Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/6/2013 12:00:00 AM

Lo que no se vio en el video de Carulla

Este es el relato de Sergio Leguizamón, quien fue golpeado por un vigilante del almacén.

Sergio Alejandro Leguizamón Sanabria es comediante de 26 años al que muy pocos conocían. Pero este viernes su cara empezó a ser más vista, no por una de sus presentaciones, sino porque protagonizó un escándalo en el almacén Carulla de la calle 85 –en el norte de Bogotá-, la madrugada del primero de diciembre, y que explotó en las redes sociales.

En un video grabado por otros clientes del supermercado se puede ver cómo el joven sostiene una pelea con dos de los vigilantes del almacén, luego de que una amiga que lo acompañaba vomitara en el piso del local.

Los vigilantes le pidieron que él limpiara el lugar, a lo que Leguizamón respondió que no tenía por qué hacerlo. Este fue el punto de quiebre y se formó una batalla campal, en la que el cliente terminó herido en la boca por cuenta de un golpe que le dio uno de los hombres de seguridad.

Leguizamón, titulado en Ingeniería Química y estudiante de una licenciatura de la Universidad Pedagógica, está en boca de quienes han visto el escandaloso video. Hoy cuenta con el apoyo de decenas de ciudadanos en las redes sociales que culpan al comercio del incidente, y del rechazo de otros cientos que le critican haber agredido verbalmente a los porteros.

En conversación con Semana.com, Sergio relató su versión de los hechos. Asegura haber salido a las 3:00 a. m. del domingo primero de diciembre con su amiga Ana María Calvo, la mujer que aparece en el video, de una presentación de comedia a la que asistían. De allí, fueron a tomar unos tragos en la calle 85 y posteriormente entraron al almacén del sector.

Según Leguizamón, Ana María no estaba pasada de tragos, como se ha dicho o como se supondría al ver video, sino que estaba enferma del estómago. “Se sentó en unas escaleras que quedan dentro del almacén. Yo le fui a comprar una soda para que se mejorara. Ella tomó y luego me dijo que iba a vomitar y no hubo tiempo para nada”.

Ahí fue que comenzó el problema puesto que el vigilante le dijo a Leguizamón que tenía que limpiar. “Yo le dije que había gente de mantenimiento que hace eso, que hiciera lo que quisiera porque yo no iba a limpiar, punto”.

Según el joven, la actitud del vigilante fue desafiante. El hombre de seguridad le habría dicho que si no limpiaba, no los dejaría salir.  “Cojo a mi amiga porque estaba sentada mal, en las escaleras, la sujeto y vamos hacia la entrada. No nos permiten salir y pasa lo que se ve en el video”.

La grabación muestra cómo los dos vigilantes los retienen y los agreden verbalmente. Igualmente, los empujan de manera constante, a Leguizamón y a Ana María, hasta que uno de los empleados le pega en la boca al comediante. “No se haga reventar más”, le dice el vigilante a Leguizamón cuando, por fin, lo dejan salir del local, a lo que el joven responde “pobretón h. p.”.

De allí, Leguizamón salió para la Clínica Country. En el centro médico le dijeron que le tenían que coger puntos, pero no lo atendieron por limitaciones de su seguro. “Yo vuelvo a Carulla para que me digan quién me va a responder por lo que pasó”. Según Leguizamón, él habló con el administrador del local y él le dice que la empresa no se hace responsable porque la compañía de vigilancia es temporal.

“Sólo me acuerdo que se llamaba Augusto. Él me aseguró que los vigilantes no son empleados directos del almacén y que Carulla no tiene responsabilidad del hecho. Yo digo que sí porque fue algo que pasó en el almacén y con uno de los trabajadores”, explica el joven.

Posteriormente, se comunica con el supervisor de vigilancia de la empresa y él le dice que tiene que interponer una denuncia personal porque ni Carulla ni vigilancia se hacen responsables. “Me parece el colmo. El motivo de la pelea no fue personal, sino porque supuestamente infringí unas reglas del almacén. Pero la respuesta a eso fue que hiciera lo que quisiera porque él ya tenía sus abogados”, dice Leguizamón.

La Policía llegó al lugar aproximadamente a las 6:30 a. m., según el joven. Le piden los datos a Leguizamón y, según él, se los dan al vigilante porque lo va a denunciar. “No sé bajo qué cargo”, exclama. Luego de eso, el joven se fue para el CAMI de Chapinero a que le hicieran la valoración médica y, posteriormente, se va para su casa en El Tunal, en el sur de Bogotá.

Interpuso la denuncia en Fiscalía donde le tomaron la declaración y lo remitieron a Medicina Legal para la valoración médica. Como resultado, lo incapacitaron ocho días por la herida de dentro y fuera del labio. 

Semana.com intentó contactarse con el administrador de Carulla Calle 85 pero, por política de la empresa, el vocero en este caso es el vicepresidente de Recursos Humanos de Grupo Éxito, Juan Felipe Montoya. Él dio varias declaraciones a la prensa en la mañana del viernes, en las que aseguraba que el vigilante se equivocó y no tenía por qué no dejarlos salir.

“Es motivo de tristeza para nuestra organización este hecho, del cual nos enteramos hoy (6 de diciembre), pues es un caso que no debería presentarse y que no corresponde al servicio y experiencia que queremos ofrecerles  a nuestros clientes. El caso puntual es materia de investigación. Estamos al frente de la situación y una vez tengamos avances, los daremos a conocer a la opinión pública”, se explica en el único comunicado de la organización.

Además, el Grupo Éxito asegura que ya habló con Sergio para disculparse y que ya se reunieron con la empresa de seguridad, que está avanzando en la investigación. 

Este es el video de la polémica. 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.