo amigos fue comprendiendo más la situación y se dio cuenta de que Parra tenía que ser una persona muy importante en todo el escándalo que se estaba viviendo en el país. Aunque no captaba los detalles de la situación, tenía un buen concepto del Fiscal y le parecía "muy buena persona". Cuando comenzaron a tenerse confianza Gonzalo Parra le pidió que le hiciera el favor de llevarle unas cartas a unas personas. Como él no podía salir, argumentando que tenía problemas de seguridad, la camarera se prestó para hacerle el favor. Sin embargo todas las noches veía los noticieros de televisión y se daba cuenta de que en Colombia estaban pasando cosas muy importantes y que el señor Parra "tenía que ver con eso". Este le caía muy bien, pero era evidente que quería hacerle daño al señor Fiscal. Y aunque no lo conocía, estaba del lado de Valdivieso.Por instinto femenino que ni ella puede explicar, decidió hacer fotocopias de las cartas que entregaba porque sabía que tenían que ser importantes. Parra tomaba mucho trago y se volvía particularmente extrovertido. La camarera, día tras día, fue comenzando a tomar la decisión de presentarse ante las autoridades y entregar las cartas. Así lo hizo y hoy en día es una testigo protegida por la Fiscalía General de la Nación. Antes de presentarse a la Fiscalía, SEMANA la localizó, la entrevistó y tuvo acceso a las cartas. Las cartas revelan que Gonzalo Parra, uno de los dos testigos de la Procuraduría contra Valdivieso, le pedía dinero tanto al Procurador Orlando Vásquez Velásquez como al secretario general de la Presidencia José Antonio Vargas Lleras. Igualmente les solicitaba a los dos funcionarios libros e instrucciones sobre los contratos de fiducia, porque este era el tema de su denuncia contra el Fiscal Valdivieso (ver recuadro). La ex empleada le contó a SEMANA que Parra fue visitado por el entonces Procurador Vásquez Vélasquez, con quien se reunió por espacio de 15 minutos a puerta cerrada en el Club de Agentes de la Policía. Otra reunión que sostuvo Parra, según la mujer, fue con Mauricio Villalobos, quien trabaja en la Casa de Nariño como asesor de la secretaría general de la Presidencia. Otra información sorprendente que suministró la testigo es la de que Gonzalo Parra había manifestado que le estaban pagando por haber instaurado la demanda contra el Fiscal. "Me dijo que le estaban enviando dineros por puchos. A veces 60.000, otras 100.000 y en algunas oportunidades hasta 150.000 pesos". Sobre las visitas que recibía el señor Parra de la Procuraduría y la Presidencia la camarera manifestó a SEMANA: "El me dijo que me tenía mucha confianza pero que era mejor que yo no me enterara de ciertas cosas. Sólo me dijo que las dos personas importantes que lo habían visitado eran las que le enviaban el dinero para su sostenimiento en el club de agentes". Toda esa información está en este momento siendo estudiada por la Fiscalía.
Las cartas
Pero, ¿qué dicen estas cartas que el testigo contra Valdivieso envió, que una camarera fotocopió y que hoy están en manos de la Corte Suprema de Justicia y de la Fiscalía? La mujer entregó a las autoridades sólo dos cartas. Una dirigida al Procurador Orlando Vásquez y la otra dirigida al secretario general de la Presidencia, José Antonio Vargas. La carta al Procurador dice entre otras cosas que "no me abandonen". Que "por favor, présteme, regáleme cuando sea $50.000 (si es posible)". También dice: "En el DAS, que no hay autorización de nada en efectivo". Además le pide al Procurador que le envíe un mensaje a "doña Miriam de la secretaría general de la Presidencia. Es secretaria del doctor José Antonio Vargas Lleras. Teléfono 2843300. Por ese lado sí pueden hacerme llegar algo en efectivo". La carta dirigida al secretario general de la Presidencia dice lo siguiente: "Qué pasa que no volvieron ni a pasarme por teléfono". A Vargas Lleras también le solicita un "radio transistor y libros sobre contratos de fiducia". Y agrega: "no tengo ni para gaseosa".
Sobre estos documentos SEMANA buscó tanto al abogado del procurador Orlando Vásquez como al secretario general de la Presidencia José Antonio Vargas. El apoderado del Procurador no pudo ser localizado. Múltiples llamadas fueron infructuosas. El secretario general de la Presidencia, tan pronto fue informado, señaló que él quería hablar sobre el tema porque no había nada que ocultar. En relación con Gonzalo Parra señaló que no lo conocía. En lo que tiene que ver con la carta dirigida por Parra a él en la que le pide dinero y libros puntualizó que esta nunca fue recibida en su despacho, lo cual es un hecho que SEMANA pudo verificar.En cuanto a cómo se explica que un subalterno de él, funcionario de la Presidencia, fuera a visitar al testigo secreto contra el Fiscal en el club de agentes, señaló: "Hace aproximadamente un mes, mes y medio, empezó a llamar insistentemente a la Presidencia un personaje que se identificó como Tío José. Primero quiso hablar directamente con el Presidente y luego conmigo. Y por lo general hablaba con Miriam, mi secretaria. Como usualmente hace, ella pasaba las llamadas abajo, a asesores. Una de las llamadas Miriam la pasó a mi asistente personal, Mauricio Villalobos. Le dijo que él hacía parte de un programa de testigos, que temía por su vida y estaba muy asustado, angustiado. Mauricio decidió ir a visitarlo al Club de Agentes de la Policía. La reunión duró muy poco tiempo y después Mauricio me contó que había estado en ese lugar y después le informó de todo al DAS. Le dijo que estaba en una situación muy crítica y le contó que él era una de las personas que había participado como testigo contra el Fiscal. Mauricio, después de llegar, me puso en conocimiento de esa situación. Desde ese momento Parra no ha parado de llamar. Yo le dije a Mauricio que jamás le volviera a pasar al teléfono a ese personaje. Lo mismo le dije a Miriam, mi secretaria. Les dije que no podíamos aparecer en ninguna parte como si estuviéramos formando parte de un plan contra el Fiscal. Consideré que teníamos que cortar del todo con ese personaje. Yo le puedo asegurar que de la Presidencia de la República ni fue carta, ni se recibió carta, ni se le envió nada, ni se le enviaron libros, ni se le vio nada, ni tenemos absolutamente nada que ver con el personaje. Si Mauricio Villalobos fue a visitarlo fue solamente por razones humanitarias". ¿Qué dicen las cartas?
SEMANA conoció las copias y el contenido íntegro de las cartas dirigidas por el testigo al entonces procurador Orlando Vásquez y al secretario general de la Presidencia, José Antonio Vargas. Dichas copias reposan en sendos expedientes en la Corte Suprema de Justicia y la Fiscalía General, pero por tratarse de importantes pruebas en el proceso SEMANA no fue autorizada a publicar los facsímiles. Ambas cartas están escritas a mano y, aunque no están fechadas, la empleada entrevistada por SEMANA aseguró que fueron enviadas hace un mes.
La primera carta está dirigida a Vásquez Velásquez y al viceprocurador Luis Eduardo Montoya. En ella, Parra pide que no lo abandonen. "Por favor, présteme, regáleme cuando sea $50.000.oo (si es posible)".También dice: "En el DAS, que no hay autorización de nada en efectivo". Además le pide a Vásquez y a Montoya que le envíen un mensaje a "doña Miriam de la secretaría general de la Presidencia. Es secretaria del dr. José Antonio Vargas Ll. Tel 2843300. Por ese lado sí pueden hacerme llegar algo efectivo".
Adicionalmente, Parra solicita que le envíen libros sobre "contratos de fiducia", que es el tema de la denuncia presentada por él en contra de Valdivieso, a quien se refiere como "el Enano Siniestro". Parra firma la carta como "Sargento González".
En la segunda carta, dirigida a Vargas Lleras, Parra anotó en la esquina superior de la primera página unas instrucciones para que la empleada que llevaba la misiva las siguiera al llegar a la Casa de Nariño. "En recepción, avise apenas llegue" y le dice que pregunte por "Miriam, secretaria dr. José Antonio Vargas Ll." y, al confundir el cargo que antes tenía Vargas Lleras con el que hoy ocupa, agrega: "Secretaria General Privada".Más adelante viene un reclamo: "Qué pasa que no volvieron ni a pasarme por teléfono" . Al secretario Vargas también le pide que le mande "libros sobre contratos de fiducia". Solicita un "radio transistor" y que lo ayuden porque "no tengo ni para gasesosa". Esta carta también viene firmada por Parra con su seudónimo de "Sargento González".
Además de las cartas, la empleada que servía de correo le entregó a las autoridades algunas tarjetas de presentación del Procurador Vásquez y de otras personas, con algunas anotaciones, entre ellas el nombre del asesor de la secretaría de la Presidencia, Mauricio Villalobos. El ingreso de este alto funcionario de Palacio está registrado en el libro de visitas del Club de Agentes de la Policía.
Así querían tumbar al Fiscala estrategia encaminada a sacar del camino al fiscal Alfonso Valdivieso arrancó en noviembre de 1995, cuando Gonzalo Manuel Parra, un hombre de edad que se apoyaba en una muleta para caminar, llegó a la Procuraduría y presentó una queja contra el ministro de Educación de 1991, es decir, el hoy Fiscal General de la Nación.
De acuerdo con el demandante, Valdivieso habría violado la ley cuando firmó el contrato 0191 con el congresista Colin Crowford, mediante el cual entregó en comodato, por 50 años, un terreno de la Nación situado en el norte de Bogotá. Posteriormente, el 3 de febrero de este año, la Procuraduría formuló pliego de cargos contra Valdivieso por considerar que incurrió en faltas disciplinarias al entregar un terreno de la Nación pese a, que según las normas, sólo podía ser otorgado por un plazo máximo de cinco años.Sin embargo el proceso tuvo un giro de 180 grados cuando la Fiscalía denunció a Vásquez Velásquez en la Corte Suprema de Justicia por considerar que habría un posible montaje en la demanda instaurada por Parra. La acción de la Fiscalía fue efectiva: el pasado 9 de abril la Corte formuló pliego de cargos contra Vásquez luego de comprobar que, en efecto, el testigo fue manipulado para impulsar la acción disciplinaria.Pero lo que decidió la suerte del Procurador fue la aparición de las cartas enviadas por Parra a la Procuraduría y a la Presidencia de la República por medio de la camarera del Club de Agentes de la Policía. Así, SEMANA conoció en fuentes de la Corte que los documentos aportados por la mujer eran auténticos y por eso se produjo la suspensión fulminante del Procurador el pasado 3 de mayo.La carta dirigida al secretario general de la Presidencia, José Antonio Vargas Lleras: "Qué pasa que no volvieron ni a pasarme por teléfono" "No tengo ni para gaseosa" La carta dirigida al Procurador, Orlando Vásquez: "Por favor, présteme, regáleme cuando sea $50.000 . (Si es posible)" "Envíen un mensaje a doña Miriam, secretaria del doctor José Antonio Vargas Tel.: 2843300. Por ese lado sí pueden hacerme llegar algo efectivo"

¿QUE DICEN LAS CARTAS?
SEMANA CONOCIO LAS copias y el contenido integro de las cartas dirigidas por el testigo al entonces procurador Orlando Vásquez y al secretario general de la Presidencia, José Antonio Vargas. Dichas copias reposan en sendos expedientes en la Corte Suprema de Justicia y la Fiscalia General, pero por tratarse de importantes pruebas en el proceso SEMANA no fue autorizada a publicar los facsimiles. Ambas cartas están escritas a mano y, aunque no están fechadas, la empleada entrevistada por SEMANA aseguró que fueron enviadas hace un mes.
La primera carta está dirigida a Vásquez Velásquez y al viceprocurador Luis Eduardo Montoya. En ella, Parra pide que no lo abandonen. "Por favor, présteme, regáleme cuando sea $50.000.oo (si es posible) ".
También dice: "En el DAS, que no hay autorización de nada en efectivo". Además le pide a Vásquez y a Montoya que le envien un mensaje a "doña Miriam de la secretaría general de la Presidencia. Es secretaria del dr. José Antonio Vargas Ll. Tel 2843300. Por ese lado sí pueden hacerme llegar algo efectivo ".
Adicionalmente, Parra solicita que le envíen libros sobre "contratos de fiducia", que es el tema de la denuncia presentada por él en contra de Valdivieso, a quien se refiere como "el Enano Siniestro". Parra firma la carta como "Sargento González ".
En la segunda carta, dirigida a Vargas Lleras, Parra anoto en la esquina superior de la primera página unas instrucciones para que la empleada que llevaba la misiva las siguiera al llegar a la Casa de Nariño. "En recepción, avise apenas llegue" y le dice que pregunte por "Miriam secretaria dr. José Antonio Vargas Ll." y, al confundir el cargo que antes tenía Vargas Lleras con el que hoy ocupa, agrega: "Secretaria General Privada".
Más adelante viene un reclamo: "Qué pasa que no volvieron ni a pasarme por teléfono" . Al secretario Vargas también le pide que le mande "libros sobre contratos de fiducia". Solicita un "radio transistor" y que lo ayuden porque "no tengo ni para gasesosa". Esta carta también viene firmada por Parra con su seudónimo de "Sargento González".
Además de las cartas, la empleada que servia de correo le entregó a las autoridades algunas tarjetas de presentación del Procurador Vásquez y de otras personas, con algunas anotaciones, entre ellas el nombre del asesor de la secretaria de la Presidencia, Mauricio Villalobos. El ingreso de este alto funcionario de Palacio está registrado en el libro de visitas del Club de Agentes de la Policia.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.