Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/14/2014 12:00:00 AM

¿Es más efectivo un trasplante en EE. UU. que en Colombia?

Esta es la pregunta que debe resolver la justicia con respecto al caso de Camila Abuabara.

El caso de Camila Abuabara, la joven bumanguesa con leucemia que está a punto de terminar un tratamiento experimental en Texas (Estados Unidos), ha desatado una polémica médica y judicial. Abelardo de la Espriella, abogado de Abuabara, interpuso una tutela para la realización de un trasplante de médula ósea en el Hospital MD Anderson Cancer Center, donde es tratada actualmente.

Aunque un juez de control de garantías en Bogotá falló inicialmente a su favor, luego revocó la medida cautelar que ordenaba el procedimiento en EE. UU. después de que Alejandro Gaviria, ministro de Salud, solicitase una suspensión de la medida provisional y la vinculación a la acción de tutela, con el argumento de que el trasplante se puede llevar a cabo en Colombia y se encuentra dentro del Plan Obligatorio de Salud (POS).

Mientras el juez toma una decisión de fondo, Camila espera a que finalice el tratamiento que recibe en Texas el próximo 19 de noviembre, en una dramática historia que ha avivado el debate en torno al derecho a la salud y la sostenibilidad del sistema.

Para soportar su argumento de que el trasplante sería más efectivo en EE. UU. que en Colombia, De la Espriella publicó en su cuenta de Twitter un documento de la Sociedad Colombiana de Hematología y Oncología (ACHO) en el que, asegura, no le dan más del 30 % de probabilidades de sobrevivir si se lo realiza en el país, mientras que en Texas aumentan al 66 %.
“Todos queremos lo mismo”

Semana.com consultó sobre dichas cifras con Virginia Abello, vicepresidenta de la ACHO, y sobre si, en efecto, la supervivencia en los trasplantes de médula ósea aumenta en el hospital de Texas.

“No es cierto”, asegura Abello. “El informe de la ACHO lo que dice es que en todos los estudios en el mundo las posibilidades de éxito de un trasplante en las condiciones de Camila son del 30 % aproximadamente”. La hematóloga también indica que los estudios del MD Anderson coinciden con esa cifra.

“Desafortunadamente (Camila) tiene una enfermedad muy grave. Incluso los estudios publicados por el MD Anderson demuestran esta tasa de éxito. Sugerimos al Ministerio (de Salud) solicitar al MD Anderson un informe oficial sobre las posibilidades que le han planteado a la paciente, ya que estas no concuerdan con la información de la literatura médica. No conocemos dónde se origina esta cifra, ya que no parece corresponder a lo publicado por el MD Anderson en revistas internacionales sobre este tipo de trasplante y en esta patología”, agrega la especialista.

Abello asegura que “la ACHO quiere insistir, y en esa línea se expresó el documento, en que las posibilidades de éxito del trasplante de Camila no dependen del lugar donde este se realice sino de la condición propia de la paciente y su enfermedad, que es muy grave. De hecho, la información local, también aportada por nosotros al Ministerio y publicada por expertos del país sobre su experiencia en trasplante haploidéntico, dan fe de resultados muy similares a los reportados por el MD Anderson”.

“El documento es bastante técnico y difícil de entender para personal no médico, y es posible que por eso el Dr. de la Espriella, o su fuente, hayan malinterpretado la información médica en él contenida”, continúa.

Abello concluye: “Seguimos recalcando desde la ACHO que la paciente puede tener la tranquilidad, si regresa a Colombia, de que va a ser tratada por personas expertas, con toda la tecnología y experiencia que se requiere. Todos queremos lo mismo y es que Camila tenga un tratamiento óptimo. Puede estar segura de que lo va a recibir en Colombia si así se decide”.

El 66 % versus el 30 %

La acción judicial interpuesta por Abuabara y su abogado argumenta que el procedimiento que se llevaría a cabo en el MD Anderson tiene una tasa de supervivencia del 66 %, mientras que en Colombia es del 30 %. Semana.com solicitó el soporte científico de la primera cifra al equipo legal de la joven. Según el abogado Germán Olarte, el caso de Camila correspondería al dato ubicado en la tercera columna con tercera fila, es decir, "dos de tres" pacientes sobreviven:


Foto: Germán Olarte.

Dichas cifras corresponden a un reporte de publicado en el sitio bethematch.org, que incluye a trasplantados que recibieron médula ósea de donantes tanto emparentados como no emparentados. También dice que dicha tasa de supervivencia se calcula a un año, no a tres años, como define la Clínica Mayo (EE. UU.) el éxito de un trasplante.

Semana.com tuvo acceso al concepto especializado sobre los reportes mundiales en cuanto al trasplante de médula ósea haploidéntico (el que requiere Camila) en pacientes con tres recaídas de leucemia. Un especialista en oncohematología explica que las razones de las bajas tasas de supervivencia en este tipo de pacientes: “Los trasplantes en tercera remisión de una leucemia tienen una tasa mucho menor de éxito que cuando se realizan en primera o segunda remisión. La razón es que, al haber recibido los pacientes muchas líneas previas de quimioterapia, sus órganos se ven afectados y dañados por estas”.

También explica que la quimioterapia ocasiona una disminución del sistema inmune, por lo cual los pacientes se hacen más propensos a diferentes complicaciones, como infecciones por gérmenes resistentes a los antibióticos. Por todo ello, “la posibilidad de muerte durante el trasplante se aumenta significativamente”.
Además, señala que las células cancerosas se tornan resistentes a múltiples medicamentos después de haber recibido varias líneas de quimioterapia, lo que aumenta las posibilidades de recaída luego del trasplante. La suma de estas circunstancias mayor posibilidad de muerte y mayor probabilidad de recaída de la leucemia– hace que “la tasa final de curación este cerca del 25-30 %”, según la literatura mundial.

En esa misma línea, según información otorgada por el MD Anderson, un trasplante de un donante 100 % compatible no relacionado tiene “significativamente mejores resultados, estimados en un 50 % (de supervivencia); en el haplo(idéntico) están estimados en un 30 %”. El último es el que Camila Abuabara requiere.

Un argumento recurrente en las redes sociales por parte de quienes apoyan la solicitud de la joven es que el estimado de 1.203 millones de pesos que vale el trasplante en el MD Anderson según documentos publicados en Twitter por Camila y su equipo legal (los gastos adicionales, si se requieren, serían por 1.002 millones de pesos, para un total de 2.205 millones de pesos, sin medicamentos incluidos; en Colombia costaría entre 250 y 300 millones) terminarían en manos corruptas o malgastados por las EPS, entonces ¿por qué no emplearlos en salvar la vida de una mujer con una grave enfermedad? Así también lo asegura De La Espriella: 
Ese es el dilema que la justicia debe plantearse: si el trasplante de médula ósea sale de la plata de la salud que se pierde entre intereses oscuros, o se costea con los recursos que servirían para tratar a más pacientes, junto con Camila.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1837

PORTADA

América Latina: la corrupción hace metástasis

La mitad de los presidentes y expresidentes recientes de América Latina está envuelta en grandes escándalos de corrupción. Lula no es más que el último.