Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/23/2012 12:00:00 AM

Caso Colmenares: los giros del testigo

Los pormenores del relato del testigo de excepción del caso Colmenares son el nuevo capítulo del 'reality' judicial que no deja de sorprender al país.

El caso de Luis Andrés Colmenares se ha vuelto tan taquillero como la serie televisiva sobre Pablo Escobar, que noche a noche sigue todo el país. En el proceso judicial por la muerte del universitario cada tanto surgen nuevos personajes y el drama cobra giros insospechados. En los últimos días los sobresaltos y la intriga han corrido por cuenta de José Wilmer Ayola, el testigo estrella cuya declaración envió a una celda de máxima seguridad al joven Carlos Cárdenas, acusado de ser el autor material del supuesto crimen que tiene en vilo a Colombia.

Ayola se presentó sorpresivamente como el testigo que resolvería el caso afirmando que había observado cómo en la madrugada del 31 de octubre de 2010, Luis Andrés Colmenares fue fatalmente golpeado en inmediaciones del parque El Virrey. El testigo afirmó que a la víctima le propinaron un botellazo "duro y seco" e identificó a Carlos Cárdenas como el agresor principal, pero también ubicó en la escena a Laura Moreno, exnovia de este y con quien la víctima había salido a disfrutar esa noche de Halloween.

El impactante relato del testigo había sellado, ante la opinión general, la suerte de Cárdenas y Moreno (ella afirma desde el día cero que vio caer accidentalmente a Colmenares al caño). Sin embargo, la contundencia de Ayola quedó en entredicho el miércoles cuando el abogado Jaime Granados, defensor de la joven acusada, lo denunció por falso testimonio con una prueba documental. Granados estableció que Ayola trabajó como vigilante en una empresa de seguridad y que la noche de brujas estuvo en turno nocturno en el extremo occidental de la ciudad, muy lejos del parque El Virrey, como supervisor de los celadores de un conjunto residencial. Respaldó dicha afirmación con decenas de minutas firmadas por Ayola entre las 5:30 de la tarde del 30 de octubre y las seis de la mañana del 31.

La defensa de Laura Moreno solicitó al fiscal general Eduardo Montealegre retirar del caso a Antonio Luis González, el fiscal seccional que instruyó la investigación y que había sido apartado de la misma el 1 de junio. González resurgió en el asunto al día siguiente cuando apareció el testigo Ayola y lo presentó como prueba en un nuevo proceso desde el que judicializó al supuesto autor material del crimen, es decir, a Carlos Cárdenas.

Un día después de que el testigo estrella fue denunciado como falso, La W radio logró entrevistarlo. Admitió que las firmas en las minutas eran suyas y explicó que la noche de Halloween se había evadido del turno como supuestamente acostumbran hacer los vigilantes. La Fiscalía está verificando si hubo el manejo informal de turnos con el que Ayola explica su firma en las minutas. El testigo dijo que luego de ver la escena violenta en El Virrey y de recibir dinero a cambio de su silencio, volvió a su puesto de turno para falsear las planillas de control. "Tengo cómo demostrar, una prueba muy contundente que demuestra que yo no estuve toda la noche allá en el puesto de trabajo. Ya a la Fiscalía le dije cuál era esa prueba y está en ese proceso", agregó.

La entrevista le salió al paso a la documentación que ubica a Ayola en otro extremo de la ciudad. Sin embargo, en algunas de sus respuestas aparecieron nuevas dudas. En la radio el testigo afirmó que al amanecer del 31 de octubre, luego de la supuesta escena de violencia en El Virrey, volvió a su turno de vigilancia: "Me tuve que venir a entregar el puesto, entonces comencé a legalizar firmas", dijo. No obstante, dos semanas atrás, en su primera declaración ante la Fiscalía, había dicho otra cosa: "Me fui de ese parque como a las 4:30 de la mañana. Me fui a pie como hasta la 78. De ahí, a esa hora, cogí un bus para Engativá".

El testigo también patinó cuando los periodistas le pidieron que repitiera una de sus respuestas iniciales sobre cómo estaban vestidos Cárdenas y sus acompañantes, ante lo cual Ayola cortó la comunicación. A pesar de las inconsistencias, el testigo aseguró que está dispuesto a reafirmar su relato ante un juez y en presencia de los señalados. Explicó, además, que su compañero Cristian, también testigo en El Virrey, confirmará su versión y aclarará todo.

Altas fuentes de la Fiscalía le precisaron a esta revista que ese segundo testigo, conocido como Tizón, aún no ha sido ubicado y que algunas verificaciones adelantadas en los últimos días hacen de Ayola un testigo serio. Por otra parte, la defensa de los universitarios procesados y señalados insiste en que Ayola es un testigo falso y se preguntan qué intereses hay detrás de él. Así las cosas, de lo que no hay duda es que la enigmática historia del caso Colmenares continuará…
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.