Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2015/09/07 21:00

Minvivienda responde a Contraloría por casas gratis

El organismo de control dio a conocer un informe sobre un supuesto rezago en el programa que busca beneficiar a 100.000 familias.

Luis Felipe Henao. Foto: Archivo SEMANA

Uno de los proyectos bandera del presidente Juan Manuel Santos ha sido el Programa de Vivienda Gratuita, una política que busca darles casas a 100.000 familias de bajos recursos en el país y que ha sido recibida con beneplácito por los beneficiarios.

Este lunes, sin embargo, tuvo su más grande escollo. Un informe que dio a conocer la Contraloría habla acerca de un rezago en el cumplimiento de la iniciativa y de que los subsidios otorgados por el Gobierno no se han hecho efectivos.

Como primer punto, el organismo de control asegura que “aunque se proyectó entregar las viviendas entre el 2012 y el 2015, al 31 de diciembre del 2014 se habían terminado 77.296, que corresponden al 77 % de lo propuesto, presentando un rezago del 23 %”.

Además de esto, agrega que la cartera no ha establecido plazos y términos precisos para lograr la legalización de las viviendas y se evidencia incumplimiento en los cronogramas de ejecución. “Se trata de una situación grave, complicada, que se debe corregir, sobre todo brindando orientación a los beneficiarios”, indicó el contralor, Edgardo Maya Villazón.

Para el ministro de Vivienda, Luis Felipe Henao, lo cuestionable del informe es que aunque sale ahora, la fecha de corte que maneja es del año pasado. “Si a diciembre del 2014 íbamos en 77.000, quiere decir que no hay rezago, pues llevábamos más de lo presupuestado para el 2014. Ahora, a septiembre del 2015, hemos entregado 93.000, quiere decir que sí hemos cumplido”, manifestó a Semana.com.

Frente a la legalización de las casas, el jefe de cartera explicó que las personas beneficiadas son las encargadas de hacer el registro y, por eso, se puede tardar. Sin embargo, aseguró que el tiempo máximo que se ha retrasado ese proceso es de seis semanas.

Plata en los bancos

Pero el programa de vivienda gratuita no es lo único que cuestionó el organismo de control. Según la Contraloría, 1,1 billones de pesos en subsidios de vivienda –que buscan favorecer a 83.000 personas y que fueron otorgados a través del Fondo de Vivienda– no se han entregado a los beneficiarios “y a 31 de diciembre del 2014 se encontraban vigentes y sin legalizar”, acusó Maya Villazón.

Una de las razones por las que los subsidios no se “han hecho vigentes” es que, según Maya, no fueron reclamados o fueron declarados fallidos y están en el Banco Agrario sin ser asignados.

Entonces, según el informe, hay más de 567.000 millones de pesos –equivalentes a 41.101 subsidios– que siguen en el Banco Agrario y que no se han usado. También serían 392.0687 millones de pesos –equivalentes a 35.075 viviendas– que fueron pagados anticipadamente sin haberse escriturado las viviendas. Y, por último, serían 142.214 millones de pesos que no han sido cobrados y que permanecen en fiducias y en el banco.

“La suma de 1,1 billones de pesos en subsidios no efectivos era incluso más alta, pero como resultado de las últimas auditorías adelantadas por la CGR (entre el 2012 y el primer semestre del 2015) se han recuperado recursos o se han obtenido beneficios para el patrimonio público hasta por 173.893 millones de pesos”, dijo la entidad.

Cabe resaltar que esa situación, tal como la plantea el informe, no viene de ahora sino del gobierno anterior, más específicamente desde el año 2005.

“La Contraloría hizo un análisis de 10 años y no se refiere a esta administración. Esos 1,1 billones de pesos se refieren a las cartas-cheques que se manejaban en el anterior gobierno. Eso después se cambió y fue entonces cuando, con esta administración, nació la gratuidad”, manifestó Henao.

Esas cartas eran subsidios que el Gobierno giraba para que los beneficiarios compraran vivienda. Sin embargo, gran parte del dinero no fue utilizado porque las personas no tenían para completar el costo de la casa.

Explicó Henao que “por ejemplo, si el Gobierno entregaba una carta-cheque de 18 millones de pesos y la casa costaba 50 millones, la persona debía completar y pagar el resto. Muchos no tuvieron el dinero y por eso los subsidios se quedaron en el banco sin hacerse efectivos”.

El ministro de Vivienda tiene las respuestas a cada cuestionamiento de la Contraloría y reitera que su administración ha cumplido lo proyectado.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.