Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/18/2015 7:30:00 PM

Cartas a un desminador

Una campaña busca que los colombianos puedan enviarles mensajes de aliento a los 850 héroes que despejan día a día el territorio de minas.

En Colombia 11.225 personas han sido víctimas de las minas antipersonal. Estos explosivos, que muchos han bautizado el "soldado perfecto”: porque no piden sueldo, no duermen, trabajan las 24 horas del día, los siete días de la semana y pueden durar hasta 50 años. Según la Dirección de Acción contra Minas, 4.288 de sus víctimas han sido civiles que nada tenían que ver con el conflicto. Muchos de ellos, niños que mientras caminaban a la escuela se salieron del sendero y las pisaron (el 26 % de las víctimas de minas en Colombia son menores de edad). También están los casos de aquellos que por curiosidad las levantaron del piso y sólo asimilaron la tragedia después de la explosión.

Los soldados no son la excepción, como el caso de Wilson Martínez, un experimentado desminador del Batallón de Desminado Humanitario del Ejército que en mayo de este año comenzó con otros 43 compañeros una histórica labor: limpiar la primera área que la guerrilla y el Ejército acordaron desminar conjuntamente como gesto conciliatorio en el marco del proceso de paz.

El 15 de julio de este año, a sólo dos meses de haberse iniciado el proyecto piloto en El Orejón -una vereda del oriente antioqueño donde se cree que hay más minas que personas-, Wilson pisó una mina y perdió la vida. En sus nueve años como desminador jamás había tenido un susto con ellas y hasta el momento ningún desminador se había accidentado en el país. Esta tragedia afectó fuertemente a sus 43 compañeros y poco a poco la baja en la moral se hizo sentir en los demás grupos del Batallón de Desminado Humanitario que trabajan en otros lugares de Antioquia, Caldas y Santander.

De ahí surgió la idea de motivar a estos héroes que se enfrentan a diario a las minas para darles a los colombianos la seguridad de caminar en suelos tranquilos. En agosto la Dirección de Acción contra Minas creó la campaña 'Cartas a un Desminador', que busca recoger la mayor cantidad de mensajes posibles para los 850 desminadores que hay actualmente. En principio la campaña iba sólo dirigida a los 43 soldados de El Orejón, pero en vista de las emotivas reacciones que las primeras cartas generaron en ellos, la convocatoria se amplió.

Ahora, los colombianos tienen la oportunidad de escribirles a los desminadores del Batallón de Desminado Humanitario del Ejército que están en Antioquia, Caldas y Santander, a los de la Infantería de Marina que operan en Montes de María y a los 105 desminadores civiles que trabajan con la ONG británica The Halo Trust, al suroriente de Antioquia.

Con la labor de estos héroes se ha logrado despejar 237 hectáreas y declarar cuatro municipios libres de sospecha de minas: San Carlos y San Francisco, ambos en Antioquia; Zambrano, Bolívar, y El Dorado, Meta. “Para el desminador quitar una mina no es solamente el hecho de quitar un pedazo de PVC con un detonador y una jeringa, sino que al quitarla se está salvando una vida o un pie y brindándole tranquilidad a la gente”, dice Johany Zuluaga, un civil que dedica sus días al desminado humanitario luego de haber sido víctima de las dos tomas guerrilleras en Nariño, Antioquia.

De los 1.101 municipios del país, 688 están en riesgo de tener minas. Los desminadores serán cada vez más necesarios y las motivaciones también. Por eso, desde el 15 de noviembre y hasta el próximo miércoles 25 la Dirección de Acción contra Minas está realizando una recolección masiva de cartas en 37 centros comerciales de 17 ciudades del país -Bogotá, Chía, Facatativá, Fusagasugá, Villavicencio, Zipaquirá, Cali, Buenaventura, Pereira, Armenia, Manizales, Medellín, Bello, Bucaramanga Cartagena, Barranquilla y Santa Marta- para quienes quieran depositar en físico sus mensajes con el encabezado “Querido desminador” (Ver el listado).

Paralelamente este sábado 21 en los respectivos buzones se llevará a cabo una ‘Cartatón’ para que los colombianos, además de depositar sus cartas, lean algunos fragmentos en medios de comunicación (aquellos que no puedan depositar las cartas en físico pueden enviarlas a cartasaundesminadorhumanitario@gmail.com o publicarlas en la página de Facebook: Cartas a un Desminador Humanitario).

Ochocientos cincuenta desminadores esperan los mensajes de aliento, gratitud y solidaridad que la Dirección de Acción contra Minas les entregará a comienzos de diciembre. Acá algunas de las cartas que colombianos de todas las edades y procedencias han escrito: